Artículos

Las suscripciones y el juego en streaming llegan para quedarse

El futuro que nos beneficia a todos

A lo largo de estos últimos treinta años la industria de los videojuegos se ha visto afectada de diversos cambios, sobre todo en la parte en la que adquirimos y disfrutamos de los mismos.

Recuerdo ir a las tiendas a comprar un juego de cassette para el Amstrand CPC, que hoy sé que era muy caro, algo que se entendía por la poca periodicidad con la que acudía para comprar nuevos juegos. Este único sistema de distribución se mantuvo durante muchísimos años donde tiendas especializadas y videoclubes prosperaban con la venta y alquileres de videojuegos.

Con el paso de los años y la tecnología también comenzaron a prosperar en España muchas revistas dedicadas a este sector, junto con el ocio en PC, donde solían atraer la atención de los potenciales lectores con demos, cintas en VHS y en alguna ocasión un juego antiguo completo. Estas eran las únicas formas de adquirir nuevos juegos, además de los conocidos intercambios entre amigos de la infancia.

PC fue la primera plataforma en dar un golpe sobre la mesa que, junto con la llegada de Internet en España como un servicio adictivo y novedoso, comenzábamos a consumir juegos a través de este medio (y también a disfrutar online del mismo). Con el transcurso del tiempo las estanterías dedicadas a juegos de PC fueron disminuyendo hasta quedarse en lo que vemos hoy, donde la rareza de ver a amigos comprar juegos físicos de PC se acota a excepcionales casos de coleccionismo.

Las plataformas de consolas no han sido ajenas a todos estos cambios, algunas primeras consolas coquetearon con el juego online y el acceso a Internet, pero no fue hasta la llegada de la anterior generación cuando realmente se hizo un estándar y una necesidad la conexión permanente a Internet para disfrutar de todo el potencial que este medio nos ofrece.

Todos estos cambios beneficiaron a la industria, ahora podemos obtener cualquier juego en cualquier momento, e incluso de desarrolladores sin apenas presupuesto que de no haber cambiado el sector no habríamos nunca conocido sus ideas e historias. Cabe señalar que gracias a estos cambios hoy nos inunda un catálogo de títulos tan inmenso que ni tan siquiera somos capaces de conocer, y mucho menos jugarlos.

Las estadísticas confirman el auge del consumo digital que avanza cada año en detrimento de los físicos rebasando ya en muchas plataformas el 50%, como es el caso de las plataformas de PC y Xbox.

Con un catálogo tan extenso y la nueva forma en la que consumimos este ocio la llegada de las suscripciones como Netflix y otras nuevas formas solo eran cuestión de tiempo que llegaran. Netflix comenzó a distribuir películas y series por Internet como una alternativa a su comercio físico, pero ha llegado a ser de tal magnitud que hoy es líder indiscutible.

Nadie se atrevería a decir que un servicio como Netflix no ha beneficiado a todos. Ahora por un pequeño precio tenemos acceso a miles de películas y series que se renuevan constantemente, además de contenidos exclusivos en la que la propia compañía invierte miles de millones todos los años. Los ingresos por la caída de las ventas en formato físico y las pérdidas de los estrenos en cines están siendo amortiguadas por su explotación online, ya sea por su inclusión en servicios en streaming o a través de contenidos de pago como los que ofrece Movistar+ y otras operadoras.

Este cambio tan importante en una de las industrias más importantes no ha sido ajeno al sector de los videojuegos. Sony fue la primera compañía en dar un paso adelante con su servicio de Playstation Now, el cual nos ofrece en una única suscripción acceso a un catálogo de más de 700 juegos para disfrutarlos tanto en streaming como en local, según el título y consola de ejecución. Luego fue Microsoft con su servicio Xbox Game Pass, al que bautizaron como el «Netflix de los videojuegos», el cual ofrece una suscripción con más de 200 juegos que se renuevan constantemente para su ejecución local. Por el precio de un juego novedoso dispones de 12 meses de acceso a cualquiera de estos servicios, ¿no es alucinante?

Esta evolución está en constante cambio y todavía no hemos visto el final del camino, ya que junto a estas suscripciones se abre paso la llegada del juego en streaming, al que todos los indicios señalan que será una nueva forma estandarizada de disfrutar de los videojuegos.

Con la evolución de la tecnología, y sobre todo con la velocidad en Internet, el juego en streaming está cada vez más cerca. Empresas como Google, Electronic Arts y Microsoft ya han anunciado sus propios servicios de juego «en la nube» (juego vía streaming).

Google, con su proyecto Yeti, hace unos meses mostraba músculo ejecutando nada más y nada menos que Assassin’s Creed Odyssey en PC por streaming a través del navegador Google Chrome. ¡A través del navegador Chrome! Cabe significar que el rendimiento y calidad mostrados en algunos vídeos fue excepcional.

Microsoft ha sido la última en dar a conocer sus pasos en esta área con su proyecto xCloud, el cual al parecer mostrarán en la GDC 2019 del mes de marzo. Según la descripción del propio evento, Xbox pretende lanzar su servicio de juego en streaming con absolutamente todo su catálogo de juegos digitales, estos son más de 2500 juegos actualmente si sumamos los juegos retrocompatibles en Xbox One. ¿Os imagináis tener acceso a un catálogo de más de 2500 juegos durante 12 meses por el precio de un único juego? Esto es a lo que Microsoft se refiere con la expresión «Netflix de los videojuegos».

Nintendo también ha movido sus fichas y actualmente ofrecen varios juegos para disfrutar vía streaming en su Nintendo Switch (Resident Evil 7 y Assassin’s Creed Odyssey), disponibles solo en Japón por ahora.

Todos estos cambios hacen que nos planteemos una nueva forma de consumir videojuegos. Nos ofrecen la oportunidad de disfrutar de una gran cantidad de juegos en cualquier lugar, a una calidad a la que estamos acostumbrados y por un precio muy competitivo.

Para la industria se abre una nueva opción respecto a la venta individual de títulos, que beneficia a muchas empresas que verían como una segunda oportunidad y alternativa de obtener ingresos a través de estos servicios. Hace algunos años se anunciaba esta nueva carrera y tardaremos algunos más en ver cuánto de lejos está la meta. ¿A vosotros que os parece la llegada de los servicios de suscripciones y juego en streaming?

Etiquetas

Eleazar Robaina

Apasionado de los videojuegos y principalmente de las sagas Resident Evil, Final Fantasy y Tomb Raider.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X