AnálisisPC

The Occupaton – Análisis PC

¿Podrás resolver el misterio antes de que sea demasiado tarde?

Lo primero que pensaremos al comenzar, y más aún al terminar The Occupation, es ¿a qué he estado jugando? Y es que este título mezcla muchos géneros: aventura gráfica, aventura narrativa, un poco de walking simulator, exploración, puzles y todo tipo de mecánicas no lineales en una inmersiva perspectiva en primera persona.

Al final todo ello conforma un juego de tremenda personalidad, buen gusto y originalidad que, pese a no estar exento de fallos, es una obra muy recomendable, sobre todo para los que les guste la exploración o el género thriller. Lo que también significa que no es para todo el mundo.

La acción se sitúa en los años 80 en un Reino Unido que está viviendo una racha de cambios y protestas ciudadanas. Las cosas no tardan en ponerse aún más feas, ya que se comete un atentado a base de bomba que se cobra una buena cifra de vidas inocentes. Dicho incidente provoca la aparición del la “Ley de la Unión”, que pretende agredir a las libertades civiles.

Tiempo después, con el caso aparentemente archivado, nosotros encarnaremos a Miller, un periodista que dispone de tan solo cuatro horas para investigar el incidente, desvelar la verdad e impedir que las cosas vayan a peor. Como ya podréis suponer, esto no será para nada fácil.

Normalmente suelo contar lo mínimo posible sobre la trama de un juego en mis análisis. Este caso no iba a ser una excepción, más a aún con el tremendo guión que tiene The Occupation. Es más, aquí la trama es un elemento jugable en sí misma. Ya que en nuestras manos está conocer el “porcentaje” de argumento que los guionistas han preparado para nosotros. Además, el descubrir según qué cosas nos llevará a unos eventos u otros.

Por tanto, ya al poco tiempo de juego, tenemos la grata sensación de estar ante un título tremendamente rejugable. Hay muchísimas cosas por descubrir, y os aseguro que una sola partida no bastará para sacarle partido ni a un mínimo de lo que el juego ofrece.

Entonces, ¿cuál es la mecánica del juego? La respuesta la tenéis en el título de este fragmento: La investigación. A más exploréis e investiguéis todo lo que veáis, más vais a conocer del argumento y más posibilidades hay de recomponer este brutal rompecabezas narrativo, lo cual nos llevará a desbloquear un final mejor. Aún así es posible avanzar sin investigar absolutamente nada y haciendo solo lo básico.

Paseo por el rio
El juego tiene momentos de walking simulator en los que no importa el tiempo. Como este donde paseamos por el río al principio de la historia.

La principal novedad de este juego es que todos los acontecimientos suceden durante cuatro horas a tiempo real y los desarrolladores han conseguido implementar esta característica a la perfección, haciendo que el resto de las mecánicas giren entorno a ella.

Como buen periodista tendremos que entrevistar a personajes relacionados con el incidente, y esto lo haremos en el mismo lugar del atentado: el edificio Bowman-Carson, un enorme complejo que nos recorreremos de arriba a abajo.

El juego consta de una serie de capítulos que terminan con la entrevista a un personaje. Antes de la cita con dicho personaje se nos dará una hora de reloj, que repito, es tiempo real, para que podamos recabar toda la información posible que nos sirva para la entrevista. Ahí es cuando nos sueltan en una zona concreta y bastante grande del edificio. Con solo unas pocas pistas de lo que tenemos que investigar, pero sin tener ni idea de por dónde empezar.

Entonces, con el tiempo pisándonos los talones, nos podremos a investigar todo lo que podamos. Por ejemplo, vemos un buzón al lado de un despacho, lo registramos y descubrimos que alguien ha dejado una tarjeta de acceso escondida en unas taquillas. Esto nos permitirá acceder a un lugar nuevo, pero ¿podríamos haberlo hecho de otra forma? Sí, quizás nos hubiésemos podido infiltrar por los conductos de ventilación, pero para llegar a ellos tendríamos que haber pasado por una zona restringida evitando al guardia de seguridad.

Acechando por la ventana
Acechando a nuestra primera entrevistada desde la ventana. ¿Que tendrá guardado en esos cajones? Para saberlo tendremos que esperar a a que se vaya.

Sabemos que un personaje va a estar en un lugar determinado a una hora concreta, ¿nos dará tiempo a estar presentes para presenciar el evento? ¿o estaremos perdiendo el tiempo intentando colarnos en el despacho de nuestra entrevistada a través de la ventana?

Nos avisan por el busca de que estemos a una hora en la cabina para recibir una llamada telefónica, han descubierto archivos encriptados en los ordenadores del edificio, acceder a ellos es sumamente difícil. ¿Emplearemos nuestro valioso tiempo en intentar una misión imposible? ¿o será mejor investigar algo más fácil? Ah, y si no estamos a la hora solicitada para coger el teléfono, nos perderemos el evento.

Acabáis de leer unos ejemplos del tipo de situaciones que se suelen plantear en el juego. Este tipo de eventos son sumamente variados y el tiempo que gastemos en ellos influye en la imposibilidad, o la mayor dificultad de poder completar otros, ya que se tienden a mezclarse. The Occupation nos da la posibilidad de descubrir, explorar y realizar tareas a nuestro ritmo y cuando queramos, pero siempre teniendo el reloj a mano. Es por este motivo que seguramente la primera partida no os salga muy bien, pero en partidas sucesivas, una vez nos vayamos curtiendo en los diferentes escenarios, seremos capaces de completar más eventos (o hilos de investigación como se llaman en el juego).

En esencia, los “puzles” de este juego consisten en encontrar un objeto A para llevarlo al punto B y es aquí donde esta mecánica se ha llevado a cabo mejor que nunca. No obstante, también hay otros objetos que no son necesarios para hacernos paso en el escenario, pero encontrarlos nos ayudará a seguir con la trama. Por ejemplo, tenemos que encontrar unas cintas de casete que contienen conversaciones muy importantes.

Si estamos jugando a ser un periodista fisgón, lo suyo es poder toquetearlo todo, y así es, por que no solo de abrir puertas va la cosa. The Occupation es un juego que va más allá con sus escenarios repletos de objetos que manosear. Claro que no será tan fácil, el edificio Bowman-Carson está repleto de zonas a las que solo puede acceder el personal autorizado y nosotros no somos más que un periodista… Además, un molesto guardia de seguridad estará al acecho de nuestras acciones. Con una IA que está bastante lejos de ser mala y torpe, el tipo nos detectará con precisión y nos expulsará de las zonas prohibidas. Si nos pilla más de una vez nos llevará al puesto de seguridad, donde nos caerá una buena bronca (que nos hará perder tiempo). Por último, si nos vuelven a coger con las manos en la masa, nos expulsarán del edificio terminando la partida. Así que para esquivarlo habrá que hacer uso del sigilo y prestar muchísima atención a las rutinas.

Así es como el juego consigue meternos en el papel con una tremenda inmersión. Nos sentiremos auténticos investigadores infiltrados en muchas de las tareas que tendremos que desempeñar. Por ejemplo, imagina estar colándote en una zona prohibida, esquivando al guardia de seguridad, mientras registras un cajón de archivos de arriba abajo para después escapar por algún sitio ingenioso. Situaciones así se van a suceder y mucho, y por simple que parezca el ejemplo que os pongo, tened por seguro que serán momentos de máxima tensión. Pero en el buen sentido, porque al conseguir lo que queremos la sensación de progreso y satisfacción que nos da el juego es enorme.

Detenido por el personal de seguridad
El jefe de seguridad del edificio nos da la tabarra con que no podemos estar metiendo las narices en sitios privados.

A veces necesitaremos tarjetas de acceso o códigos para entrar a ciertos lugares o realizar otras acciones, ¿dónde están? Fácil, puedes ponerte a registrar taquillas, cajones, armarios, cubos de basura… Pero lo más seguro es que en el camino encontremos algo aún más interesante que nos abra aún más la lista de cosas por hacer. O no nos dé tiempo a conseguir nuestro objetivo, ya sea por que tenemos que huir del tipo de seguridad, o por que tenemos que acudir ya a nuestra entrevista.

En resumen, hay mil y una posibilidades de interacción con el entorno. Pero no tanto con personajes, y es aquí donde flojea un poco el juego. Hay pocos NPC’s y podremos interactuar con aún menos. Porque hubiese sido genial poder hablar con más personajes e interrogarlos también según las pistas que vayamos encontrando.

Por desgracia, unos cuantos bugs y fallos en el control impiden disfrutar de la experiencia como debería ser en algunas ocasiones. Ya una vez me ha pasado tener que reiniciar el juego por quedarme trabado en una puerta semiabierta. Otras veces se me han colgado los menús al estar registrando algún objeto, y también el control da problemas de precisión a la hora de escalar o movernos por determinados lugares. Fallos que, aunque no se dan mucho, cuando aparecen molesta bastante. Esperemos que lo arreglen rápidamente a base de parches.

El apartado gráfico del juego, sin ser una obra de arte de la tecnología, destaca enormemente por su colorido y personalidad. Con una estética ochentera que mezcla elementos que se quedan un poco al futuro de la época y un detallismo cuidado al extremo, se crea una atmósfera genial que nos mete en la acción desde el principio. E insisto en el colorido, que es muy agradable a la vista y se da aires a títulos como Dishonored o Bioshock.

En esta versión de PC hay que decir que las opciones de configuración gráfica que trae el juego son mínimas y existen algunos problemas de rendimiento, además de que se nos han impuesto unas franjas negras arriba y debajo de la pantalla como en The Evil Within que no se pueden desactivar. ¿Será para darle un toque más cinematográfico? Puede ser, pero me gustaría tener la opción de quitarlas al menos.

Por otro lado, la música es mucho más minimalista y en la mayoría de la partida es inexistente, de hecho, tampoco la he encontrado tan necesaria como en otros juegos. Pero se pronuncia cuando accedemos a zonas prohibidas, con una música ambiental que eleva la tensión a tal punto que parecerá que estamos en un juego de terror. En este apartado comentar también el excelente doblaje al inglés que se ha hecho, sin poder decir lo mismo de los subtítulos, que aparecerán en español o ingles según le venga en gana al juego. Otro fallo que hay que parchear.

Discurso en el patio
Ese tipo al que nadie escucha esta dando un discurso en conmemoración de las victimas del atentado. ¿Cual será su papel en esta historia?

El único fallo que no se puede arreglar es la escasa interacción con NPC’s que hay. El resto, pues a esperar a los parches. Esto nos deja con un producto casi redondo, entretenido, rejugable y encima es adictivo.

Recomendadísimo ya que acierta en todas sus propuestas. Si tenéis ganas de romper con la linealidad, explorar a vuestro aire y os queréis enganchar a una trama digna de un thriller, este es vuestro juego. Además, aparece a un precio muy razonable para el tipo de producción que es. Lo tendremos por 29,99 € en Steam y los vale todos y cada uno de ellos.

The Occupation

Puntuación Final - 9

9

Imprescindible

Misterio y suspense, todo ello con una buena mezcla de exploración e investigación. Un título de lo más original que no se puede perder ningún fan del género thriller.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Nukem

Ingeniero informático, en el mundo de los videojuegos desde que cogí la escopeta de doble cañón en DooM 2 y muy fan de los First Person Shooter clásicos. System Shock 2 es el mejor juego de la historia.

Actualidad

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar
X