AnálisisSwitch

Elli – Análisis Switch

El tiempo se acaba

El género de las plataformas está lleno de obras maestras. Desde el fontanero bigotudo al pequeño saco de carne, son muchos juegos los que apuestan por los saltos y las plataformas para intentar hacerse un huequito dentro del sector. Ya sea apostando por la dificultad, por mecánicas diferentes o por un apartado artístico llamativo; este género es uno de los más antiguos y más prolíficos de nuestra industria. Y Elli opta por tener un apartado artístico llamativo para atraparte en su mundo de plataformas y puzles.

El estudio sueco de Bandana Kid es el responsable de Elli, un juego que combina las plataformas y puzles con una historia muy sencilla. El día de su 600 cumpleaños, Elli se toma un pequeño descanso de su trabajo como guardiana de los cristales temporales, lo que aprovecha Ghasti para robarlos y convertirse en la nueva guardiana. Pero Ghasti es una irresponsable que no es capaz de controlar el poder de los cristales, por lo que nos tocará ir tras ella para recuperarlos y evitar que el mismísimo tiempo se resquebraje y acabe con todo el pueblo de Mandrágora.

Elli será nuestra protagonista, y las herramientas con las que contaremos para la aventura son su poderoso salto, la capacidad de coger y lanzar pequeños objetos y su bastón de guardiana. Este bastón tendrá la opción de revelar plataformas ocultas dentro de su área de acción así como parar los proyectiles que vengan hacia nosotros. Todo el juego girará entorno a estas tres mecánicas, complicándose y añadiendo nuevos retos progresivamente. Al comienzo solo tendremos que saltar y evitar las caídas de templos en ruinas, pero conforme avancemos nos encontraremos en laberintos subterráneos llenos de trampas, o un volcán en plena erupción. En estos primeros templos el camino es muy claro y marcado, pero conforme se acerque el final el diseño de los niveles se vuelve mucho más orgánico con caminos no tan claros, dando la sensación de que realmente te las estás ingeniando para avanzar.

Captura de Elli en un puente.
El apartado artístico es reminiscente de la saga Zelda.

La cámara estará fija en una vista casi isométrica, pero cambiará en algunos puntos concretos de la aventura tornando al juego en casi un plataformas en dos dimensiones. Elli solo tendrá un salto en el mundo real, pero tendremos algunas pequeñas fases en las que entraremos en un dimensión en el que el tiempo está alterado, por lo que podremos ejecutar un doble salto e incluso “parpadear” cual Tracer de Overwatch para avanzar una cierta distancia.

Siendo un juego centrado casi exclusivamente en las plataformas es lógico que su mayor punto fuerte sean estos niveles y su diseño. Empezando por el acabado artístico, que recuerda a entregas de la saga The Legend of Zelda como The Wind Waker en sus zonas costeras y templos o el propio Breath of the Wild en sus mazmorras más mecánicas y tecnológicas, para terminar con el diseño de sus últimos niveles. Como ya se ha dicho, a partir del ecuador del juego el diseño se vuelve mucho más orgánico en ciertas zonas, en concreto en el laberinto, dando la sensación real de que estás atrapada ahí abajo y te las estás ingeniando para encontrar un camino por el que salir saltando por zonas que no han sido pensadas para eso.

Captura de Elli en una mazmorra.
Los puzles están a la orden del día a lo largo de Elli.

Además de las plataformas, a lo largo del juego encontraremos pequeños puzles que no supondrán un mayor reto más que dotar de cierta diversidad al juego. Placas de presión donde dejar un objeto, paredes destructibles con bombas, interruptores que activar en cierto orden… Todo lo que podáis imaginar que habría en una mazmorra tradicional de The Legend of Zelda lo encontraremos en Elli. Sin intención alguna de que sea algo negativo, son mecánicas básicas que son funcionales y divertidas a pesar de su sencillez.

Como buen plataformeo no pueden faltar los coleccionables. En este caso hay dos, unos cristales muy similares a las rupias de, sí, otra vez, The Legend of Zelda, que tendrán distinto valor dependiendo de su color, y unas monedas verdes mucho más escasas que estarán más escondidas. Ambos servirán para comprar en las tiendas diferentes atuendos para Elli; los cristales nos permitirán cambiar de túnica y bastón, mientras que las monedas nos dejarán comprar distintos sombreros. Las monedas no suelen representar un gran reto de obtener y general se quedan en una mera anécdota junto a todo el sistema de tiendas.

Captura de Elli con Ghasti hablando.
Es de agradecer que esté traducido al castellano.

Mencionar también que cuenta con una traducción al castellano notable que, a pesar de contar con algunos errores, no es la típica realizada con traductores automáticos. Teniendo en cuenta que es un juego modesto es de agradecer que se preocupen por estos detalles.

A pesar de algunos errores visuales y decisiones cuestionables a la hora de mapear los controles, Elli es un plataformas digno aunque no llegue a la altura de las grandes obras, siendo consciente también de su presupuesto mucho más modesto. Tiene mucho potencial desaprovechado con respecto al uso del bastón y me hubiese gustado que hubiese más mecánicas que girasen en torno a las implicaciones temporales de la trama, pero entiendo que añadir más mecánicas habría demandado más tiempo de desarrollo y dinero. Si os gusta el género y, su apartado artístico tan “zeldero” os llama la atención, seguro que os hará pasar unas cuantas horas de lo más entretenidas. La primera incursión del estudio Bandana Kid es mejorable, sin duda, pero una apuesta más que digna dentro de la propuesta actual del género.

Elli

Puntuación Final - 7

7

Interesante

Un plataformas muy digno altamente influenciado por The Legend of Zelda. A pesar de algunos errores dado su limitado presupuesto es una apuesta recomendable dentro del género.

User Rating: 4.35 ( 1 votes)
Etiquetas

Daniel González

Tal vez os interese mi vida de filólogo, o tal vez no. En todo caso resulta que me gustan los jueguicos y a veces escribo sobre ellos. Beyond Good & Evil es lo mejor que ha dado este mundo.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X