Hardware

Razer Mamba + Firefly HyperFlux – Análisis

Adiós cables, hola campos magnéticos

Cuando asistimos a la Madrid Games Week tuvimos la suerte de poder descubrir algunos de los productos de Razer, pero hubo uno de ellos que me llamó especialmente la atención y era la alfombrilla Firefly HyperFlux y el ratón Mamba, un conjunto que fue presentado durante el CES 2018 y que encandiló al público por ser un ratón inalámbrico que funciona sin baterías. Sí, en serio, esto existe y no sé por qué hasta ese momento desconocía de su existencia.

Siempre he sido una persona que ha preferido en cable, llamadme rebelde si queréis, aunque soy consciente de las bondades de la tecnología inalámbrica -y más cuando vives con dos gatos en casa-; pero soy muy maniático con no quedarme vendido en plena partida y tener que buscar desesperadamente el dichoso cable para cargarlo. Por suerte, y gracias a Razer una vez más por enviarnos sus productos, he tenido la oportunidad de probar el combo de Razer Mamba + Firefly HyperFlux durante un largo mes, y ya os adelanto que han cambiado muchos de mis prejuicios por la tecnología inalámbrica.

A continuación os facilitamos los detalles del fabricante de este combo del ratón Razer Mamba, el cual es prácticamente idéntico al Razer Mamba Wireless que ya analizamos en la web, y la alfombrilla Firefly HyperFlux.

Como siempre, Razer nos presenta su producto en la parte superior de una caja donde predomina el color negro con motivos verdes, mientras que en la parte trasera podemos consultar los detalles técnicos del producto. Dentro nos encontramos con los productos, presentados en una lámina negra con el logo de Razer HyperFlux, que al retirarla tendremos un primer vistazo del Razer Mamba y un librillo de instrucciones.

En cuanto a las especificaciones técnicas del Razer Mamba HyperFlux, no hay mucho que comentar: son exactamente las mismas que el Razer Mamba Wireless, a excepción de la batería y su autonomía. Por lo demás, lo más reseñable sería destacar su switches mecánicos, la Tecnología de Frecuencia Adaptativa y su sensor óptico 5G con 16,000 DPI auténticos, con la capacidad de insertar un USB en la parte frontal en caso de rotura de la alfombrilla o que, simplemente, no deseemos hacer uso de ella.

Alfombrilla Razer Firefly HyperFlux
El gran aliciente de este pack viene dado por la alfombrilla, que a través de un campo magnético nos permitirá hacer uso de Razer Mamba sin necesidad de una batería.

También nos encontramos con un USB trenzado para fortalecer el cable con una longitud de 2,1 m, algo más que aceptable ya que está pensado para estar conectado a la alfombrilla de forma estática, por lo que no será necesaria casi su manipulación.

En cuanto a la alfombrilla Firefly HyperFlux, destaca su tecnología de carga inalámbrica mediante un campo magnético que elimina cualquier preocupación con la batería, además de un tamaño bastante óptimo para cualquier tipo de tarea, incluso jugar sin que nos falte recorrido.

Su superficie es de doble cara sobre una base de caucho antideslizante que mantendrá la alfombrilla rígida, siendo su deslizamiento sensacional, aunque hablaremos de él a continuación.

Como comentaba, no entraremos demasiado en el ratón ya que podréis encontrar una review completamente dedicada al modelo Razer Mamba Wireless, cuyas diferencias son apenas notables. Una de las principales es la ligereza, ya que el Razer Mamba no posee ninguna batería, lo que permite que el ratón sea unos gramos menos pesado. Esto lo hace manejable y de un tamaño correcto incluso para manos grandes como la mía.

Además, posee en los laterales dos agarres texturizados en relieve que ayuda a la sujeción del ratón, con dos botones de pulgar que forman parte del conjunto de siete botones totalmente programables. Por supuesto, su diseño es idéntico al modelo sin cables, con la rueda y símbolo de Razer con la tecnología Chroma que podemos personalizar tanto los efectos luminosos como los colores. Además, posee una tira de luz en la pared baja del agarre que nos indica si está encendido.

Primer plano del ratón Razer Mamba
El Razer Mamba mantiene su diseño solemne, con agarres texturizados a cada lado y botones hypersense, con switches mecánicos que garantizan millones de pulsaciones.

Como siempre, podremos optar por tener hasta cuatro perfiles guardados en Synapse 3, el software de Razer para el control de sus perfiéricos, al que podremos asignarle efectos de luz, colores, además de DPI y configuraciones para distintos tipos de juegos, por ejemplo una mayor fluidez en shooters o atajos para jugar a un MMORPG o un MOBA.

Nunca he sido un gran seguidor de las alfombras rígidas, y como ya os comenté antes, de los productos sin cable, aunque hay que matizar. Firefly HyperFlux sí que tiene cable, un USB de 2,1 m que conectaremos a la base de la alfombrilla en la parte superior y que será la encargada de dar energía a esta. Dicho cable, que también puede conectarse al ratón está trenzado para ofrecer mayor resistencia, pero por comodidad pocas veces optaremos a enchufar directamente el ratón, ya que este puede usarse sin necesidad de carga.

Esta es la mayor virtud de una alfombrilla amplia (35,5 x 28,2 cm), firme y con una superficie en la que el ratón se desliza con total facilidad y amplitud para que no nos sintamos encorsetados en ningún tipo de juego. De hecho, tras probarlo en juegos como Overwatch, el cual necesita de movimientos más amplios y rápidos, solo puedo elogiarlo.

Podemos optar por dos caras en la alfombrilla. La primera es de tela, suave y deslizante, no ofrece ningún tipo de resistencia al movimiento, la otra es texturizada y lisa, mucho mejor en mi opinión, que permite una sensación de movimiento mucho más ligera. Se puede cambiar simplemente introduciendo la uña en una pequeña hendidura para luego voltearla y encajarla sin ningún tipo de problema.

Funcionamiento de Razer Firefly HyperFlux
La alfrombrilla crea un campo magnético que hace que el ratón funcione sin necesidad de una batería. Por lo que podremos usarlo en todo momento sin necesidad de vernos limitados por un cable.

La primera vez que nos mostraron el producto nos encontrábamos sorprendidos. No os voy a engañar: había entre los presentes cierto comportamiento de no acabar de creérnoslo. Ahora, y tras más de un mes con Firefly HyperFlux, puedo confirmar que no hay ningún tipo de necesidad o problema. Funciona a las mil maravillas, sin apagones intermitentes ni trampa alguna gracias a la frecuencia adaptativa, lo que asegura una conexión constante con el receptor sin que esta pierda fuerza.

Todo es gracias a unas bobinas que generan energía magnética desde la alfombrilla, donde los condensadores del ratón Mamba almacenan dicha energía y hacen funcionar al periférico sin necesidad alguna de una batería. Así que mientras tengamos el ratón en la alfombrilla, este funcionará perfectamente.

La alfombrilla, como suele ser común en la línea de periféricos de Razer, también cuenta con la tecnología de iluminación Chroma, la cual podemos editar a través del software Synapse, donde podemos elegir los efectos de iluminación y colores. Esta iluminación RGB rodea la alfombrilla en su contorno, por lo que es menos presente que en otros productos, pero deja un acabado sensacional que funciona muy bien con ese diseño oscuro y solemne.

Después de todas las alegrías, toca sacar a relucir su mayor pero, y es que el combo de Razer Mamba + Firefly HyperFlux tiene un precio que ronda actualmente los 230 €, por lo cual los bolsillos menos pudientes lo tendrán fuera de su alcance. Pero aún así, debemos entender la tecnología que se precisa para haber eliminado por completo su batería y poder hacer uso de forma inalámbrica sin ningún tipo de problema.

El combo de Razer Mamba + Firefly HyperFlux es una auténtica maravilla a la que pocas pegas puedo sacar. Su rendimiento es sensacional, además de las posibilidades de configuración que nos permite Synapse. Tanto el Mamba, que ya nos dejó unas fantásticas sensaciones en el análisis que realizamos a su versión sin cables; como la alfombrilla, que resulta cómoda, amplia y fantástica a la hora de realizar cualquier tarea.

Lo único que podríamos destacar negativamente es su precio, el cual es una inversión enorme que no todos los jugadores podrán permitirse o, simplemente, sabrán aprovechar para un uso más modesto. También la incapacidad de usar el ratón fuera de la alfombrilla de forma inalámbrica, limitándose solo al cable que usaremos en momentos terriblemente puntuales, o por rotura de la alfombrilla.

Pero, como os decíamos, todas estas pequeñas puntillitas no son más que pequeños fallos en un producto que me ha dejado encantado y ha derribado todos mis prejuicios sobre la tecnología inalámbrica.

Razer Mamba + Firefly HyperFlux

Diseño
Rendimiento
Calidad/Precio

Una auténtica revolución que se deshace de baterías y autonomías para traernos un ratón que no necesita ningún tipo de carga. La alfombrilla es amplia, deslizante y cómoda, mientras que el ratón es ligero y muy personalizable. Su gran "pero" es el precio, muy elevado.

User Rating: 5 ( 1 votes)
Etiquetas

Enrique Gil

Amante de las buenas historias, de aquellas que te despiertan sentimientos que solo un buen videojuego consigue. Un eterno fan de juegos como Dark Souls, la saga The Witcher y de los juegos de TEAM ICO, en especial, Shadow Of The Colossus.

Actualidad

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar
X