AnálisisSwitch

OlliOlli: Switch Stance – Análisis Switch

Kickflipping my way

Recuerdo que hace unos años, en 2014 para ser exactos, surgió un título para PlayStation Vita que dio un soplo de aire fresco al género del skateboarding, el cual andaba muy escaso de entregas, y a la consola de Sony. Este juego indie era OlliOlli, desarrollado por Roll7. Tras el llamativo éxito que tuvo el título y los numerosos ports que sacó para distintas plataformas, al año siguiente lanzaron una nueva iteración del juego para PlayStation 4 y Vita: OlliOlli 2: Welcome to Olliwood. Personalmente, no jugué a esos dos títulos en su momento, ya que no disponía de las consolas para disfrutarlos. Sin embargo, sí me generó curiosidad por saber qué era lo que hacía tan bien para que a la gente le gustase. Hoy tengo en mis manos OlliOlli: Switch stance, un recopilatorio de los dos títulos mencionados anteriormente para la consola de Nintendo. Sin más dilación, cojamos nuestros monopatines y comencemos a grindear todo lo que nos ofrece este pack.

OlliOlli: Switch Stance es un recopilatorio, cierto es. De todas formas, lo primero que observé fue que las mecánicas principales del juego permanecieron intactas en ambas versiones. Para los lectores que no conozcan su funcionamiento, OlliOlli nos sitúa en un nivel en 2D donde deberemos patinar. El objetivo principal es llegar a la meta intactos. Sin embargo, como todo skater que se precie, deberemos impactar a la audiencia con nuestros mejores trucos y filigranas durante el recorrido. Esto se traduce en una puntuación final al llegar a la meta. ¿Cómo obtener los máximos puntos posibles? Es sencillo, debemos ser creativos a la hora de combinar nuestros combos. El juego premia la realización extrema de combos y el riesgo enfermizo. Sin embargo, también exige mucho al jugador, ya que el título se mueve a gran velocidad y los reflejos para saltar y caer deben ser exquisitos; en caso contrario, nuestra puntuación mermará considerablemente o nos daremos de frente contra el suelo y tocará repetir.

Mi experiencia como skater es escasa: tuve un monopatín hace mucho tiempo. Sin embargo, recuerdo la relación amor-odio que sentía entre la frustración de fallar un truco y la satisfacción al ver que, tras muchos intentos, lo dominaba.

Salto en OlliOlli
Uno de los pocos saltos que me salió bien

La experiencia de OlliOlli es, sorprendentemente, igual. Al principio, te frustras al ver a tu personaje pegándose el porrazo del siglo porque no has sabido combinar los controles. Pero llega siempre un momento en el que dominas la pista y ves al mismo personaje brillar con la combinación de trucos y filigranas que tú has conseguido completar. Ese momento produce una satisfacción enorme y, lejos de querer pasar al siguiente nivel, te anima a arriesgarte más para obtener mayor puntuación.

A todo esto, se le suman retos para desbloquear las versiones difíciles de dichas pistas, diseñadas solo para verdaderos profesionales o locos de remate. Ah, y no nos olvidemos de las tablas de puntuaciones en línea, para ver quien es el mejor skater mundial.

Es cierto que OlliOlli 2, al tratarse de una iteración del original, introduce más trucos y los manuals para no detener un combo al aterrizar en el suelo. Además, introduce el multijugador local para darle más diversión a lo ya contado y piques interminables junto a los amigos. Sin embargo, queda claro que los desarrolladores aplicaron una máxima en el desarrollo del software: “Si algo funciona y gusta, déjalo como está”.
Además, estas se conservan con la misma frescura. No se notan obsoletas ni anticuadas, algo que suele suceder con la constante evolución del videojuego.

Ante esta conservación de mecánicas, es complicado ver el sentido de este pack. La mayor diferencia entre ambos títulos es el apartado visual y sonoro. Es curioso ver cómo se saca la evolución de este producto mediante la comparación de los dos títulos. Se nota que OlliOlli fue un videojuego cuyo objetivo era asentar y pulir sus mecánicas jugables. Artísticamente es correcto, con un pixel art cuidado y una banda sonora bien planteada en efectos sonoros, pero con un solo tema musical en bucle.

OlliOlli 2 tira la casa por la ventana y cambia radicalmente el apartado artístico. En este caso, vemos un estilo más plano, parecido a un cómic, más colorido y con una cantidad de efectos visuales mayor a los del título original. Igual pasa con la banda sonora, la cual dispone de más temas musicales y efectos sonoros con mayor calidad y pulido.

Salto en OlliOlli2Salto en OlliOlli para comparar con OlliOlli 2
Es posible que, por este cambio abrumador, quien escoja el pack acabará dedicándole más horas a la segunda entrega del juego. Además, es cierto que también ésta dispone de un mayor pulido en los controles, la interfaz de usuario y la navegabilidad entre menús, un aspecto muy defectuoso en el primer título.

De todas formas, aunque OlliOlli quede bajo la sombra de su secuela, nunca está de más su disposición para conocer las raíces y prioridades de un videojuego, algo que los estudiantes de desarrollo valoramos enormemente para aprender sobre decisiones de diseño e iteraciones.

Poco más se puede comentar acerca de este pack de títulos, ya que existen muchos comentarios y análisis de estas dos entregas. Sin embargo, maldito de mí que lo probé mientras escribía este análisis, descubrí el verdadero potencial de OlliOlli ayer mismo, cuando cogía un autobús para realizar un largo y cansino desplazamiento. En un intento por vencer mi aburrimiento y mis pocas ganas de trabajar entre horas, cogí mi Nintendo Switch y empecé a jugar al título en cuestión. En menos de lo que me había imaginado llegué a mi destino. El tiempo se me había pasado volando realizando kickflips y ollies. Además, el amigo que venía conmigo se interesó por el título y estuvimos jugando al multijugador durante la vuelta, donde nos pareció que la cansina hora y media que duraba el trayecto se había quedado corta.

Con ello, descubrí que OlliOlli es un título que saca su mayor potencial en la versión portátil de la consola y que, además, está enfocado para un público que realiza desplazamientos largos y quiere disfrutar de un juego con mecánicas sencillas y retos rápidos.

Además, las sesiones eran exactas, ya que jugar en exceso al título puede llegar a aburrir, debido a la repetitividad que éste acusa una vez ya jugado un tiempo.

La trucopedia de OlliOlli2
La trucopedia, nuestra gran aliada

OlliOlli: Switch Stance es un pack de videojuegos que casa genial con la premisa e intención de Nintendo Switch. No solo son dos juegos bien construidos, sino que, además, aportan horas de diversión y abundantes retos para aquellas personas que siempre buscan algo más para alargar su experiencia.

Personalmente no lo he disfrutado mucho, ya que no estoy acostumbrado a las mecánicas de estos juegos y, además, soy una persona con poca paciencia y alta tendencia a la irritabilidad cuando las cosas salen mal. Por otro lado, el hecho de que ambos títulos ofrezcan lo mismo y en cuanto se alargue un poco la sesión del juego pasen a ser tediosos me ha desconectado en numerosas ocasiones para volverlos a disfrutar.

Sin embargo, mi perspectiva no debe afectar a que estos títulos son de una calidad indiscutible y, además, todas las personas que deseen disfrutar de los juegos originales o, como yo, tengan curiosidad por saber cómo son, no quedarán decepcionados.

OlliOlli: Switch Stance

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

OlliOlli: Switch Stance es un pack de dos videojuegos que aprovechan a la perfección el formato de Nintendo Switch. Si eres una persona que le gustan los juegos de skate, las combinaciones de combos y puntos exageradas y, además, te gusta jugar en sesiones cortas o disfrutar de entretenimiento durante los desplazamientos, este es tu juego.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Antonio Ríos

Ingeniero Multimedia en proceso y aficionado al desarrollo de videojuegos. Amante del cine de nacimiento y fotógrafo a medias. La música, las bandas sonoras, la programación de motores gráficos y el diseño de niveles son mis ramas favoritas de todo este jaleo que son los videojuegos. Me he pasado el Paper Mario 2 siete veces. Parezco exigente, pero no lo soy tanto.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X