Artículos

Los juegos basados en Build Engine: Del peor al mejor (Parte 2)

Repasamos la historia de uno de los motores gráficos más emblemáticos de la industria

En la primera parte de este artículo comentamos los juegos más desconocidos que, pese a ser bastante buenos, no estaban a la altura de lo que viene ahora. Porque precisamente varios de los mejores juegos de acción que han llegado a tener estatus de culto y un legado bastante interesante se sirvieron del motor Build Engine para funcionar. Así que en esta segunda parte, daremos un vistazo a lo mejor de lo mejor de la vieja escuela del género FPS.

Este es un juego que ha dividido a la comunidad de aficionados: o lo odian o les encanta, y yo estoy en el segundo grupo. Que sí, tiene fallos, pero no es para nada la infamia que pintan algunos, o al menos en mi opinión.

A partir de aquí, entramos en juegos en los que el Build Engine empieza a mostrar su punto fuerte: la ambientación y el diseño de niveles. Este Redneck Rampage nos sitúa en entornos de corte rural y mucho “garrulismo”, tanto es así que los dos protagonistas son dos rednecks sureños que quieren recuperar a su cerdo favorito secuestrado por los alienígenas. Una auténtica ópera bufa.

Los niveles son enormes y muy detallados (aunque abusaron bastante del color marrón en las texturas), pero también son demasiado laberinticos y es relativamente fácil perderse. Los enemigos son variados al igual que las armas, ya que el arsenal de este juego esconde piezas bastante originales como, por ejemplo, un lanzador de sierras circulares.

El problema que tiene este juego es principalmente que las hitbox están un poquitín rotas, lo que hace que los tiroteos se sientan un tanto extraños y en ocasiones frustrantes. Pero vaya, no deja de ser una obra muy recomendable para los fans de los FPS clásicos. Y su éxito no se puede negar, ya que las ventas provocaron que aparecieran varias expansiones y un spin-off que consiste en un simulador de caza.

Estamos ya entre los pesos pesados. PowerSlave (o Exhumed, como también se le conoce) es un juegazo ambientado en ruinas del Antiguo Egipto que han sido invadidas por alienígenas.

Tengo que admitir que este tipo de ambientaciones me encantan, y de hecho si me entero de un juego que la tenga me lanzo inmediatamente a por él. Es más, en los 90 salieron varios juegos donde se visitaba El Antiguo Egipto de una forma u otra. Ahí tenemos una sección de Chasm The Rift, otra sección en una de las expansiones de Quake y años después Serious Sam: The First Encounter. Egipto mola, si le añades alienígenas es aún mejor, y si ya tienes un juego entero con Egipto más alienígenas, es la crème de la crème.

Los niveles de PowerSlave son los más grandes creados con Build Engine: los detalles y las texturas de extrema calidad están por todas partes. Además, se trata de un juego tremendamente inmersivo, porque la sensación de estar explorando ruinas plagadas de peligros es constante y  está muy conseguida con detalles como trampas, botones que activan mecanismos, etc. Y también hay bastantes secciones de plataformeo.

Como fallos, hay que comentar que los autores no incluyeron dos teclas de desplazamiento lateral y en su lugar solo se utiliza una, lo que resulta algo tedioso en los combates hasta que se coge la costumbre. Y bueno, tampoco hay mucha variedad de enemigos, pero es un problema menor.

Además, PowerSlave es un juego bastante difícil. Aquí no podemos guardar la partida cuando queramos, sino que existe un sistema de puntos de control y vidas limitadas que obliga a superar grandes trechos de sus enormes niveles de una sentada. Así que si os gustan los desafíos, aquí tenéis uno bastante gordo.

Por último, decir que este juego salió en PlayStation y Sega Saturn, sin embargo, dichas versiones son totalmente distintas, utilizando un motor gráfico diferente y cambiando el desarrollo lineal por otro al estilo metroidvania.

De la mano de los desarrolladores de FEAR, Sombras de Guerra, Condemned, No One Lives Forever y varios juegazos más, tenemos a Blood, un juego que hoy día es considerado de culto por su violencia, humor negro y una ambientación inspirada en películas de terror clásicas como Viernes 13 o El Resplandor, cuya influencia se ve reflejada en algunos niveles realmente memorables y que se quedan grabados a fuego.

La acción en Blood es frenética y muy divertida. Además, incluyeron una serie de power-ups para dar más dinamismo a los tiroteos, siendo el mejor uno que te permite llevar dos armas a la vez. Y los niveles no serán tan grandes como los de PowerSlave, pero para superarlos a veces había que encontrar hasta seis llaves diferentes en lugar de tres como en casi todos los juegos del género, así que había un fuerte componente de exploración. Por cierto, Blood tiene una de las mejores escopetas del género, casi a la altura de la de Doom 2 en lo que a satisfacción se refiere.

También es un juego bastante difícil, incluso en el nivel de dificultad más fácil vais a sufrir bastante. Sin embargo, lejos de crear frustración, acaba sobre todo viciando que da gusto.

Si eres un fan del mundillo del horror cinematográfico de serie B, este es tu juego; si te gusta la acción brutal y sin piedad, este es tu juego. Muy recomendable.

Años más tarde tuvo una secuela: Blood 2: The Choosen. Un juego que también es muy bueno pero no llegó al nivel del original.

Si Blood se inspiraba en las películas de terror, Shadow Warrior hace lo propio con las de artes marciales y fusiona dicha temática con temas de fantasía. Una combinación explosiva que encantó a la comunidad e incluso fue un rival considerable para Quake 2, que salió el mismo año y era muy superior técnicamente.

El juego introducía novedades muy interesantes: se podían conducir vehículos, por ejemplo, y el motor gráfico tuvo mejoras muy importantes para las animaciones, las explosiones, los entornos móviles o las texturas con reflejos. Siendo este Shadow Warrior uno de los juegos más avanzados realizados con Build Engine.

La ambientación es variadísima y bastante original: visitaremos villas japonesas, selvas, entornos urbanos, fábricas y un sinfín de localizaciones. Todo ello mientras acribillamos a todo lo que se mueve con un repertorio de armas de lo más satisfactorio y una jugabilidad cuidada al límite.

Shadow Warrior volvió en 2013 en forma de reboot y este tuvo una secuela años más tarde que transformó a un juego de acción lineal de toda la vida en una suerte de RPG bastante aburrido. Si queréis iniciaros en la saga, recomiendo empezar por el juego original que comentamos aquí, ya que es free to play en Steam (o la versión mejorada de este, que no es free to play pero incluye gráficos mejorados y niveles nuevos), y también recomiendo el reboot de 2013.

No podía ser de otra forma: el rey de reyes de los FPS ocupa el primer puesto como el mejor título desarrollado con Build Engine. ¿Por qué? La respuesta es fácil, se trata de un juego que rompió esquemas en todos los sentidos.

Esta secuela de la trilogía de juegos de acción y plaformas de principios de la década nos trajo a un protagonista duro, malote e irreverente que no paraba de soltar frases lapidarias al estilo de las películas de acción ochenteras mientras acababa con todos los malos. También nos dio un diseño de niveles sublime que llevaba los escenarios interactivos por bandera, así como unas ambientaciones que pasaban por entornos urbanos, naves espaciales, ciudades hundidas y cualquier lugar que os podáis imaginar, además de poseer muchas referencias a la cultura popular.

La acción y la jugabilidad son perfectas y el repertorio de armas tiene piezas bastante originales, siendo muy recordadas el rayo encogedor, que reduce a los enemigos a la altura del betún para después pisotearlos, o el congelador, que paralizaba a los enemigos y después los hacíamos estallar en mil pedazos.

Por otro lado, el juego marcó un hito en el contenido para adultos, no solo por la violencia sino por incluir escenas e imaginería pornográfica que fueron objeto de críticas y censura, pero como suele pasar, dichas críticas solo contribuyeron a aumentar aún más su éxito.

El legado de este juego es tal que aún a día de hoy se siguen diseñando mods y niveles para él, que junto con la enorme cantidad de expansiones y add-ons que tuvo en su momento, hacen que sea un título con muchas horas de juego.

Actualmente podéis adquirir una versión mejorada en Steam que incluye niveles nuevos diseñados por los desarrolladores originales. Y si sois fans del género, no lo podéis dejar pasar.

Como todos sabéis su esperada secuela; Duke Nukem Forever salió ya hace unos años, siendo vapuleado por la crítica y el público, que no se dieron cuenta de que era un juego hecho por y para los fans.

Hubo tan solo tres, dos de ellos de Capstone: Corridor 8: Galactic Wars y Fate. El primero es una secuela de Corridor 7: Alien Invasion de la que no se tiene nada salvo ruinas del código fuente, y el otro, una IP completamente nueva de la que se tiene muy poco conocimiento y podéis encontrar un gameplay de la beta buscando en YouTube. El juego lucia bastante bien y nos traía la posibilidad de resolver un nivel de varias formas diferentes,, si os interesa, la beta está disponible para descarga y la podéis hacer funcionar con DosBox.

Por otro lado, tenemos Legends of the Seven Paladins, que realmente no es un juego cancelado como tal, sino un juego que no tuvo licencia del motor gráfico y por tanto sus autores lo pusieron a la venta de forma ilegal, por tanto oficialmente es un juego «canceado». No es gran cosa y además el juego está en completo chino, pero como curiosidad no está mal.

Tratándose de juegos tan antiguos lo más lógico es pensar que sean difíciles de encontrar, pero nada más lejos de la realidad. De entrada, Duke Nukem 3D, Shadow Warrior, Blood, NAM y WWII GI están en Steam a precios bastante buenos, Redneck Rampage podéis encontrarlo completo con todas sus expansiones en GOG. Y el resto, tendréis que buscarlos para descargarlos, pero no tengáis remordimientos ya que están considerados abandonware; para quien no lo sepa, esto significa que la licencia del juego en cuestión ha caído en saco roto, quedando el juego completamente descatalogado y de forma que su descarga no perjudica a nadie. Es más, estudios como Capstone o Lobotomy Software hace muchos años que cerraron sus puertas para siempre. Sin embargo, no os puedo dejar aquí de donde conseguirlos, puesto que en esas páginas también hay otros juegos cuya descarga es completamente ilegal.

Si, hasta aquí hemos llegado. Los juegos principales han sido ya comentados, hubo expansiones add-ons y demás para muchos de los juegos que habéis visto que no se van a comentar en este artículo. Sin embargo, falta un juego: Ion Maiden, que verá la luz este mismo año. Sí, 20 años después de la última vez que Build Engine se empleó en un juego. Yo mismo os traje mis primeras impresiones sobre el early access y no pudieron ser más positivas. Solo queda preguntarnos, ¿superará a Duke Nukem 3D o a Shadow Warrior?

Etiquetas

Nukem

Ingeniero informático, en el mundo de los videojuegos desde que cogí la escopeta de doble cañón en DooM 2 y muy fan de los First Person Shooter clásicos. System Shock 2 es el mejor juego de la historia.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X