AnálisisPC

Seven: Enhanced Edition – Análisis PC

Un pequeño gran título del apartado roleplay game

Tengo un problema con los juegos de rol, y es que adoro explorar todos los rincones y ver qué tienen que ofrecer. Dame una ristra de caramelos, una lista que completar y objetos que recoger y estaré entretenido. Quizás no feliz, pero sí muy entretenido. Ese afán de “completismo” puede pasar factura si las misiones son repetitivas o si no hay vida según vas recorriendo el mundo; por suerte, esto no pasaba con Seven: The Days Long Gone, y todavía menos con su nueva Enhanced Edition.

Como el nombre de la propia edición indica, esta versión ha supuesto varias mejoras y arreglos al juego base de 2017, además de incorporar el DLC gratuito Drowned Past. Con todo, el título de Fool’s Theory e IMGN.PRO sigue sufriendo de las pegas que suelen venir en el carro de los mundos abiertos y que, por supuesto, iremos discutiendo junto a sus pros y distinciones respecto a otros RPG.

Antes de nada, también puntualizar: aunque el análisis esté dirigido a Seven: Enhanced Edition también puede perfectamente contar para el título original The Days Long Gone.

Para hacerte una idea rápida, Seven es un juego de rol clásico en tiempo real cuyo desmarque con otros títulos viene del sigilo y cierto plataformeo 3D con vista cenital. A diferencia de, por ejemplo, Assassin’s Creed Odyssey, este título se centra menos en la acción y más en el roleo. También se diferencia notablemente por una ambientación fantástica y cyberpunk que encandila por igual, seas o no fan del género. Tendremos mucho texto en forma de diarios, diálogos y descripciones que nos irán sumergiendo, además de en la historia local, en los trasfondos de la Isla de Peh en general y del Imperio Vetrall y sus orígenes en particular.

Todo ello lo experimentaremos a través de los ojos de Teriel, un viejo ladrón que se vio envuelto en una gran misión impuesta por confiar en exceso en sus propias habilidades, y es que el hecho de que sea un ladrón (o rogue, por seguir las líneas roleras) es lo que da sentido a la narrativa y al gameplay. Como es típico en el arquetipo de pícaro, pensar en el interés propio, colarse en casas o simplemente matar y robar al cadáver son algunas de las mecánicas que el propio juego te alienta a hacer. Aún así, y como no todos los ladrones son inmorales, será el jugador quien decida cómo responderá Teriel.

Pero lo que indudablemente caracteriza a los ladrones es su habilidad y astucia: Habilidad en el uso a favor del entorno y todas tus herramientas y astucia para llegar cumplir con eficiencia y creatividad tu tarea. Estos elementos siempre los he considerado imprescindibles en todo videojuego de sigilo, y Seven: Enhanced Edition los cumple en total armonía con su factor RPG.

Tenemos mecánicas de parkour, plataformeo para tener ventaja de posición y un escáner aéreo que nos permitirá ver el rango de visión de los enemigos, confluyendo a las mil maravillas con la cámara en perspectiva cenital. Disponemos de tanto control que si nos detectan es por error nuestro, a diferencia de múltiples quejas que había con Seven: The Days Long Gone, cuando los NPCs eran demasiado sensibles. El único punto flaco de esto es que la IA es bastante pobre; por poner un ejemplo, cuando te persiguen puedes librarte de sospechas si empiezas a dar vueltas a una columna para ocultarte hasta que se cansan.

Si las peripecias fracasan y te ven, hay dos opciones: correr y empezar de nuevo cuando se calme el asunto o luchar. La acción rolera no es muy variada, y aunque todo dependa de tu equipamiento y objetos, en general no suponen un reto a menos que te rodeen. Todo se limita a atacar, esquivar y volver a atacar, volviendo cada lucha demasiado automática para mi gusto, salvo con los tecnobrujos y algún boss.

La verticalidad da mucho a favor tanto a la jugabilidad como a la ambientación.

Como apoyo disponemos de poderes, trampas, dardos y granadas para pillar por sorpresa; y comida y jeringas para recuperarnos. Son muchos los objetos, pero limitados a nuestro peso máximo de carga, para que pienses bien qué es lo esencial. Esta rama de supervivencia es estupenda, pero en mi opinión hay demasiada basura (literalmente) y se hace pesado cuando ves diez sitios de botín en pantalla.

En cuanto terminemos un tutorial bastante completo, lo primero que notaremos es que tendremos total libertad de movimiento… con su consecuente riesgo. Los guardas nos atacarán y los civiles les informarán si nos ven realizando cualquier acto ilegal o demasiado sospechoso. Uno de los crímenes más presentes es el no respetar la distribución social. Cada persona cuenta con distintos niveles de visado para pasar a ciertas zonas de la isla, y Teriel no es excepción. Bien podemos colarnos o bien clonar temporalmente el de otra persona, pero al otro lado siempre habrá que estar ojo avizor.

Según cómo nos movamos, a quién ayudemos o a quién fastidiemos, cada facción nos verá con mejores ojos. Lo bueno es que esto no afectará a las misiones, las cuales, por cierto, inundan el mapa en cuanto a proporción se refiere. Si bien el título de Fool’s Theory es un RPG de mundo abierto, en comparación a otros títulos hay menos faena que hacer; A cambio, muestra un mundo más vivo y con bastantes secretos aquí y allá. Solo hay una línea de misión principal (aunque puede ramificarse momentáneamente, la meta siempre será la misma) y las secundarias serán muy variadas y difícilmente aburrirán. Lo único malo es la sensación de recompensa.

Al hacer encargos esperamos suculentos premios en relación con la dificultad de esta, pero sea cual sea la misión, solo se nos dará aurita, la moneda del juego. Eso es todo. Solo se pueden conseguir objetos construyéndolos, recolectándolos o hurtándolos. Como mucho, los bosses siempre dejan un arma especial, pero ya.

La exploración sí es bastante más agradecida, pues entre los ítems a encontrar están los chips. Ya que Seven no tiene sistema de niveles y nuestras estadísticas quedan supeditadas al equipamiento, los chips son los medios que aportan distintas habilidades activas y pasivas que dan toda la gracia al combate y facilitan nuestro trabajo de infiltración y supervivencia.

Teriel en una sala oculta con una cuadro antiguo en frente y, a su lado, una unidad de néctar.
Además de aurita y demás ítems, la unidad más cotizada y difícil de conseguir es el néctar, esa especia de cápsula amarilla que nos permitirá equiparnos con un mayor número de chips.

Por la parte inmersiva, las garras de Seven: Enhanced Edition te arrastrarán hasta lo más hondo. La sensación de podredumbre en cada esquina y el olor a distopía se toman la mano en un worldbuilding brutal, lleno de ciencia ficción futurista. A la ambientación cyberpunk se suma una estética visual de cel shading realmente lograda que emula el estilo de cómic estadounidense de fantasía oscura. Si a todo esto le añades que los escenarios del mundo se interconectan de maravilla, puedo decir sin riesgo alguno que estos son los puntos fuertes del juego de IMGN.PRO y Fool’s Theory. Y, por si esto fuera poco, la banda sonora ambiental y el sublime doblaje en inglés, lleno de énfasis, emoción y un acento británico de diez, te enfrasca todavía más.

Como varios mundos abiertos, y al ser un título más bien indie (aunque creado por un equipo de auténticos veteranos del triple A), peca de físicas no muy realistas, clipping al mover la cámara ciertas perspectivas y más de un bug. Me ha pasado que, al iniciar, me salta una ventana emergente que me obliga a esperar y me termina echando del juego. Cuerpos flotantes, enemigos que corren el mismo sitio… son cosillas típicas de este género que, al final, uno se toma con humor y te hace soltar una risilla. Si esto sigue pasando en la revisionada Enhanced Edition, me encantaría haber experimentado las cosas que podían llegar a pasar en Seven: The Days Long Gone.

Introducción de la historia de Seven: The Days Long Gone a través de uno de los supervivientes en el Imperio Vetrall, quien está recolectando información de un cadáver.
El concept art de las escenas clave recuerda mucho al de la saga Shadowrun, juego de rol adaptado a videojuegos.

Lo repito para dejarlo claro: En general, me tomaba los bugs como algo gracioso momentáneo. Sin embargo, sí que me pasó algo curioso. Hacía rato que bordeaba una área en la que me quería colar, pero en lo alto de las cercas había alambre de espino electrificado, por lo que escalar no era una opción. Tampoco me valía saltar desde un risco cercano, pues la altura era demasiada y moría. Entonces, simplemente por probar, se me ocurrió la brillante idea de caer justo encima de la alambrada, a media altura, y… efectivamente, rodé por encima y me dejé caer dentro del recinto. Lo peor de todo era que, dado mi escaso nivel con la ganzúa, no podía abrir todas las puertas ni podía volver afuera por culpa de las vallas, así que tuve que cargar una ranura de guardado anterior.

Quizás te preguntes no cómo llegué ahí, sino por qué. Por un lado, pura curiosidad; por otro, que andaba perdido. Para seguir las misiones tienes mapa, minimapa y un escáner ocular que revela los puntos de interés, pero aun así es fácil perder el foco de lo que haces, o quizás te atascas porque te has saltado un paso aunque en realidad ibas bien, o que simplemente te crees más listo que el juego y haces un paso a las bravas. No serán pocas las veces que, siguiendo una misión principal, te topes con seis tesoros, tres chips y dos encargos secundarios. Más cosas que agregar a la lista de tareas.

Con Seven: Enhanced Edition temenos un mundo abierto muy a lo Bethesda, tanto en lo bueno (gran libertad para el jugador) como en lo malo (plaga de bugs y objetos innecesarios), pero, a diferencia de la empresa estadounidense, el juego de Fool’s Theory no se centra en nuestra historia, sino en la del desafortunado Teriel. Es un WRPG clásico en la que tienes la clase de ladrón por defecto ya que, si fuera de otra forma, no funcionarían las mecánicas de sigilo y acrobacias, el otro núcleo definitorio del juego. A pesar de todo, siempre puedes forzar la máquina equipándote armaduras pesadas y toda herramienta de la que dispongas aunque te ralentice, pero créeme: no es lo aconsejable. Igualmente, tanto si te decantas por ir “a lo burro” o hacer las cosas con calma e ingenio, la recompensa siempre será la misma.

Artanak, el compañero demonio de Teriel, le cuenta la historia pasada de los Ancestros.
El ladrón no estará solo, pues contará con la compañía y sabiduría de este demonio llamado Artanak.

Debido a los bugs y la enorme variedad de secretos y misiones, es un videojuego que te pide paciencia, tanto para el sigilo como para empaparte de los muchos textos que invaden cada recoveco. También es necesario leer para no perderte, como le pasa a un servidor, porque la navegabilidad del entorno no resulta del todo intuitiva. Así, entre unas cosas y otras, seguramente te pongas horas y horas a jugar sin darte cuenta del tiempo. Al juego le eché sesiones largas: más de las que me siento orgulloso y menos de las necesarias para descubrir todos sus secretos, pero las suficientes para comprender Seven: Enhanced Edition.

Seven: Enhanced Edition

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Si dispones de bastante tiempo libre, Seven: Enhanced Edition ofrece un mundo inmersivo, con algunos bugs, pero muy gratificante si te lo tomas con calma.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Daniel "Fullbull" Rubio

No me pidas mucho para los textos, que solo hice el bachiller de ciencias. En esta vida me gustan tres cosas: Cerebro, videojuegos y carlinos. "La esperanza es lo último que se pierde".

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X