AnálisisPS4

The Walking Dead: Final Season – Episodio 4 – Análisis PS4

Llévanos de vuelta

Cantaba el maestro Sabina aquello de «al final llegó el final«. Pese al ruido, al tanto tanto ruido. Siete años, cuatro entregas y más de veinte episodios después, The Walking Dead, la saga empezada por la desaparecida Telltale Games, aquella que les encumbró y que, por mala fortuna o malas decisiones, no pudieron ni llegar a terminar, concluye gracias a Skybound Games con Take Us Back, el episodio final de la temporada final, valga la redundancia. El estudio fundado por Robert Kirkman, director de la serie de cómics originales de la franquicia, tomó ya el testigo a partir del tercer capítulo de esta última temporada, con lo que ni esperábamos ni encontramos grandes cambios a nivel narrativo o jugable, limitándose a ser este episodio una suerte de epílogo, ya no solo para los hechos acontecidos en los anteriores sino para Clementine, en torno a quien ha girado la saga desde sus inicios y sobre quien más lógico se antojaba protagonizar el cierre.

Tal y como reza el título, en este análisis nos centraremos únicamente en el episodio 4, a cuya reseña le seguirán las conclusiones y nuestra nota al título. Así pues, si os perdisteis el análisis de los primeros tres capítulos, os remitimos a ellos antes de pasar al siguiente apartado que, sin embargo, NO contiene spoilers mayores del episodio 4 de The Walking Dead: The Final Season, Take Us Back.

En una entrega episódica, como han sido siempre las propias de Telltale Games, es importante mantener el equilibrio entre la identidad de cada capítulo como ente individual y como parte de un todo. Es por esto que la cinemática introductoria en voz de AJ que hace las veces de resumen, a la vez que nos recuerda ya no solo nuestras decisiones hasta el momento sino cómo han afectado al pequeño, supone una auténtica declaración de intenciones a la hora de impregnar personalidad al episodio, algo lógico si tenemos en cuenta que es el llamado a concluir no solo The Final Season sino la completa The Walking Dead. Así pues, tras esta introducción se nos meterá directamente en la acción más literal, ya que la tercera parte cortaba de la manera más intencional en un cliffhanger mayor, casi como un mensaje al jugador de no perderse, bajo ningún concepto, lo que estaría por venir en Take Us Back.

Pantalla inicial de El Regreso, el último capítulo de The Walking Dead Final Season
La pantalla de inicio del capítulo, oscura, vacía, con la gorra de Clementine en primer plano y sin dueño, nos adivina lo que será el carácter dramático y sombrío del mismo

Como ya hemos comentado, no hay grandes novedades en el apartado técnico o jugable. De hecho, en lo referente al primer punto, encontramos molestos bajones de fps jugando en una PlayStation 4 estándar, especialmente durante las cinemáticas de acción. Por otro lado, y pese a la sensible evolución de la jugabilidad en The Final Season, no encontramos grandes alardes en este episodio, minimizando las secciones en las que se nos da libertad de movimiento y exploración (dado también por su carácter más lineal), y eliminando incomprensiblemente la mecánica shooter por una point-and-click en algunas secciones que parecían más que apropiadas para la primera. Los mensajes de tipo tutorial, en su mayor parte redundantes y fastidiosos, no podían faltar a la cita y la tosquedad en los controles no se ha ido a ningún sitio, propiciando muertes estúpidas que acaban por sacarnos de la acción, algo especialmente grave en una aventura narrativa. En fin, de nuevo una concepción simplista del gameplay que, a estas alturas, no sorprende a nadie y que, pese a quedarse atrás si la comparamos con otros títulos coetáneos del género, tampoco implica un lastre para las verdaderas fuertes del juego: su historia y cómo consigue imbuirla de emocionalidad a través de la narrativa y el manejo de la tensión dramática, además de esa mágica sensación de sentir las decisiones y sus consecuencias como nuestras, no como el resultado de un algoritmo perfectamente ideado.

Cinemática inicial con la que abre Take Us Back, el episodio 4 de The Walking Dead Final Season
Que el capítulo abra con una cinemática propia, en la que se nos hace balance de lo sucedido hasta el momento y de nuestras decisiones, le aporta especial personalidad, individualidad e importancia.

En el sentido más puramente narrativo, y de nuevo sin extrañar a nadie, es donde realmente brilla The Final Season, especialmente en su cuarto y último episodio. Si en nuestra reseña de los anteriores ya hacíamos referencia a un tono más oscuro, adulto y descarnado del título, en éste el guión se torna especialmente dramático, no solo por las decisiones mayores en lo que a los personajes se refiere sino por su evolución. Resulta irónico que el título ‘El Regreso’ encierre en realidad un auténtico abandono de la ingenuidad de varios protagonistas hacia la aceptación de una realidad ineludible. Es desolador cómo este episodio nos muestra la manera en la que el cruel mundo de The Walking Dead cala brutal e irremediablemente en, al fin y al cabo, niños, y cómo ese aprendizaje, ese crecimiento, acaba por determinar los acontecimientos finales de la obra. Aun así, cabe resaltar que la segunda parte del capítulo es sustancialmente superior a la primera, siendo esta última casi una presentación, un allanamiento para todo lo que construye después. Y es aquí donde llega el punto más importante, no tanto en el «qué» sino en el «cómo». Skybound, Telltale… A estas alturas, uno ya no sabe dónde empieza uno y dónde acaba otro. Sea como fuere, lo cierto es que el manejo de la ya mencionada tensión dramática es excelente, brindando una afectividad rompedora a la historia, además de que el guión y su desarrollo brillan especialmente en su tercio final para brindarnos un desenlace a la altura, si no superior, de lo que consiguió la primera temporada.

Primer plano de Clementine en Take Us Back, el episodio 4 de The Walking Dead Final Season
Si algo supone The Final Season, y en especial Take Us Back, es el final de la historia de Clementine y, por suerte o buen hacer, es aquí donde más brilla y más inspirado encontramos al título.

The Walking Dead: The Final Season es muy notable, casi sobresaliente. Supone, sin lugar a dudas, el producto más pulido de Telltale Games, tanto en lo que a apartado técnico como a estética y jugabilidad se refiere, en un trabajo conjunto con Skybound Games y con un resultado sorprendentemente homogéneo. Pese a ello, el gameplay sigue siendo muy simplista y las limitaciones técnicas están a la orden del día, aunque se ven ingeniosamente suplidas, en parte, por el abrazo a una estética comiquera que le hace un gran favor al título. Por su parte, la obra brilla con luz propia en su faceta narrativa , suponiendo esta cuarta entrega un colofón final más que digno para la saga e igualando, si no superando, lo que consiguió en este aspecto la primera temporada.

The Walking Dead: The Final Season

Puntuación Final - 8.5

8.5

Recomendado

Uno de los títulos más pulidos, trabajados e inspirados de Telltale Games, con un excelente trabajo de Skybound Games en sus dos últimos episodios para brindarnos un final más que digno a la historia de Clementine.

User Rating: 5 ( 1 votes)
Etiquetas

Víctor Martín 'Reyno1ds'

Psicólogo en ciernes apasionado por los videojuegos. Tan pronto escribo sobre Star Wars, League of Legends y SimRacing como de duelos, emociones y disonancias cognitivas.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X