AnálisisPS4

JUMP Force – Análisis PS4

Antes de empezar, un poquito de historia, ¿os parece? JUMP Force es la última entrega de una larga lista de títulos que homenajea y reune a algunos de los personajes más poderosos y emblemáticos de la Shonen Jump, la cual lleva más de cincuenta años deleitándonos con varias de las obras más emblemáticas del manganime. Medio siglo de historia se merece un homenaje a la altura, ¿verdad? Pues sentimos informaros ya desde un principio que JUMP Force, a pesar de sus intentos por mostrarse refrescante y rompedor, no consigue estar a la altura de este aniversario ni de algunas de sus entregas pasadas. ¡Vamos con el análisis!

La premisa de JUMP Force no podría ser más simple: coger a los héroes y villanos más poderosos de la JUMP y ponerles a meterse de palos en el crossover más ambicioso hasta que Tetris conoció a Battle Royale, la forma de contarla no podría ser peor. Freezer, junto con otros villanos, están intentando unir los distintos mundos de la JUMP con el nuestro para gobernarlo y destruirlo (o destruirlos y gobernarlos, según les de) y en medio de uno de sus ataques a nuestro mundo, nuestro protagonista resulta herido de gravedad y para sobrevivir debemos ser resucitados como héroes. Tanto esto como la figura de Trunks como elemento de arranque de la trama recuerda demasiado a Dragon Ball Xenoverse 2 y vislumbra los inicios del que acaba siendo un guión poco ilustrado y simple. Desde aquí saltamos a un editor de personajes que, paradójicamente, resulta muy pobre en comparación al que encontramos en el propio Xenoverse. Aquí, en vez de poder escoger entre varias razas y crear un personaje único, lo que haremos será coger de aquí y allá distintos elementos de los personajes que ya están disponibles dentro del juego y crear una quimera humanoide que se convertirá en el/la protagonista de nuestra historia (Scooby consejo: si os hacéis un personaje femenino, intentad obviar lo malamente modelado que está de base, o no saldréis del editor jamás).

Ni siquiera el diseño de los enemigos por parte de Toriyama pueden salvar la trama de Jump Force

Una vez hecho nuestro personaje nos uniremos a la J-Force, una fuerza de élite formada por varios de los héroes más famosos de la JUMP y cuyo objetivo (cómo no) es detener a Freezer&Co. Pero la J-Force no es lo bastante poderosa para detenerles, por lo que será necesario viajar por todo el mundo y reclutar a nuevos aliados, algo que sobre el papel no está tan mal, pero que a nivel de jugabilidad se reduce a luchar contra multitud de clones malvados y heroes poseidos por la oscuridad (~RING~ ¿Sí? Ah, vale, se lo digo. Oye, que es Nomura y dice que no le robe su historia). Las 15 horas que nos puede llevar completar la historia principal pueden hacérsenos un poco cuesta arriba con esta estructura de la campaña que, si bien no es algo nuevo en el sector, se ve muy lastrada por unas cinemáticas bastante pobres y repletas de pantallas de carga, junto con un doblaje llevado a medias. Quizás si JUMP Force hubiese optado por un clásico del género shônen como organizar un torneo con los mayores luchadores de los distintos mundos y que a la mitad del torneo haya un plot twist habría conseguido algo mucho mejor que por lo que han optado esta vez.

La historia nos introduce también otro de los apartados que menos nos ha gustado del juego: el lobby. Al igual que en Dragon Ball Xenoverse 2, se trata de un gran espacio abierto que podemos recorrer con total libertad y en el que se encuentran repartidos los distintos modos de juego y las tiendas para personalizar a nuestros personajes. Su principal reclamo se centra en que, a medida que nos movemos por la base, podemos retar a cualquier otro jugador con el que nos crucemos, pero lo cierto es que no hemos encontrado tantos jugadores en nuestra partida, y el escenario es tan amplio y tedioso de recorrer que la verdad es que habríamos preferido el clásico Menú de Inicio en su lugar.

Al contrario que la historia, el sistema de combate sí ha sido algo bastante disfrutable. Los controles son sencillos e intuitivos y permanecen invariables aunque cambiemos de personaje, por lo que en apenas dos o tres combates ya sabremos todo lo que necesitamos saber a un nivel básico y se facilita mucho el camino a los neófitos. Eso sí, si queremos dominar realmente este título, deberemos estar atentos a los pequeños detalles que aparecen tras bastantes combates más. Desde la propia selección de luchadores para nuestro equipo, deberemos tener muy claras cuáles son nuestras preferencias en cuanto a estilo de juego, la forma en que deseamos llevar la batalla y las posibles combinaciones con las que nos pueda aparecer otro jugador y cómo responder ante ellas. Los combates se desarrollan en grupos de 3 vs 3, y si bien los controles son los mismos para todos los luchadores y las combinaciones pueden parecer repetitivas, lo cierto es que cada luchador tiene un estilo en el que destaca más, y el conocerlo y saber explotarlo puede ser lo que decida el resultado del combate.

Recuperando el ejemplo que utilicé en mis Primeras Impresiones de JUMP Force, si comparamos a Ichigo (Bleach) y Gon (HunterXHunter) no tardaremos en darnos cuenta de que, aunque los controles y mecánicas sean los mismos en ambos personajes, cada uno funciona de una forma diferente, y que mientras que Ichigo es capaz de controlar todo el escenario con sus ataques a larga distancia, Gon necesita estar cerca de su rival si quiere encajarle alguno de sus golpes más poderosos. Del mismo modo, Rukia (Bleach) y Yami (Yu-Gi-Oh!) cuentan con ataques que esperan a que el rival se abalance sobre ellos para tenderles una trampa que les inmovilice unos segundos y aprovechar ese momento para lanzar su Ultimate. Es cierto que el sistema no dispone de la misma profundidad que otros, pero eso tampoco le reduce a un machaca botones sin sentido.

El juego busca ser ante todo un espectáculo visual, con todas esas explosiones y efectos tan cuidados, y un sistema de combate aparatoso dificultaría conseguir esa sensación de estar viviendo esas grandes batallas que hemos visto una y mil veces.

Esta complejidad en el correcto uso de los personajes y los distintos estilos de cada uno también se trasvasa a lo que es el combate por equipos, donde hasta el orden en que elijamos a nuestros luchadores importa. En mitad de la pelea, a nuestro luchador podrá asistirle justo el que venga detrás de suya, bien para prolongar un combo, aturdir a nuestro rival o escapar de sus ataques, y no todos asisten de la misma manera, por lo que una vez más es preciso conocer bastante bien a nuestros luchadores para sacarles el mayor partido posible.

Pese a todo esto, no puedo decir que el combate sea totalmente distinto con cada personaje, ya que varios de ellos tienen sets de combos practicamente idénticos, y el escoger entre uno u otro acaba siendo más una cuestión de gustos personales que un factor estratégico. Y ya que hablamos del roster, si bien la inclusión de Yami o Dai fueron sorpresas inesperadas, lo cierto es que en general hablamos de un reparto bastante falto del carisma y variedad de entregas pasadas. Las tres firmas principales (Dragon Ball, One Piece y Naruto), por ejemplo, a pesar de ser las que cuenten con un mayor número de personajes, estos son bastante cuestionables (¿Kaguya? ¿En serio?) y el resto (cada una con sus más y sus menos) no se salen de lo más básico, cuando cada una de ellas tiene personajes realmente memorables. Y, por supuesto, que en un juego con cuarenta luchadores solo haya tres personajes femeninos resulta cuando menos inquietante y esperamos que lo tengan en cuenta cuando incluyan nuevos personajes descargables.

Lo cierto es que el modo online de JUMP Force sí ha sido una sorpresa agradable, tanto por lo que es el modo en sí como por lo animada que estaba la comunidad de jugadores (al menos durante los primeros días), y es que a diferencia de lo que ocurría durante las Betas, el online ahora va mucho más fluido, sin tirones ni caídas de frames. El modo online dispone tanto de combates amistosos como de un modo ranked, que serán donde realmente pongamos a prueba nuestras habilidades. Y es que la IA del juego puede alternar entre dos opciones: o ser un simple saco de boxeo en el que desfogarnos y tener una falsa sensación de superioridad, o ser directamente injusta y encerrarnos en una sucesión de combos de la que no podremos salir. En contraposición a esto, en el modo online encontraremos toda clase de luchadores, desde los más agresivos, capaces de encadenar perfectamente un combo tras otro, hasta los más defensivos, capaces de leer todas nuestras jugadas y esperar al momento en que no tengamos estamina para castigarnos sin piedad. No llega al nivel de otros juegos como Smash o FighterZ, pero aún así es algo bastante disfrutable.

Y como decíamos antes, otro de los aspectos que más nos ha gustado del online ha sido su comunidad. En

A medida que progresemos en el juego, podremos conseguir nuevos objetos, atuendos y técnicas para personalizar a nuestro avatar

varias vueltas por Internet encontramos varios canales de YouTube jugando al competitivo de JUMP Force y explicando de forma muy detallada cuáles eran sus Equipos Principales y por qué, así como otra tanda de vídeos con Tips/Consejos avanzados para las peleas, y me encantó. Esta retroalimentación demuestra que el juego, o al menos lo que concierne al combate, no está tan mal y que hay gente dispuesta a darle una oportunidad y a disfrutar con el juego, lo cual me parece un grandísimo detalle.

La verdad es que JUMP Force ha sido una sorpresa tanto para bien como para mal. Yo mismo concluía mis Primeras Impresiones a las que me refería anteriormente muy contento con todo lo que había visto, especialmente con el apartado gráfico y la atención con la que se habían recreado a cada uno de los personajes, y lo cierto es que si el roster hubiera sido más acertado y la historia hubiese cuidado más su trama y las animaciones, el resultado global me habría parecido mucho mejor. En su lugar, el JUMP Force que nos ha llegado parece un producto hecho con prisas y que se ha visto forzado a lanzar parches para corregir quejas y errores desde el mismo día de lanzamiento oficial del juego.

En lo que se refiere a los combates y a pasar un buen rato jugando con un amigo cumple bastante bien, pero en cuanto empiezas a ahondar o te metes en su modo historia, salen a relucir bastante sus carencias. Su principal fallo no es ser tanto un mal juego, como el haberse quedado a medias de lo que se esperaba de este título, siendo una de las primeras decepciones del año.

JUMP Force

Puntuación Final - 6

6

Interesante

JUMP Force es un título de lucha que parecía prometer un resultado mucho más rompedor de lo que al final ha sido. Pese a que el sistema de combate es entretenido e impresiona con sus grandes efectos, la animación, el doblaje y otros muchos detalles del juego resaltan su falta de pulido.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Jorge Serrano Cañero

Yo he visto cosas que tu ni creerías... He vencido a hordas de zombies en el Viva Piñata. He ganado la Copa Champiñón a lomos un chocobo. He completado la trilogía de The Witcher a base de Flipendos. Y he recorrido Shadow Moses con un traje de luces por una apuesta... Todo para que al final mi princesa estuviera en otro castillo ¯_(ツ)_/¯

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X