AnálisisPS4

Massira – Análisis PS4

El viaje a Europa de dos refugiadas sirias

Es evidente que nos encontramos ante una de las mayores crisis a nivel humanitario en lo que va de siglo XXI. La situación en Siria es insostenible y como consecuencia, millones de personas han tenido que dejar su ciudad, su hogar y su pertenencias atrás por el mero hecho de sobrevivir. Han tenido que abandonar todo lo que tenían por lograr algo tan básico como poder vivir sin miedo a que en cualquier momento de tu día caiga un bombardeo y pierdas todo aquello que tienes y quieres. Como bien apuntábamos en el análisis de Bury me, my Love (otro juego que trata el tema de los refugiados), lo primero que hay que tener claro es que estas personas no abandonan su país por gusto. Es una cuestión de supervivencia, ya que en su hogar ya no están a salvo y lo arriesgan todo por una simple oportunidad de sobrevivir.

Teniendo esto presente, estamos listos para el ejercicio de empatía y concienciación que nos propone Massira, juego creado por el estudio español de Frost Monkey, en el que viviremos el viaje al que Numi y Yara se ven obligadas a hacer cuando su ciudad es bombardeada y casas y colegios son destruidos. Numi es aún una niña pequeña que se ve envuelta en una situación de lo más traumática, por lo que su mente modificará la realidad y su entorno en un mundo de fantasía en muchas ocasiones para evadirse.

Durante todo el juego tendremos el control de la pequeña Numi, pero podremos mandar a la abuela Yara realizar acciones concretas en algún punto del viaje. También tendremos zonas muy reminiscentes de Brothers: A Tale of Two Sons, dónde controlaremos a cada una de las protagonistas con uno de los joystick del mando. La mayoría del juego se desarrollará en forma de plataformeo con Numi, intercalado con unos cuantos puzles sencillos que nos obligará a que Yara ayude a pesar de su avanzada edad. Mover cajas, encajar las piezas de una estatua y activar interruptores son algunas de las partes de puzles que nos encontraremos y que ayudan a darle cierto ritmo al juego.

También encontraremos coleccionables a lo largo de las distintas etapas del viaje en forma de periódicos que nos darán algo de información acerca de la situación global, así como objetos de la cultura de cada país en el que nos encontremos. Los escenarios funcionan a las mil maravillas y podemos pasar de una playa llena de chalecos salvavidas amontonados, pasando por un campo de refugiados, hasta las montañas nevadas de Austria.

Captura de Massira con una playa llena de chalecos salvavidas.
Massira se basa en situaciones reales de los refugiados.

A pesar de ser bastante corto y lineal, Massira ofrece ciertas decisiones a lo largo del juego que pueden cambiar nuestro viaje de una partida a otra, ofreciéndole un plus de rejugabilidad para ver las posibles opciones y caminos secundarios que puede vivir Numi. Por ejemplo, si ayudáis a un niño cuya madre está enferma dándole dinero, no tendréis suficiente dinero para comprar dos viajes hacia Europa. La decisión es vuestra.

La mayor pega que se le puede poner a Massira viene en el apartado técnico, que no artístico. Han apostado por una estética de low poly que funciona de manera solvente y ofrece unos escenarios vistosos, sobre todo cuando abundan los colores. El, imaginamos, modesto presupuesto se nota a la hora de las animaciones de los personajes, tanto de las protagonistas como de los secundarios. La animación de correr de Numi es un tanto extraña y dado que es lo que vas a ver durante todo el juego cabría esperar que se hubiese pulido un poco más. Así como las de algunos personajes secundarios que vas encontrando por el camino, que suelen teletransportarse o no acabar del todo su ciclo de animación. La cámara en ocasiones también juega malas pasadas, sobre todo cuando se controla a ambas protagonistas a la vez, pero los saltos y colisiones funcionan bien en casi todas las situaciones.

Captura de Numi y Yara en Grecia.
Cuando los colores invaden la pantalla el low poly de Massira funciona de maravilla.

Una de los aspectos que más me ha llamado la atención es la inexistencia de las caras de las protagonistas y de cualquier otro personaje. Creo que funciona de maravilla porque ayuda mucho al mensaje de concienciación acerca de estas historias y la gente que las vive. No se trata de que la historia de Numi y Yara sea impersonal, se trata de que cualquiera de esas millones de personas pueden ser Numi y Yara y haber vivido una historia igual de terrible, o más si cabe. Hay que percatarse de que estas historias están a la orden del día y que puede que alguna de las personas con las que te cruces por la calle haya tenido que pasar por algo así.

Numi y Yara con su familia en una cinemática de Massira.

Massira es el primer proyecto de Frost Monkey y ganador del premio al Mejor Arte en los premios PlayStation Talents de 2017 y es loable por el hecho de abordar un tema de vital importancia como la crisis de refugiados de Siria. Es cierto que tiene algunos aspectos técnicos a mejorar y que es muy corto, pero no quita la importancia de que el videojuego como medio afronte temas de este tipo intentando concienciar a las personas. La interactividad es una de las grandes bazas de los videojuegos y pocos ejercicios se me ocurren que desarrollen más la empatía hacia una situación que el “vivirla” por uno mismo. No hay que cerrar los ojos ante estas situaciones, hay que comprender por lo que están pasando estas personas y sus motivos antes de crear un clima de odio que perjudica a todos por igual. Nuestra mejor cualidad debería ser la empatía y en muchas ocasiones fallamos estrepitosamente.

Massira

Puntuación Final - 7

7

Interesante

Massira es una apuesta necesaria para dar a conocer la situación de los refugiados sirios. No es perfecto, pero es solvente y efectivo en todos sus planteamientos.

User Rating: 3.8 ( 1 votes)
Etiquetas

Daniel González

Tal vez os interese mi vida de filólogo, o tal vez no. En todo caso resulta que me gustan los jueguicos y a veces escribo sobre ellos. Beyond Good & Evil es lo mejor que ha dado este mundo.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X