AvancesPC

Satisfactory – Primeras impresiones

Construir nunca fue tan satisfactorio

Los que hayáis vivido el bombazo de los mods de Minecraft, seguramente recordaréis con gusto aquel en que podías construir tu propio complejo industrial y automatizar todos los procesos de recogida de materiales. Esta idea seguramente inspiró a otros títulos como Factorio, un juego que se centraba en la industria y la automatización para recoger materiales, pero también en la exploración. Pues de la mano de Coffee Stain nos llega Satisfactory, que es esencialmente eso mismo… solo que con un apartado técnico espectacular, varios mundos abiertos llenos de cosas que descubrir y una vista en primera persona que permite algo más que solo construir. ¿Se puede pedir más?

En Satisfactory seremos un empleado de la compañía FICSIT Inc y nuestra misión es contribuir al Project Assembly. Esto lo haremos mediante la exploración de planetas y la extracción de recursos de los mismos, para luego enviarlos a los jefazos de la compañía y así contribuir al proyecto. Es posible explorar más de un planeta, pero a fecha de estas primeras impresiones, solo hay tres disponibles.

Nada más aterrizar en el planeta nos veremos maravillados por un entorno enorme, detallado y con flora y fauna propia que ya nos da de entrada una muy buena impresión. Una vez dejemos de estar atónitos con lo que tenemos ante nuestros ojos, un tutorial y una voz en off nos irán guiando en los primeros pasos para aprender a jugar.

Cuando realicemos unos pocos pasos del tutorial, nos daremos cuenta de que Satisfactory es extremadamente fácil de jugar. Es más, en mi opinión personal, quizá sea el título de este género con mejor jugabilidad que he probado. Todo es intuitivo y accesible, lo cual contribuye a que el juego sea bastante adictivo y a crear esa sensación de satisfacción a la que hace referencia su nombre.

Entonces comenzaremos a centrarnos en lo que es la mecánica principal: la construcción y automatización. ¿Cómo va esto? Pues una máquina extraerá un recurso primario (hierro, cobre, caliza…); después, este recurso se llevará mediante una cinta transportadora a otra máquina y, por último, esta lo transformará en un material útil para la construcción de otros materiales. Este proceso se repetirá sucesivamente a través de máquinas y cintas transportadoras hasta que la cadena de montaje finalice un producto final. Algunos de estos productos son los que tendremos que enviarlos a la corporación FICSIT Inc. para que los utilicen en sus desconocidos propósitos.

Cintas transportadoras dando satisfacción
Comenzando con la cadena de producción. En la primera partida lo más seguro es que montemos un follón con las cintas transportadoras… como me ha pasado a mí.

Pero no solo de construir la cadena de montaje va el juego. También tenemos un enorme mundo para explorar y será posible investigar casi todo lo que podamos recoger. Realizando estas investigaciones y enviando materiales podremos desbloquear nuevos hitos. Estos vienen a funcionar como una especie de «logros» que nos permiten acceder a nuevas construcciones y materiales. Cuantos más hitos tengamos, más posibilidades habrá para aumentar nuestra fábrica.

Si seguimos explorando el planeta, más pronto que tarde nos encontraremos con criaturas que, si no son pacíficas, intentarán darnos caña. Es entonces cuando el juego pasa de consistir únicamente en construir a centrarse en la supervivencia, porque también tendremos armas para defendernos. Además, para localizar determinados recursos, como por ejemplo el carbón en el primer planeta, tendremos que ir muy lejos. Pero no os preocupéis, podemos utilizar vehículos para viajar más rápido y también automatizarlos para que nos traigan los recursos que deseemos.

Tendremos que avanzar con cuidado para evitar a los enemigos y recoger recursos para recuperar salud. Esta característica aún no está del todo pulida, hay pocos enemigos y armas, ya que es un early access recién salido del horno. Sin embargo, se puede apreciar el tremendo potencial que tendrá el factor supervivencia en el juego una vez esté terminado. Eso sí, para explorar tendremos que estar preparados. De momento el uso de vehículos sería necesario para no tener que hartarnos de correr por ahí, también será casi obligatorio disponer de la máscara de gas, la cual nos permite evitar un odioso gas venenoso que desprenden algunas plantas y que puede acabar con el personaje en segundos. Lo que ocurre es que, para disponer de estos utensilios y otros más que nos harán falta, será necesario darle cariño al juego durante unas cuantas horas. Así que tened paciencia antes de salir a ver que os depara el mundo.

Enfrentamiento contra criatura del primer planeta
Ese pobre bicho enorme es pacífico. Sin embargo va a probar nuestra porra táser.

En estos días que llevo probando el juego, mi vida ha sido totalmente absorbida por él. Un punto tremendamente positivo de Satisfactory es que es tan adictivo que pierdes la noción del paso del tiempo mientras juegas. Esto se debe sobre todo a su mecánica de construcción, donde siempre que consigamos algo nuevo, vamos a querer más y más.

Y no solo eso, la construcción en sí misma es una especie de «puzle», ya que tendremos que organizarlo todo de manera que se maximice la producción de materiales y se aproveche el terreno. Así que, cuando lo tengamos todo listo y bien construido, será cuando el juego haga honor a su nombre. Con esa sensación de regustillo que da el ver todo fluyendo en las cintas transportadoras de máquina en máquina, mientras nuestros almacenes se llenan de productos. Incluso nos tomaremos nuestro tiempo para admirar toda nuestra obra con pasión y detenimiento.

Arrancando el primer tractor
Nos encontramos arrancando nuestro primer tractor. Hay que hacer un viaje muy lejano en busca de recursos.

¿Es recomendable este early access? Rotundamente sí. Actualmente cuesta 29,99 € en la Epic Store, pero lo vale hasta el último céntimo. Aun estando verde en algunos aspectos, da para horas y horas de juego ya que tiene bastante contenido disponible, así que imaginad todo lo que tendrá cuando esté completado.

Además, todo lo que he comentado se puede hacer en modo multijugador (solo si tenemos amigos con el juego, eso sí), lo que aumenta aún más las posibilidades y las horas de diversión. También aparecen actualizaciones periódicamente que van solucionando fallos y el feedback a los usuarios es muy bueno. Por tanto, si os gustan los juegos de construcción, gestión, exploración y supervivencia, definitivamente tenéis que darle una oportunidad a Satisfactory.

 

Etiquetas

Nukem

Ingeniero informático, en el mundo de los videojuegos desde que cogí la escopeta de doble cañón en DooM 2 y muy fan de los First Person Shooter clásicos. System Shock 2 es el mejor juego de la historia.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X