AnálisisPC

Anthem – Análisis PC

La incursión de Bioware en los juegos como servicio

Bioware es un estudio que directamente es leyenda viva de la industria del videojuego. Durante su ya larga trayectoria nos han entregado algunas de las joyas más importantes de la historia de los videojuegos en general y del mundo del rol en particular. La desarrolladora cuenta con cartas como Star Wars: Knights of the Old Republic, Mass Effect, Dragon Age, Baldur’s Gate o Neverwinter Nights para certificar la calidad de sus trabajos. En el año 2007 la empresa fue adquirida por un titán como Electronic Arts y desde ese entonces a la fecha siempre se había mantenido el toque característico del estudio en cada uno de sus trabajos. Con sus más y sus menos, se trataba de proyectos en los que era fácil notar que el sello Bioware estaba ahí.

En el año 2017 nos llegó, cinco años después, la cuarta parte de la popular saga Mass Effect. Una suerte de reinvención, con ciertos aires de reboot, y la cosa salió más bien regular. Mucho se especuló sobre qué tanta injerencia había tenido EA en su rol de editora durante el desarrollo, de igual forma se habló de que no fue el equipo principal de Bioware quien se ocupó del desarrollo. Todas las versiones apuntan a que no se le proporcionó al equipo la cantidad necesaria de recursos para que el título tuviese las cotas esperadas. Añadido a esto, el hecho de que un proyecto no salga como se esperaba no implica que el estudio haya perdido su toque, con lo cual seguía contando con la confianza de buena parte de los jugadores y es por eso precisamente que, desde el momento de su anuncio, Anthem ha causado gran revuelo. Una propuesta jugable centrada en el multijugador, pero que contaría con el característico estilo narrativo de los creadores de Mass Effect. Hoy damos un vistazo a ver qué tal ha salido la cosa y qué es lo que Anthem tiene para ofrecernos.

Siendo honestos, Anthem no llegaba para reinventar la rueda. Este título es, grosso modo, el intento de Electronic Arts por subirse a la vertiente de juegos como servicio. El elemento que sobre el papel hacía destacar a Anthem sobre, por ejemplo, Destiny era la presencia de Bioware al frente de desarrollo. Los creadores de Dragon Age buscaban ofrecer una experiencia similar a la de los chicos de Bungie con la diferencia de que añadirían un componente narrativo más sólido. O al menos esa era la idea que nosotros mismos nos habíamos generado. Quizás algo más bien basado en el historial de la compañía que en algo tangible. Desafortunadamente para los fans del estudio, ahora con el juego en nuestras manos la experiencia ha distado mucho de lo que se podía esperar de un equipo que nos cautivó a todos con fantásticas historias.

Bastión es un mundo fascinante lleno de posibilidades.

Dejando de lado lo que nos gustaría que el título fuese y centrándonos en lo que sí es, podría resumir Anthem en una sola palabra: decepcionante. Lo es su historia y lo es su narrativa. Los acontecimientos tienen lugar en un planeta llamado Bastión que en principio parece ofrecer muchas posibilidades sobre qué hacer con él a nivel narrativo, pero que al adentrarnos en el argumento nos damos cuenta de que se trata de una cosa completamente anecdótica. Lo que se nos quiere contar no solo no es interesante, es que es hasta predecible desde el minuto uno y en todos los sentidos nos topamos con una historia que abusa de la sencillez y simpleza; pero es que encima la forma en la que se nos cuentan las cosas no logra engancharnos. Es un caso similar al de Destiny: la vertiente cooperativa y online diluye los componentes narrativos y estamos más centrados en pegar tiros que en lo que se nos está contando. A mi parecer, el problema reside en que sí, es divertido pegar tiros, pero es compatible con una buena historia; el tema es que aquí nos topamos una narrativa tan poco atrapante que resulta mucho más divertido centrarse en los tiroteos que en lo que se nos quiere contar. El único elemento que destaca en este sentido son algunos personajes principales que denotan cierto carisma y al menos consiguen hacernos clic de alguna manera para sentir curiosidad sobre ellos, pero ni son tantos los personajes interesantes y tampoco se les saca todo el partido que podrían.

Anthem podrá ser decepcionante en lo que a narrativa se refiere, pero encuentra en la jugabilidad la cúspide de la experiencia que ofrece. Bueno, realmente es así a medias. Nos equipamos unas armaduras que llevan por nombre alabardas y se nos da la posibilidad de elegir entre cuatro diferentes. Una vez con la armadura puesta fácilmente nos sentimos Iron-Man puesto que contamos con la versatilidad de movimientos por tierra y aire que son propias del bueno de Tony Stark. A favor del juego hay que decir que la verticalidad que se añade con el vuelo da muchas posibilidades a la exploración, además de sentirse francamente muy divertido realizar maniobras por los aires. Pegar tiros está muy bien y el conocido gunplay está muy bien conseguido. Francamente, es muy agradable la sensación de ir por ahí liándonos a tiros.

Las Alabardas en Anthem representan a las clases y cada una nos dará diferentes posibilidades a la hora de recorrer Bastion.

El problema fundamental reside en la carente variedad del título. Las misiones son repetitivas a más no poder y la parte de looteo tampoco es que sea muy distinta. En general, el gran pecado de Anthem lo encontramos en que es un juego que fácilmente cae en la monotonía. La diversidad de armas, enemigos, mejoras e incluso misiones es algo realmente muy escaso. La premisa fundamental de estos llamados juegos como servicio es ofrecerle a la gente algún motivo por el cual volver recurrentemente a ese mundo. El enganche de Anthem desaparece a las pocas horas y acaba por convertirse en una experiencia totalmente tediosa, que empeora gracias a los problemas técnicos que posee.

El gunplay está bien conseguido y cada tiro nos produce una sensación gratificante.

Anthem es una maravilla gráfica. El mundo que se nos presenta es impresionante y sí, sé que hay downgrade con respecto a las primeras imágenes que se nos mostraron, pero lamentablemente vivimos en una época en la cuál eso parece ser habitual y aunque no deberíamos tolerarlo, lo cierto es que en el caso de Anthem ese es el menor de sus problemas. Repito: visualmente es una maravilla y sería una obra maestra si la tónica se mantuviese, pero no es el caso. Los problemas de Anthem van más allá de la parte jugable y trascienden al apartado técnico en general. Me topé con varios bugs molestos, además de problemas de rendimiento y, lo peor de todo, esos tiempos de carga tan molestos y tan presentes durante la aventura. Todas estas cosas, al igual que algunos de los problemas jugables, son fácilmente solucionables con futuras actualizaciones, pero de momento es imposible no pensar que se trata de un juego en Early Access. Por su parte, en temas sonoros nos topamos con actuaciones de voz bien logradas, al igual que la representación de los sonidos del ambiente, y en cuanto a la banda sonora se refiere, derrocha epicidad por los cuatro costados y logra acompañar muy bien el frenetismo que se vive en pantalla.

El vuelo en Anthem se siente muy divertido y espectacular. Nos permite contemplar más esos impresionantes escenarios

Anthem era una propuesta cuyas expectativas estaban fundamentadas en el estudio que había detrás. Lastimosamente, el sello Bioware no está presente como todos podíamos imaginar. Una historia absolutamente irrelevante y encima una narrativa muy simplista, unos pocos personajes son más o menos rescatables, pero lo que siempre hizo destacar a la compañía se echa de menos. La parte jugable no mejora mucho las cosas al encontrarnos con una notable escasez de variedad en todos los sentidos y el colmo de todo es la cantidad de problemas técnicos que nos vamos a encontrar.

Pese a todo eso, la jugabilidad como tal es divertida. El gunplay está muy bien pulido y debido a la naturaleza del juego se espera que vaya mejorando mediante actualizaciones; la duda que queda es si la comunidad tendrá la paciencia suficiente para esperar a que eso ocurra. De momento, la recomendación que puedo hacer es esperar un poco para entrar al juego cuando varios de sus fallos hayan sido corregidos y tenga mucho más que ofrecernos.

Anthem

Puntuación Final - 6

6

Interesante

Anthem era una propuesta cuyas expectativas estaban fundamentadas en el estudio que había detrás. Lastimosamente, el sello Bioware no está presente como todos podíamos imaginar. Pese a todo eso, la jugabilidad como tal es divertida y debido a la naturaleza del juego se espera que vaya mejorando. De momento, la recomendación que puedo hacer es esperar un poco para entrar al juego cuando varios de sus fallos hayan sido corregidos.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Keveen Argueta

Amante de los videojuegos buenos, muy crítico con los malos. Por ahora, músico de profesión, futbolero por pasión y jugón por convicción.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X