AnálisisPC

Degrees of Separation – Análisis PC

Puzles, plataformas y la belleza de dos mundos

El cubo de Rubik es, probablemente, el puzle más conocido de la historia de la humanidad. Todos alguna vez hemos tenido alguno en nuestras manos y hemos resuelto el mismo, o al menos hemos hecho el intento. El diseño del cubo es francamente fascinante. Una vez sabemos qué hacer el proceso de solución no es tan complicado; pero la primera toma de contacto supone cierto reto y, conforme vamos encajando todo, nos llega una sensación de triunfo, y mientras descubrimos la solución es inevitable sentirnos inteligentes al haberlo completado.

Eso justamente es el principio básico del diseño del mencionado puzle: la inteligencia. Todo está colocado estratégicamente para forzarnos a usar la lógica y así descifrar los movimientos por nuestra cuenta. Todo es a base de razonamiento y esto es perfectamente extrapolable al mundo de los videojuegos.

El diseño inteligente es algo que resulta determinante en la calidad de un título. No se trata de que el juego sea difícil, se trata de aprovechar de la mejor manera las mecánicas y planteamientos de cada nivel para el juego. No se trata de complicar las cosas porque sí o de hacerlo todo excesivamente sencillo, se trata de apuntalar la experiencia en base a un sólido diseño. Esto es determinante para todos los títulos, pero toma especial relevancia si giramos la vista al género de puzles. Es ahí en donde ofrecer un diseño inteligente e intuitivo se convierte en un reto para los desarrolladores y en caso de conseguirlo se transforma en un disfrute para el jugador.

Hoy damos un vistazo a un título que apunta a ofrecernos un sólido diseño que nos quiere plantear un agradable reto a la vez que nos cuenta una interesante historia. Se trata de Degrees of Separation, título desarrollado por el estudio Moondrop y distribuido por Modus Games. Vamos a ver qué tal ha salido la cosa y lo que el juego tiene para ofrecernos.

Degrees of Separation es esa clase de proyecto que busca apelar a varios elementos para atraer a los jugadores. Tenemos la promesa de una buena historia, un apartado visual llamativo y un juego de puzles sólido. La campaña promocional del juego ha pivotado en esos factores y la verdad es que la cosa no ha salido tan bien como se podía pensar.

Primero que todo vamos a hablar de la historia. Uno de los ganchos más atractivos del proyecto es la presencia de Chris Avellone en el guion. El bueno de Chris es un genio en lo que hace y su amplia trayectoria le respalda de forma muy convincente. Su sola presencia nos hacía suponer que íbamos a toparnos con una historia del calibre de sus anteriores obras y lo cierto es que eso no es exactamente así. El argumento parecía ir encaminado a contarnos una historia de amor entre dos personas, en el más literal de los sentidos, completamente distintas entre sí, y cómo en el transcurso de la aventura sus lazos y su relación se va fortaleciendo. Y sí, la historia va más o menos de eso, pero hay momentos en los cuales esto se diluye para dar paso a una búsqueda de la verdad sobre lo ocurrido en los mundos de los protagonistas y lo que le ha sucedido al rey.

Los caminos de Ember y Rime se cruzan y tendrán que trabajar juntos para seguir adelante con su caminoEmber y Rime son los protagonistas de la historia. Ella representa al calor, mientras que el hace lo propio con el frío. De la nada sus caminos se ven entrelazados y partiendo de ahí van fortaleciendo su relación. Todo esto contado por un narrador, dado que nuestros personajes no dicen una palabra durante la aventura. La historia que se nos cuenta y la forma de llevar la narrativa, sin ser una maravilla, está bastante bien. A grandes rasgos podría decir que es una historia sencilla pero que está contada de buena manera. No es una cosa que nos vaya a cambiar la vida, pero está entretenida. No obstante, se queda lejos de los trabajos anteriores de Chris Avellone.

Degrees of Separation es en esencia un juego de puzles y plataformas. También incluye cierto componente de backtracking más propio de los metroidvania, pero lo hace de manera sutil y tampoco es el eje central de la aventura. No obstante, la parte de los puzles sí que es lo más prominente del juego. Dada la dualidad de frío y calor de los protagonistas el equipo de desarrollo parte de ahí para ir construyendo el diseño de los puzles.

Se nos da la posibilidad de jugar en solitario o en cooperativo local, controlando cada jugador a un personaje; pero si elegimos jugar solos vamos a controlarlos a ambos y podremos ir alternando entre ellos o incluso darles simples indicaciones para que, si están alejados, se vuelvan a reunir. La interacción que se produce al mover a uno u otro personaje es lo que da lugar al planteamiento de los puzles. Por ejemplo, habrá algunos en los cuales el resultado de mover de determinada forma a Ember soluciona parcialmente el puzle, pero para obtener la solución completa habrá que mover a Rime de una manera muy específica.

Cada personaje tendrá que hacer su parte del trabajo para ir superando los distintos desafíosEl diseño de los acertijos es variado, pero no tanto como debería, y es imposible no tener la sensación de monotonía en ciertos momentos. En términos de dificultad la cosa es un poco similar, alguno hay que nos va a exigir pensar un poco; pero la enorme mayoría son francamente demasiado sencillos de hacer, lo cual contribuye aún más a la sensación de monotonía mencionada anteriormente.

Degrees of Separation encuentra en el apartado visual el que sin duda es el punto más alto de la experiencia. El juego es simplemente bonito de ver. No hay mucho más que decir al respecto. La mezcla de tonalidades en los colores de los mundos de los personajes, así como el estilo de arte elegido, dan lugar a una combinación que resulta ser un deleite visual. En cuanto al tema técnico el juego funciona de maravilla sin ningún problema a destacar, e incluso es un juego que no resulta demasiado exigente para poder jugarlo en ordenador.

Sus aspectos sonoros pues se limitan a cumplir, es así con las actuaciones de voz, los sonidos del ambiente y también con la música, aunque he de decir que hay algún tema puntual que intenta ir más allá que solo acompañar la aventura.

Cada escenario y entorno es un deleite visual gracias a la magnífica dirección de arte

Degrees of Separation es un juego entretenido y en cooperativo sin duda nos dará un rato entretenido, pese a los problemas que tiene, principalmente, en el diseño de algunos puzles. El ritmo no es tan fluido como se podría esperar, pero la narrativa se las apaña para sobreponerse a eso y entretenernos con una historia simple, pero bien contada. El apartado visual es verdaderamente la gran maravilla del juego. Es el punto más memorable porque cada fotograma de la aventura es bonito de ver, lo conseguido con la paleta de colores y la dirección de arte es fantástico.

No es un trabajo que esté a la altura de otras obras escritas por Chris Avellone, tampoco es el mejor exponente del género de puzles o plataformas, pero es una experiencia agradable que seguro acaba por merecer la pena.

Degrees of Separation

Puntuación Final - 7

7

Interesante

Degrees of Separation es un juego entretenido y en cooperativo sin duda nos dará un rato entretenido, pese a los problemas que tiene, principalmente, en el diseño de algunos puzles. El ritmo no es tan fluido como se podría esperar, pero la narrativa se las apaña para sobreponerse a eso y entretenernos con una historia simple, pero bien contada.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Keveen Argueta

Amante de los videojuegos buenos, muy crítico con los malos. Por ahora, músico de profesión, futbolero por pasión y jugón por convicción.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X