AnálisisPC

I am the Hero – Análisis PC

Sé un héroe, salva el mundo, machaca al personal

Ser el héroe no es nada fácil. Hay que ser el vencedor perpetuo destinado a derrotar a todo mal que pueda aparecer. En cualquier momento y lugar que se le necesite aparecerá para salvar el mundo a base de dar leches a diestro y siniestro. Esta es la clase de protagonista de I am the Hero, un beat’em up indie de mano del estudio Crazyant en el que el héroe debe enfrentarse a una malvada organización que, la verdad sea dicha, le importa bastante poco. Él ha llegado aquí a hacer lo que sabe: repartir estopa a todo el que se le plante delante.

Personajes de I am the Hero

Como hemos dejado caer en el titulo, el argumento no es precisamente el fuerte del juego. A lo largo del modo historia habrá que recorrer unos cuantos escenarios que van desde un metro subterráneo hasta una siniestra planta de experimentación. Cada escenario se divide en secciones más pequeñas, y a lo largo de todas ellas algunos de los enemigos, especialmente los jefes finales, irán regalándonos frases aquí y allá para vacilar al héroe más que para contar qué está pasando allí. Los distintos escenarios y el diseño de los enemigos serán verdaderamente quienes nos relaten la trama, aunque no es nada del otro mundo salvo por un último giro final que, he de reconocerlo, me ha hecho sacar una sonrisa que bien ha valido las dos horas que he tardado en llegar a él. Pero en fin, aquí solo hay una historia que importe: la del yo contra el barrio, la de las múltiples formas de ir despejando las calles de todo secuaz y cualquier desgraciado que se interponga en nuestro avance.

El sistema de combate se organiza en torno a los botones de patada, puñetazo y golpe cargado. Cada uno de estos, al combinarse con una de las cuatro direcciones de la cruceta, puede transformarse en un pisotón a un enemigo caído en el suelo o un gancho que mande a volar a otros unos cuantos metros hacia arriba. El ataque cargado siempre hará rebotar de un lado a otro de la pantalla a quien lo reciba, sufriendo más o menos daño en el proceso dependiendo de cuánto hayamos sido capaz de cargarlo antes de soltar el botón. También existe un ataque definitivo que podrá usarse consumiendo un sector de la barra de energía que se encuentra bajo la de vida. Esta se recarga a base de aumentar el número de golpes del combo o mediante objetos desperdigados por el escenario. Por último, presionar el gatillo hace que el protagonista haga un dash que es tan útil para esquivar golpes como para recorrer el escenario de un lado a otro.

En general, el juego ofrece un sistema de combos y golpes más completo y variado de lo que el género suele ofrecer, con énfasis especial en despegar del suelo a los enemigos y machacarlos en el aire a base de bien. También exige un cierto grado de control de masas, pues en ocasiones es fácil ver cómo la pantalla se llena de enemigos que no harán más que tumbarnos al suelo una y otra vez. Para evitar morir hay que establecer unas prioridades, eliminando primero a los más rápidos o a los que tienen ataques a distancia, dejando para el final a los más lentos pero que golpean más fuerte.

Elección de personajes

Al final de cada fase el juego ofrece la posibilidad de conseguir un nuevo ataque definitivo o bien un nuevo personaje jugable hasta un total de más de quince. Los nuevos movimientos son útiles y devastadores, añadiendo incluso golpes aéreos que mejoran aún más la efectividad de los combos en el aire. Por otro lado, de elegir otro personaje, uno de los enemigos del juego se selecciona de manera aleatoria es jugable durante la siguiente fase. Este puede ser intercambiado por el héroe en cualquier momento y, además de un set de movimientos completamente distinto al del protagonista,  proporciona una «segunda vida». El game over no ocurre hasta que ambos personajes han perdido toda la barra de vida, aunque sin duda el juego es generoso a la hora de colocar puntos de guardado y nunca tendremos que repetir más de una o dos oleadas de enemigos.

Los problemas comienzan a partir de aquí, empezando con los personajes jugables. A pesar de tener incluso un modo 1vs1 online, el equilibrio entre los personajes brilla por su ausencia. Sin incluir a los jefes finales en su versión jugable, hay una gran diferencia entre los secuaces que podremos manejar; algunos resultan devastadores con solo un par de movimientos mientras que otros son poco más que inútiles. Para más inri, dado que no podemos elegir cuál manejar en el siguiente escenario, escoger desbloquear un personaje nuevo puede dificultarte bastante el siguiente nivel o hacer que sea un paseo sin ninguna clase de complicación. De hecho, el menú de pausa ni siquiera muestra la lista de combos y ataques de otro personaje que no sea el héroe, por lo que muchas veces el recién llegado queda reducido a repositorio de vida o un heraldo del dolor que puede completar el nivel con un solo ataque.

Combate de I am the Hero

Hay más problemas en el mismo diseño de los encuentros: a pesar de que el escenario es decente y permite movimiento de sobra, muchas veces el combate se ve relegado a los márgenes de la pantalla, acumulando enemigos que han salido rebotando por un golpe cargado. Lo que debería ser un golpe poderoso y vistoso acaba limitando la visibilidad en general. Lo cual, sumado a que los personajes desbloqueados tienen exactamente el mismo aspecto que los enemigos en pantalla, sin siquiera una paleta de color distinta, hace que en ocasiones los encuentros se vuelvan difíciles de seguir al perderse entre la oleada.

A pesar de sus no pocos errores, sabe resultar entretenido y es justo lo que pretende. Las animaciones en pixel art son increíbles de ver, la música ayuda a sentir cada golpe y querer avanzar más y más, y cada personaje tiene un conjunto de ataques muy diferenciado de cualquier otro. Se nota que hay mucho trabajo y pocas pretensiones detrás de este juego. Y si no acaba de convencerte, no olvides probar el modo cooperativo local; jugar en compañía siempre suma puntos. Además, la posibilidad de adquirirlo en Switch lo hace ideal para esos pequeños ratos muertos donde da tiempo a completar uno o dos escenarios antes de apagar la consola.

I am the Hero

Puntuación Final - 6

6

Interesante

A pesar de sus fallos aquí y allá, si lo tuyo es repartir leña al personal, aquí vas a encontrar lo que buscas.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

RobMencey

Amante de los videojuegos y estudiante de Psicología. Yo he venido aquí por la historia. Sigo esperando otro No More Heroes.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X