Artículos

Cocina Geek, de Gemma Ballesteros y Héroes de Papel

Los videojuegos y la cocina siempre han mantenido una buena amistad, al fin y al cabo hay una relación causa y efecto entre todas esas acciones repetitivas y la recompensa final en forma de un plato cuya calidad dependerá directamente de nuestro talento. Quizá sea por eso que aparte de los videojuegos desde pequeño siempre me haya sentido atraído por la cocina. Más de una vez les dije a mis padres que de mayor quería ser cocinero, y desde muy joven que dominé uno de los platos tradicionales de mi familia: las crepes.

En el otro lado de esta peculiar pareja podemos ver como muchos juegos cuentan con minijuegos en los que debemos cocinar deliciosos platos, como el reciente Kingdom Hearts 3, o directamente videojuegos centrados en ello, como la popular saga Coocking Mama (¿para cuándo uno en Switch?). Y no puedo terminar esta introducción sin mencionar Final Fantasy XV y sus deliciosos platos en gloriosa Alta Definición®. Como dijo una amiga mía: “si hubiesen dedicado el mismo esfuerzo en darle un mínimo de personalidad a Lunafreya que a crear unas patatas fritas HD, todo sería mucho mejor”.

Estofado en Final Fantasy XV
¡Maldito seas, Ignis!

Dicho todo esto, entenderéis que cuando vi que Heroes de Papel había publicado un libro de recetas inspiradas en videojuegos llamado Cocina Geek no me lo pensase mucho para querer tenerlo entre mis manos. Conocía ligeramente a su autora, Gemma “Rikkura” Ballesteros, principalmente de ver por Twitter muchas de sus recetas en diferentes cuentas oficiales como la de Koch Media, así como la calidad de los libros de Héroes de Papel contando con varios en mi poder, todo en este caso era un «win for all«.

Es un libro apaisado de tapa dura completamente a color. Abre con un prólogo escrito por Nacho Requena, director de la revista Manual, para a continuación empezar con una sección de utensilios que necesitaremos para hacer alguna de las recetas que hay en el libro. 54 recetas ambientadas en diferentes juegos populares, desde cupcakes de Metroid y Kingdom Hearts, diferentes panes sacados de World of Warcraft o Elder Scrolls e incluso cócteles y chupitos de Castlevania o Fallout.Receta de curry de chocobo, del libro Cocina Geek

Personalmente, aunque me ha encantado el libro, creo que cuenta con un error, y es que a veces no parece estar claro quién es el público que persigue. ¿Es un libro de cocina realmente? ¿O un recopilatorio para frikis y geeks? Me explico:

Las recetas cuentan con varias fotografías para ir indicando los diferentes pasos a seguir, y estos están bien explicados y con consejos para los que no tienen experiencia. Pero por otro lado, también cuenta con varios párrafos para ayudar en la ambientación, como unos supuestos efectos a nuestras estadísticas al tomar una porción. Al final, no termina aportando mucho salvo esbozar una sonrisa mientras lo leemos, y personalmente habría preferido que se aprovechase ese espacio para dar más información de la receta, como por ejemplo la dificultad.

En este tipo de libros siempre se empuja al lector a que se vea capaz a preparar cualquier receta, pero es que no es igual preparar unos cupcakes que una sopa de calabaza o unas macarons. Luego viene el momento en el que nos enfrentamos a la realidad y la receta cada vez se parece menos a lo que debería. Por experiencia propia, es algo que resulta frustrante y que más de una vez me ha hecho alejarme de los fogones durante bastante tiempo (baja autoestima aparte). Gemma se infravalora cuando trata las recetas como algo que cualquiera pueda hacer, ya que en esas ilustraciones de cómo deberían quedar hay un talento que pocos tenemos y que ella derrocha por los cuatro costados.

Es un pequeño detalle que he echado en falta, pero que a pesar de todo se compensa con unos textos largos y bien explicados por parte de la autora. Nosotros quisimos hacer una de las recetas para ilustrar este artículo, y evidentemente optamos por hacer una que coincide con el logo de la web: galletas Oreo Navi. Son, como dice el nombre, unas galletas Oreo bañadas en chocolate blanco con alas de caramelo.

Como podéis ver, cometimos un error que hizo que tuviésemos que repetir la receta (aparte del de plantearnos el hacer esto en un principio sin ser youtubers ni tener talento alguno para ello): en el libro pone entre los ingredientes que es muy recomendado un termómetro de repostería, e interpretamos el «muy recomendable» como «opcional». Dejando ese error, tengo que confesar que salió mejor de lo que pensaba: tal y como he dicho no tengo ninguna fe en mí mismo en cuanto a manualidades se refiere, pero la verdad es que quedaron muy decentes, y su sabor, aunque parecía que terminaría siendo demasiado empalagoso, era dulce en su justa medida.

Recapitulando, creo que es un libro perfecto y necesario para los que les gusta la cocina y se autoconsideran frikis o geeks. Su edición es perfecta y los consejos de su autora hacen que te animes con cualquier receta, aunque es importante entender que a pesar de seguir algo paso a paso incluso así puedes equivocarte. Algunos sencillamente somos torpes y, por muy buena que sea nuestra profesora, no tenemos remedio: la clave no está en el talento sino en seguir intentándolo. Si os interesa, podéis comprarlo en la web de Héroes de Papel, aprovechando que de regalo viene un set de cubiertos exclusivo.

Etiquetas

Adrián Laguna

Crecí viendo jugar a mi padre al Mario 64 y a mi madre al Banjo Kazooie... era obvio que esto de los videojuegos acabaría tirando de mi.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X