Artículos

2018: Un año de videojuegos, de Meristation y Héroes de Papel

Una de mis escenas favoritas de Padre de Familia es la siguiente:

Brian está intentando ligar con una chica mucho más joven que él, por lo que se acerca y le dice “He escrito un libro”. La chica no aparta la mirada del móvil mientras pregunta “¿Y eso qué es?”, a lo que Brian le responde “Es como Internet, pero hecho de árboles”.

Me encanta esa frase, la he utilizado muchas veces ya que creo que es una broma cojonuda, y oye, unos años después me sirve de introducción para este artículo. No ha sido gratuito, tranquilos. Sencillamente me parece irónica la comparación, ya que estamos hablando de Meristation, la principal web de videojuegos española, y como ahora ha decidido sacar un libro recopilando sus noticias y artículos más destacados del año 2018.

¡Y menudo año! Y eso que veníamos de un 2017 que había sido una autentica pasada, con Zelda Breath of the Wild, Cuphead o NieR Automata… Pero es que en 2018 hemos podido jugar al mejor God of War hasta la fecha, un magnífico Red Dead Redemption 2, la versión definitiva de Super Smash. Bros, Forza Horizon 4… Muchos juegos que parece que no nacen por la necesidad de dinero por parte de sus creadores, si no para decir “esto es lo mejor que podemos hacer”.Muestra del índice del libro 2018: Un año en videojuegos

Puede que más de uno cuestione la utilidad de este tipo de libros. ¿Qué necesidad tiene ocupar espacio cuando tengo esa misma información en Internet? ¿Y lo difícil que es buscar algo concreto en un libro cuando un buscador te da resultados en menos de un segundo? Bueno, el coleccionismo sin duda es uno de los principales alicientes para su compra, y en eso ayuda su edición: tapa dura, totalmente a color con fotografías en buena calidad, 200 páginas de análisis y resúmenes de los momentos más destacados del año, así como varios artículos de opinión de varios de los redactores de Meristation más conocidos. Un libro a un precio de 18 Euros que podéis comprar a través de la web de Héroes de Papel, en la que además incluyen un marcapáginas tematizado.

La estructura del libro es la siguiente: tanto al principio como al final están repartidos los diferentes artículos de opinión de los redactores de Meristation, mientras que el grueso del libro corresponde al repaso del año, dividido en los doce meses correspondientes. Cada mes abre con un pequeño resumen de dos páginas de lo más destacable, para a continuación seguirle otras dos páginas en las que seleccionan los tres nombres más importantes de ese mes.

Frase cortada en un fragmento del análisis de God of war
“un juego que exige a nivel de habilidad”, una frase cortada heredada de la propia web de Meri

Por ejemplo, el mes de enero han optado por destacar el Xbox Game Pass, ya que fue el mes en el que Microsoft anunció su intención de publicar de salida en ese servicio todos los juegos exclusivos de Xbox, promesa que han mantenido desde entonces, Ryozo Tsujimoto, productor de Monster Hunter World y artífice de los cambios que han acercado esta saga al gran público, y Son Goku, ya que fue en enero cuando salió a la venta Dragon Ball FighterZ, uno de los mejores juegos de lucha del año.

Para cerrar cada capítulo le siguen los análisis de los juegos más destacados de ese mes, y es aquí donde me surgen todos los problemas con este libro. Para empezar está el contenido en sí mismo, y es que los análisis son exactamente los mismos que en la web de Meristation. Y cuando digo que son los mismos es que trasladan incluso los errores de ortografía y gramática que puedan tener estos.

Ojo, errar es de humanos, y sería hipócrita criticar errores de otros cuando a mí no se me entendería si no fuese por el trabajo de nuestras correctoras (¡un abrazo Cris y Simone!). Hay veces que empiezas escribiendo una frase, cambias de opinión a la mitad y te olvidas de modificar lo que llevabas escrito. El problema es que es algo que en un medio escrito no se debe permitir. Para leer esto no habéis pagado nada, mientras que si os habéis comprado el libro habéis desembolsado 18 euros para encontraros algún que otro error. No son muchos, pero molesta. Menos frecuentes son los errores en las imágenes, aunque hay uno que llama mucho la atención en el análisis del Octopath Traveler y que podéis ver a continuación:

Imagen volteada en el analisis de Octopath Traveler
La imagen ha sido “girada” por lo que los nombres se ven al revés

Todos los análisis ocupan 4 páginas, ni más ni menos, una decisión que como lector me parece extraña pero que supongo que tiene su explicación en reducir la cantidad de páginas del libro y en consecuencia su precio. Para conseguir esto la mayoría de análisis han sido sometidos a varios tijeretazos respecto a su versión digital, y aunque es algo de lo que difícilmente te das cuenta si no comparas ambas versiones, pienso que quizá no sea la decisión correcta el equiparar el análisis de un juego indie, que normalmente suelen ser más cortos, a uno como el de Dragon Quest XI.

Tampoco pone el nombre del redactor que lo analizó, información que sí viene en la página web. El porqué de esta decisión no sabría adivinarlo, tal vez pensasen que no era importante (aunque luego añaden la dirección web oficial del juego, algo absurdo en papel), o quizá le estoy dando demasiadas vueltas y sea tan solo un despiste, pero como entenderéis teniendo en cuenta mi situación como redactor y por lo tanto compañero de profesión de estas personas me duele mucho que, con algo tan trivial, se ningunee el trabajo que hay detrás de un análisis haciendo desaparecer el nombre del responsable.

Es un buen libro, un excelente recopilatorio que de poder viajar en el tiempo sería divertido poder enseñárselo a nuestros yo más jóvenes para demostrarles que aunque todo el mundo a nuestro alrededor se está desmoronando más y más cada día, en el mundo de los videojuegos llevamos un par de años maravillosos llenos de grandes momentos y mejores juegos. Los problemas de edición que tiene no desmerecen la intención de 2018: Un año de videojuegos, aunque espero que si esto se convierte en un producto anual en las próximas ediciones intenten ser más perfeccionistas.

Etiquetas

Adrián Laguna

Crecí viendo jugar a mi padre al Mario 64 y a mi madre al Banjo Kazooie... era obvio que esto de los videojuegos acabaría tirando de mi.

Actualidad

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar
X