AnálisisSwitch

Apocryph – Análisis Switch

¿Sobrevivirás a la vieja escuela?

Algo que siempre me ha llamado la atención del mundo de los videojuegos es su manera de llegar a una gran cantidad de personas, y podemos decir que todo esto se debe a los distintos géneros que conforman este medio. Existen títulos battle royale, novelas visuales, de estrategia, etc… todos ellos comparten una vida llena de altibajos que dependen de la popularidad y aceptación social que se de en el momento. Pero existen unos pocos géneros que se han mantenido en la lucha por el trono de nuestros mandos o teclados desde hace décadas, y en esa lucha casi siempre se ha mantenido los juegos de disparos, más conocidos como shooter.

Un género que ha sabido adaptarse, estudiar el mercado y recomponerse a lo largo del tiempo para conseguir llegar a los grandes números de usuarios de hoy en día. Pero las grandes aventuras suelen comenzar con un primer paso, y la desarrolladora Bigzur Games decidió enfocar su proyecto a esos primeros pasos del género y construir un nuevo título que hiciera honor a grandes nombres de shooters del pasado como lo fueron Doom, Hexen o Witchaven. De esta idea nació Apocryph, un título que llegó a PC en abril del año pasado y estaba enfocado para esos primeros guerreros que se forjaron en la dura y vieja escuela. Ahora nos llega Nintendo Switch con la premisa de llevarnos todo el frenetismo sangriento del juego a cualquier parte.

Se nos transporta desde el primer momento a un mundo de fantasía con un aire oscuro, donde la palabra «brutal» concede alas a la ley del más fuerte. El título no presenta nada de su historia ni con un texto ni un vídeo de presentación; si nos interesa saber algo de dónde estamos o del porqué hay que luchar. O bien debemos recurrir a una pequeña descripción del título que hay en Steam o en la Nintendo eShop, la cual nos cuenta que somos un especie de Inquisidor de un grupo religioso llamado Xilai, que por una sucesión de eventos que preceden al juego, fuimos exiliados y volvemos después de muchos años, encontrándonos todas las zonas invadidas por enormes y sangrientas bestias.

Una trama simple hubiese enriquecido bastante el mundo sombrío y violento de Apocryph, y a nosotros como jugadores nos hubiese situado desde un punto de partida más claro. Entiendo perfectamente la decisión de Bigzur Games de querer llevarnos hacia la acción desde el primer momento como lo hicieron esos grandes títulos en un pasado, pero a día de hoy no tenemos esas mismos tipos de limitaciones que simplificaban los juegos. Se echa en falta la inserción de una especie de tutorial que no tenga que frenar el ritmo frenético que pretende el título y que consiga ubicarnos de una manera más rápida y eficaz al juego.

Apocryph es un título de acción y disparos en primera persona que bebe de las mecánicas y temáticas de los FPS clásicos de hechizos y espada, dándole a todo un toque metalero para conseguir esa personalidad propia como juego. Avanzaremos por un único modo principal por diferentes niveles con ambientaciones bastante atractivas y diversas que nos llevarán a viejos castillos, templos rodeados de lava o cementerios olvidados. La idea para cada fase es sencilla: comenzaremos desde un punto de partida y deberemos encontrar una especie de portales que nos transporte hasta el siguiente nivel. Un concepto bastante claro que se oscurecerá por las decenas de monstruos que intentarán impedir que salvamos con vida.

Al final de cada nivel se nos mostrará un resultado final que nos evaluará por nuestro tiempo requerido, número de enemigos eliminados y objetos secretos encontrados. Apocryph consigue emular muy bien la esencia que se respiraba por todos esos pasillos repletos de demonios; pero si títulos como Doom o Hexen llegaron a alcanzar esa fama tan poderosa en su tiempo no fue por crear un castillo con hordas de enemigos esperándonos para que fuésemos devorados, fue por sus revolucionarios diseños de niveles, y en eso, a pesar de los muchos años que han pasado, Apocryph no consigue ni igualarlos.

Los diseños de los niveles son repetitivos y bastante confusos, haciendo que demos vueltas y vueltas sin saber dónde está nuestro objetivo de forma clara. Hasta las trampas que se introducen con la intencionalidad de sorprendernos se vuelven predecibles en muchos de los casos. Se echa bastante en falta desde el primer momento más modos de juegos; uno que nos permita enfrentarnos a innumerables rondas repletas de hordas de enemigos o alguna funcionalidad cooperativa que saque al título de lo rutinario y brinde diferentes formas de diversión y durabilidad.

La funcionalidad de los controles son intuitivos y se vuelven sencillos una vez cogida la idea. La acciones del personaje responden a la perfección, consiguiendo una jugabilidad fluida, frenética y directa, salvo en su secciones de plataformeo, donde una vez más el diseño de niveles lastra el ritmo del título ralentizando con saltos bruscos en plataformas mal colocadas.

El sistema de combate es como el de cualquier FPS sin mucha innovación. Nos acompañarán durante la aventura nueve tipos de armas diferentes (entre los que se encuentran espadas de hielo, báculos mágicos, puños eléctricos…) con la única finalidad de machacar los cráneos de los enemigos. El funcionamiento de este armamento consumirá de tres tipos de maná diferentes, haciendo que calculemos bien nuestra manera de lanzar los ataques y exploremos al máximo los escenarios para recolectar estos frascos de maná y no quedarnos sin munición.

Si nos vemos en apuros porque no tenemos con qué darle energía a nuestras armas o nos queda poca vida dispondremos de unos objetos especiales que sirven como granadas; frascos pequeños de vida o de maná. Habrá momentos donde nuestra habilidad e inteligencia no sea suficiente para superar los diferentes desafíos, entonces podremos transformarnos en una especie de modo furia con el que destrozaremos todo lo que se encuentre de pie. Existe una gran variedad de enemigos que querrán despedazarnos, abandonando una IA que destaque por un sistema de ataque constante más arcade y directo, suponiéndonos un reto cuando se nos acumulen varias bestias en pantalla.

El apartado visual consigue su propósito de homenajear a todos esos títulos que empezaron a alzar al género de los shooter. Los efectos de iluminación que provocan los ataques como, por ejemplo, bolas de fuego, magia oscura o rayos que se lanzan hacia los enemigos, sorprenden bastante y se agradecen, porque esos colores tan fuertes combinan a la perfección con el ambiente sombrío.

La banda sonora del juego consigue ser el mejor apartado de Apocryphcon unas melodías que saben dar ese cuerpo sereno a la ambientación oscura de los niveles y surgen de forma cañera cuando las cosas se ponen muy feas. En cambio, los efectos de sonido son bastante pobres careciendo de personalidad cada uno y haciéndose repetitivos con cualquier acción. El título se encuentra totalmente en inglés pero su carencia de textos extensos y que las funcionalidades de las armas y objetos se basen en la ley del probar, hacen que no salgan desfavorecidos quienes no conozcan el idioma porque no influye para nada en la jugabilidad.

Bigzur Games ha conseguido realizar un buen trabajo con Apocryphentregándonos un título cargado de frenetismo que consigue homenajear aquellos shooter clásicos que tantas horas de vicio nos dieron. El juego destaca por un sistema de combate que se ve potenciado por la gran variedad de armas y sus efectos en batalla, haciendo que disfrutemos con la baja de cada una de las muchas especies de bestias que hay. Su apartado visual cumple con su misión de rellenarnos el corazón con nostalgia y su banda sonora se alza poderosa por encima de todo, haciendo que subamos el volumen cada vez que toque apretar los dientes.

Por desgracia, Apocryph se ve lastrado por un diseño de niveles bastante bastante confuso y mal implementado, haciendo que nuestras caminatas por escenarios tan bien representados sean muy pesados. Por último, decir la coletilla de que este juego no es para todo el público ya que está enteramente enfocado para aquellos jugadores que se formaron en la vieja escuela o para aquellos que se sientan atraídos por las mecánicas de los shooter clásicos.

Apocryph

Puntuación Final - 6

6

Interesante

Apocryph alcanza ser ese homenaje de los FPS clásicos que consiguieron atrapar a muchos de nosotros en las primeras andanzas de este género.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Kevin Lupión Jerónimo

Amante de la música, adicto al deporte y próximo héroe de Marvel

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X