AnálisisSwitch

Air Conflicts Collection – Análisis Switch

Fuego en el cielo

Yo no soy mucho de juegos de aviones, sobre todo por mi torpeza, pero no será porque no me gusten los aviones en sí. Me parecen maquinas increíbles pero, por encima de todo, me fascinan los aviones de guerra, esas máquinas que nacieron casi al poco de nacer la propia aviación. Hay varios juegos que intentan simular la experiencia de pilotar un avión y en este caso nos llega Air Conflicts Collection, que incluye Air Conflicts: Pacific Carriers y Air Conflicts: Secret Wars, dos títulos que ocurren en la Segunda Guerra Mundial, y que después de varios años salen en Switch. Dos juegos cuyo manejo resulta sencillo al principio, pero que según avancemos en el juego se complicará.

El primero de los dos juegos es Air Conflicts: Pacific Carriers, con el cual nos encontraremos en el frente del Pacífico en 1941, empezando con la batalla del Pearl Harbor. Durante este sangriento conflicto las batallas aéreas tuvieron un papel crucial. Japón y Estados Unidos sacrificaron vidas y recursos para poder ganar cada centímetro de mar, cada centímetro de cualquier isla, y para destruir los portaaviones del enemigo; esas bases flotantes que traían a la muerte con alas consigo. 

Batalla de Pearl Harbor
Podremos vivir la batalla de Pearl Harbor tanto en el frente estadounidense como en el japonés.

Mediante imágenes con filtro sepia y efecto de película antigua se nos plantearán no solo las misiones si no las realidades históricas que tenían detrás. Pudiendo elegir bando y, por lo tanto, metiéndonos de lleno en la piel de uno de estos pilotos. Las misiones se desarrollan en un entorno muy similar siempre, ya sean islas o el ancho mar, pero para darle algo más de frescura tendremos fases de vigilancia, que haremos con unos prismáticos desde el portaaviones o con nuestra escuadra de aviones. Estas fases son opcionales, pero permiten desbloquear misiones secundarias que nos darán acceso a más pilotos.

No tenemos una trama excesivamente elaborada más allá de la propia historia, pero sí que hay conversaciones y un planteamiento detrás de cada misión, por lo que el juego nos las plantea con cierta estructura siguiendo los acontecimientos de la guerra, pero además creando una pequeña narrativa pero efectiva.

Además del modo principal tendremos entrenamiento, batalla libre y supervivencia, los cuales no aportan demasiado, pero en caso de simplemente querer un enfrentamiento lo tendremos rápido. Y, por último, el modo multijugador, el cual no he podido jugar porque o necesitaba a otra persona con Switch y el juego o gente que jugara online y no encontré a nadie. Este punto es bastante negativo porque un modo multijugador aporta mucho a la experiencia, pero sin gente con quien jugarla es como si no existiera.

Mecánicamente ambos títulos son similares, pero tienen ciertas diferencias debidas a la naturaleza de su argumento que hay que destacar. En ambos casos tenemos controles arcade o de simulación, siendo los primeros los más óptimos para usar, ya que los de simulación se me antojan excesivamente complejos y poco efectivos; además de no aportar nada en sí, salvo ser más difícil.

portada de periódico
Dentro de la humildad del juego, se nota un gusto por intentar crear una narrativa interesante.

Los controles en el modo arcade son relativamente sencillos. Movemos el avión con la palanca L, aceleramos con X y desaceleramos con Y, además de poder disparar tanto con la combinación A, B y ZL, ZR. Los aviones tienen ametralladora y capacidad de bombardeo y podemos alternar entre distintos tipos de bombas y torpedos con el botón L. También podemos revisar la retaguardia con el botón R, además de controlar la vista con la palanca R. Todo esto a la hora usarse es muy sencillo, por lo que el juego se hace ameno y engancha. La sensación de disparo con el HD Rumble es muy agradable y completa la experiencia en cuanto a las sensaciones de disparar con un avión. Mientras que si usáramos la ya mencionada simulación, pasamos a tener por un lado el equilibrio del avión con la palanca y el giro del avión con botones, un lío que es hasta complicado de explicar.

En Pacific Carriers tenemos la peculiaridad de que usamos a todo un escuadrón, el cual es equivalente a tener varias vidas; además, tenemos que cambiar entre ellos para que recarguen la munición, por lo que es otro punto que habrá que tener en cuenta. Estas mecánicas le dan riqueza al simple combate y se acaban de complementar con el hecho de poder equipar a los escuadrones, algo bastante sencillo, que nos hace decidir el tipo de bombas que queremos que usen y que nos permite tener aviones más especializados en velocidad y combate o en carga de bombardeo. Y, por último, en cuanto a la personalización tenemos a los pilotos, los cuales podremos conseguir en las misiones secundarias que he comentado antes y que irán subiendo de rango según vayan participando en combates, para que nos ayuden en las batallas todo nuestro escuadrón desplegado.

Air Conflicts: Secret Wars es el segundo juego de este pack, un concepto prácticamente idéntico al de Pacific Carriers, pero con suficientes diferencias como para ser una experiencia más o menos distinta. Seguimos en la Segunda Guerra Mundial, pero esta vez llevamos a unos contrabandistas, más en concreto estamos en la piel de Dorothy Derberc, una contrabandista y piloto que por vicisitudes del destino se encuentra dentro de la resistencia aliada en la lucha contra los nazis, realizando misiones de incógnito mientras intenta averiguar qué ocurrió con su padre, el cual luchó en la Primera Guerra Mundial y al que podremos controlar en algunas misiones que representarán sus recuerdos.

Introducción de Dorothy
En Secret Wars, tendremos una forma diferente de narrar, más de novela.

Mecánicamente se maneja igual que Pacific Carriers, pero tiene algunas diferencias que lo hacen un título distinto. Para empezar, solo tenemos el avión que estamos usando en ese momento, por lo que no tendremos más vidas; además la interfaz cambia y aquí las armas tienen munición infinita, aunque se recalientan y por lo tanto nos impiden usarlas todo el tiempo. Otro añadido es la adrenalina que al gastarla podremos disponer de una especie de tiempo bala para salir de situaciones peliagudas. En cuanto a las misiones son similares en forma, pero con diferencias como destrucción de elementos o incluso infiltración, haciendo que hagamos algo más que disparar, aunque de una manera muy ortopédica. En cuanto los mapas de las misiones aquí sí tenemos variedad y viajaremos desde Francia, Turquía, Egipto, Yugoslavia, Eslovaquia o hasta el Sáhara. 

La personalización aquí es distinta completamente. Según vayamos avanzando en nuestras misiones conseguiremos diferentes aviones, hasta 16 modelos distintos, cada uno con sus características y armamento. También podremos mejorar estos aviones según consigamos puntos de actualización al hacer las misiones. Esto permite una personalización, más específica de los aviones, dándole un poco más de peso al hecho de completar las misiones para poder conseguir más aviones y poderlos personalizar a nuestro gusto. No es una mecánica de mejora demasiado destacable ni revolucionaria, es más bien sencilla y protocolaria, pero se hace agradable y tampoco estorba.

En cuanto a su modo multijugador tenemos el mismo problema que con Pacific Carriers, no podemos encontrar a otros jugadores a no ser que juguemos en red local con otra Switch. Esto en parte es comprensible debido a que ambos juegos tienen bastante tiempo, ya que salieron sobre 2011, pero como he comentado es una pena que precisamente un modo que podría aportar bastante no pueda ni usarse.

Misión de infiltración
Las misiones nocturnas de infiltración son algo simples, pero crean dinámicas nuevas y eso siempre está bien.

Una de las pegas que más puedo sacar de estos juegos es que, en general, están desfasados, pese a que sus mecánicas funcionan. Hoy en día son títulos que han envejecido de una manera un poco regular. Esta sensación de desfase no es culpa de los juegos en sí, ya que en su época eran más que aceptables, simplemente es lo inevitable si los comparamos con casi cualquier titulo actual. Además este desfase hace que cosas como el ya comentado multijugador sea inviable al menos en el modo online y por lo tanto parte de la experiencia quede anulada e inútil.

Visualmente se nota que el juego tiene cierto trabajo de pulido en comparación que sus versiones iniciales, y aunque no pasa de ser un pequeño pulido a los gráficos, si aprovechamos el juego en el modo portátil de Switch este se hace muy agradable y nos permite dejar el tema de los gráficos a un lado. Aun así, cabe decir que no está carente de ciertos detalles y estos lucen sobre todo si cambiamos la vista de juego a la cabina, la cual es un poco incómoda para jugar, pero bastante llamativa e interesante.

La banda sonora es la típica de cualquier título de la Segunda Guerra Mundial, lo cual es casi un requisito necesario y obligatorio, ya que es música con una épica especial; aunque al ser ten genérica se convierte en olvidable y sustituible por la banda sonora de prácticamente cualquier película que se desarrolle en este periodo histórico.

Si tuviera que analizar este juego en la época en la que salió por primera vez sinceramente no sé qué nota le habría dado, pero el hecho es que hoy en día estamos ante unos juegos bastante menores. Lo bueno es que al venir Air Conflicts: Pacific Carriers y Air Conflicts: Secret Wars en el pack Air Conflicts Collection al final tenemos un producto decente y aceptable. Aunque un poco anodinos hay que reconocer que los juegos estaban hechos con algo de ganas y en caso de tenerlos que jugar será un rato que pasaremos bastante a gusto y entretenidos. 

La pega de estos juegos es que han quedado desfasados, como ya he comentado, no tanto en mecánicas sino en planteamiento y opciones, por lo que que al final se convierten solo en un número más en un catálogo muy extenso que ya tiene una competencia feroz y no permite medias tintas. 

Air Conflicts Collection

Puntuación Final - 6

6

Interesante

Dos juegos de aviación de combate bastante sencillos, decentes pero sin grandes sorpresas.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Francisco Jose Moreno

Gran Fan del Zelda, Final Fantasy, Metal Gear y largo numero de Etc. Lo mío son los juegos que me divierten simplemente o los que me llegan a la patata. No creo que nadie pueda sentar cátedra en opinar sobre videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X