AvancesPC

Trópico 6 – Primeras Impresiones

Volvemos a la carga, señor Presidente

Trópico es una de esas sagas que todo el mundo conoce y seguro que ha jugado aunque sea solo una vez. Desde 2001, este juego de gestión y estrategia ha estado dando guerra con su sentido del humor satírico y delirante. Hace cinco años desde la última entrega y pese a que cambió de manos y esta vez lo lleva Limbic Entertainment, además de Kalypso Media, deciros que Trópico 6 ha vuelto con más fuerza que nunca.

Me gustaría aclarar que no tuve la ocasión de jugar a la entrega anterior a este, por lo que es posible que algunos detalles se me escapen, pero sin más dilación me gustaría presentaros todo lo que ofrece Trópico 6.

De primeras recalcar que como siempre podremos personalizar a nuestro todopoderoso presidente, eligiendo si va a ser hombre o mujer, qué ropas llevará (con algunas desbloqueables según ciertas misiones), así como sus rasgos, el punto más importante y que puede cambiar la partida desde el primer momento. Lo que sí podemos hacer en esta entrega es personalizar nuestro palacio. Es solo un poco de pintura, alguna estatua por aquí, una piscina por allí, pero hace que no sea un edificio estático más.

Personalización del palacio de Trópico 6
Nuestro palacio puede lucir espectacular ahora.

Seguidamente tenemos dos opciones para comenzar nuestra aventura en el trópico (o más bien tres, ya que el tutorial es lo suficientemente largo como para tenernos horas y horas ahí pegado).

Podemos elegir entre hacer misiones o ir por libre. En el caso de hacer las misiones disponemos de un total de quince, aunque solo algunas de ellas estaban desbloqueadas en la beta que hemos podido probar. Eso sí, en todas tendremos diferentes objetivos, diferentes islas, así como periodos de época distintos con sus respectivos grupos de aliados y enemigos. Creo que es una forma divertida de continuar con la estrategia, proponiéndonos un reto cada vez más difícil. En cualquier caso tendremos tres modos de dificultad (fácil, normal y difícil) en los que cambiarán los recursos, así como rutas comerciales o el tipo de población.

En el caso de elegir la otra opción, que es la de comenzar una aventura desde cero, tenemos que elegir la opción de Paraíso Tropical. Con esta opción tendremos al alcance nada más y nada menos ¡y nada más! que 31 islas, todas ellas totalmente personalizables. Como en la opción anterior, no hemos podido tener acceso a todas ellas, pero os aseguro que cada una es un auténtico paraíso. Desde playas de arena blanca llenas de cocoteros, a ciudades maya abandonadas, volcanes, catástrofes naturales, acantilados…

Elección de misiones de Trópico 6
Hasta 31 islas en el modo libre y 15 para las misiones.

La novedad de esta entrega de Trópico es que no solo tendremos el poder de una isla, sino que esta vez los mapas están compuestos por archipiélagos. Esto no solo hace un mapa más extenso, sino que podemos gestionar diferentes islas con diferentes recursos y estrategias. ¿Deseas usar la isla central como base política y un sustento para el pueblo? Genial. Pero recuerda que esa pequeñita isla alejada de miradas indiscretas puede ser el mejor lugar para la plantación de ron que venderás a tus vecinos para llenar tus propios bolsillos.

Todo esto me lleva a la construcción. Como ocurre en entregas anteriores, hay multitud de opciones, aunque esta vez parece que se han simplificado un poco más y reorganizado, siendo muchísimo más fácil comenzar a gestionarte. Pero eso no quiere decir que sea sencillo, ya que tenemos muchísimo que hacer.

Desde lo básico que es la construcción de un puerto hasta una academia de espías con sus respectivas misiones. También tendremos los trabajos conectados, es decir, si queremos una fábrica de ron primero tendremos que tener una fábrica de azúcar. Esto a la larga será importante, ya que los productos secundarios tendrán mayor valor a la hora de comerciar con el exterior, buscando rutas comerciales favorables para nosotros, por supuesto. También muchos de los edificios que podemos conseguir son a base de planos, estos los podremos tener una vez completemos misiones o también comprándolos por un módico precio.

Curtiduría, negocio secundario de Trópico 6
Los negocios secundarios serán la base para ampliar los ingresos.

Y aquí tenemos las construcciones más importantes de esta entrega, que son las calas piratas, las guarniciones de soldados, las academias de espías y los centros de operaciones cibernéticas. ¿Para qué sirve todo eso? Para conseguir aquello que nos volvió locos a todos con su tráiler: robar los monumentos históricos más importantes. ¿Quién no quiere tener la Casa Blanca en el jardín trasero?

Aunque no todo es robar monumentos, también podremos usarlos para conseguir alimentos o académicos, por ejemplo, para cubrir altos puestos en algunos trabajos. Todo esto se va añadiendo a una cola de acción por lo que no tenemos que preocuparnos constantemente.

A lo largo de nuestra presidencia en la isla viviremos diferentes épocas, si es que duramos en el cargo lo suficiente, si los rebeldes no nos matan o la oposición no nos echa del cargo. En una partida normal podemos comenzar con la época colonial, y pasaremos por las guerras mundiales y la guerra fría hasta llegar a los tiempos modernos. Cada una de estas épocas tendrán sus diferentes bandos políticos y edificios a los que acceder.

Gestión de bandas de Trópico 6
Las calas piratas, por ejemplo, nos ayudarán a robar los mayores monumentos.

En otro orden de cosas, tendremos que tener especial atención a las relaciones con otros países, y esto se consigue gracias a las rutas comerciales sobre todo, aunque puede ser un pequeño caos al principio por no saber exactamente qué puede necesitar o no el país o qué comercio puede ser más beneficioso a la larga; la experiencia lo es todo.

Mi consejo es preocuparte primeramente por el pueblo. Es lo que se supone que tiene que hacer todo buen presidente… ¿no? Es por ello por lo que tenemos varios gráficos para observar la felicidad de nuestra gente. Es posible que estén descontentos con sus condiciones laborales, sus chavolas o simplemente porque hay pocas tabernas para tanta gente. Es aquí donde el carácter de gestión saldrá a la luz, pudiendo despedir o contratar gente, construir mejores casas o espectáculos, reduciendo el vandalismo con buenos discursos… o simplemente comenzar a matar a aquellos que estén en desacuerdo con tu regim… digo, democracia.

Además, una parte importante aquí son los edictos, como siempre ha ocurrido en Trópico, pudiendo elegir qué tipo de gobierno queremos.

En cuanto a gráficamente no hay demasiados cambios respecto a otras entregas. Si bien es cierto que el movimiento es bastante fluido, Trópico 6 no presume de ser un portento gráfico, sino más bien de dar múltiples opciones. Eso sí, la banda sonora como siempre cumple con creces y es para mí un goce construir y dirigir al ritmo de salsa.

Misiones secundarias de Trópico 6.
Los bandos de cada facción que haya en la isla nos irán proponiendo tratos, en nuestra mano está aceptar o no.

Está completamente en español, aunque seguramente debido a la beta y que aún le queda pulido hay ciertas cosas que no están traducidas. O bien de repente mi jovial presidente era un ser invisible por las calles de mi ciudad. Otro punto flaco podrían ser los ciudadanos, que no son nada especiales, pero en esta saga tampoco han sido muy importantes.

Está claro que cuando Trópico 6 vea la luz ha de ser una compra obligada para todos los amantes de la saga. Con nuevas opciones muy divertidas, un sistema de gestión algo más intuitivo y multitud de islas y misiones para que nuestro paso por el trópico no termine siendo aburrido en poco tiempo.

Con el gestor de city-builder que tiene esta entrega, llegando a tener incluso aeropuertos y teleféricos, porque, aunque no lo he mencionado, queda claro que el turismo es un bien querido por cualquier ciudad costera que quiera ampliar sus ingresos, y todo ese plus hace que Trópico 6 sea cada vez más grande.

Sin duda, con esta entrega tenemos Trópico para rato.

¡Que no te derroquen, Presidente!

Etiquetas

Cristina J. Lerena

Filóloga a ratos libres y jugadora casi a tiempo completo. Me gustan los juegos de rol, las aventuras gráficas, los mundos abiertos y las alitas fritas.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X