AnálisisSwitch

JackQuest: The tale of the sword – Análisis Switch

El héroe con la espada maldita

Hoy analizo la versión para Nintendo Switch de JackQuest: The tale of the sword, el nuevo videojuego de NX Games. Este videojuego me ha supuesto dudas a la hora de determinar un veredicto final, esa nota que tanto se espera al final de todo este texto. ¿Qué razones me han llevado a esta problemática? Las descubriremos mientras avancemos por el análisis.

Jack lleva a su amada, Nara, a un bosque para confesarle sus sentimientos. Esta, al ver toda la naturaleza que la rodea, se siente inspirada y empieza a cantar una canción. Sin embargo, esta melodía tan bien cantada, por algo es la amada del protagonista, atrae a un villano que la secuestra, no sin antes dejar un agujero por si acaso alguien desea visitarle. Jack se arma de valor y entra en la oscura caverna oculta tras el agujero. Nada más caer, el protagonista conoce a Kuro, una espada maldita por el mismo ser que Jack busca. Juntos comienzan una aventura para salvar a Nara y romper la maldición.

Este breve resumen es lo que conocemos como el macguffin de la aventura, el motivo por el que nuestros personajes avanzan. Pese a ser simple y arquetípico, este funciona y da un comienzo magnífico a la expedición. Sin embargo, la historia no se desarrolla más allá de lo comentado.

Cinemática inicial de JackQuest
Dentro de nada van a tener una visita sorpresa.

La razón principal es porque el juego dura tres horas. Con tan poco tiempo es evidente que una trama no esté elaborada. Esto se nota en el desenlace, el cual es precipitado y carente de sentido, debido a que no se nos prepara para la acción que sucede al final. Tampoco es que necesite una trama compleja con giros de guion y drama desenfrenado. Pero, por ejemplo, ha habido una oportunidad desaprovechada con Kuro, del que no sabremos absolutamente nada aparte de que está maldito. Me he quedado con ganas de saber cómo había llegado hasta ahí o también observar una pequeña progresión en la relación entre Jack y él. Igual me he quedado con el villano de la historia, otro del que no se sabe nada, solo que es malo y hay que propinarle una paliza. En conclusión, JackQuest tiene un buen pistoletazo de salida, pero posee elementos enriquecedores para la narrativa y no se han aprovechado, dejándola vacía y sin sentido.

JackQuest es un metroidvania. Toda la acción se desarrolla dentro de la caverna, la cual exploraremos y su rango de exploración se ampliará a medida que obtengamos objetos o habilidades. Con el diseño de niveles no hay ningún problema, está bien planteado y sí se siente esa expansión y descubrimiento tan conocida en el género. Sin embargo, he hallado serios problemas con su dificultad. Y no hablo de la buena dificultad. La cámara es el primer elemento conflictivo. Esta no ayuda a la hora de saltar al vacío en un agujero. En la mayoría de ocasiones quedaremos vendidos a nuestra suerte.

Por otro lado, el juego casi nunca compensa bien los daños que quizá hayamos recibido mientras superábamos un desafío, por lo que la dificultad de aquello que se nos avecine aumenta exponencialmente. Pese a que el juego es generoso con los puntos de guardado, no evita el lastre de que varias zonas se convierten en repetir a base de morir y memorizar. En lo jugable, el título cumple. Sus mecánicas son sencillas. Jack saltará y se deslizará por las paredes. El control es impreciso en ciertas ocasiones, aunque yo no lo he notado en exceso.

Por otro lado, usaremos a Kuro para combatir. Dispondremos de un ataque básico y, si gastamos gemas, otro especial, el cual nos protegerá además de recibir daño. A esta base se le suman otras habilidades que descubriremos a medida que exploremos el mapa. Todo esto, a su manera, funciona y se pasa un rato agradable.

Ataque especial del jugador
El devastador ataque especial de Kuro.

A pesar de ello, su escasa duración hace mella sobre la jugabilidad y me ha dejado con ganas de más. El juego se esfuerza por picar la curiosidad del jugador e introduce objetos como el arco para no caer en el tedio. Sin embargo, no explota lo suficiente el diseño de niveles y las mecánicas como para conseguir una experiencia completa. Yo he optado por buscar todas las mejoras de salud y gemas junto a las salas secretas, y me ha parecido insuficiente.

A esto se le añade que la dificultad de los jefes, excepto el primero, es baja. No suponen un reto mas allá de la primera muerte y, personalmente, siento que las mecánicas se podrían haber llevado a más en esta parte.

Pese a todos los fallos que posee JackQuest, reconozco que la faceta artística sí está trabajada. El juego está dibujado en un pixel art elaborado. Me ha gustado mucho la coherencia que tiene el diseño de la propia caverna junto a los distintos entornos que nos podemos encontrar en ella, no se siente como distintos escenarios juntados con calzador, todo tiene sentido y la exploración por el mapa no se nota artificial.

Por desgracia, no puedo decir lo mismo de la banda sonora. El juego tiene tres músicas: una para el menú, otra para los jefes y una última para el resto. Todas están bien compuestas y suenan correctamente, sin embargo, al final te acabas cansando de la melodía que suena mientras exploras y buscas en el menú cómo bajarle el volumen. Igual con los efectos de sonido. Los gritos de Jack a la hora de usar la espada no sé si asociarlos a un sonido retro o a una grabación de baja calidad. Lo que sí tengo claro es que chirrían bastante.

Jefe de la Araña en JackQuest
La araña, uno de los jefes que nos encontraremos por la aventura.

El gran dilema que tengo acerca de este título es que no sé si considerarlo un producto cerrado y completo.
Es cierto que, en sí, todo lo que se plantea lo realiza de forma correcta. Es posible que haya ciertas decisiones de diseño con las que no estoy de acuerdo, pero es algo más personal. El juego es jugable, y no tiene ningún bug grave.

Sin embargo, su escasez de contenido, mecánicas y narrativa me hacen considerarlo más un prototipo jugable bien acabado que un juego. Tiene buenas ideas y mecánicas interesantes, pero no son suficientes como para poner el producto a la venta. Agradezco que haya habido honestidad y el juego no sea caro, por seis euros lo podéis obtener. Sin embargo, incluso por ese precio, creo que se le debería exigir algo más. Ahora bien, viene mi pregunta: ¿Más contenido habría supuesto que el juego hubiese sido mejor? No lo tengo claro, ya que tengo serias dudas de que sus mecánicas, junto a algún aliciente, hubiesen aguantado más horas de contenido sin caer en la repetición y el tedio. Aunque también se podrían haber tomado riesgos en lo narrativo, ya que se disponía de recursos suficientes para ello.

Sin embargo, tampoco soy justo si hundiese este juego a base de críticas destructivas, ya que en los créditos se puede observar que JackQuest es una obra realizado prácticamente por un único autor. De todas formas, hay que tomar una decisión y concluir este análisis: JackQuest es un título que carece de las condiciones y recursos necesarios para considerarse un producto destacable. Sin embargo, es un cúmulo de buenas ideas y planteamientos que, si se les da una iteración, tienen potencial para lograr un producto más que notable.

JackQuest: The tale of the sword

Puntuación Final - 5.5

5.5

Correcto

JackQuest es un título con buenas ideas y planteamientos narrativos interesantes. Sin embargo, su escasa duración junto a algunas decisiones de diseño cuestionables, lo convierten en un juego que puede ofrecer mucho más de sí.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Antonio Ríos

Ingeniero Multimedia en proceso. Amante del cine palomitero de nacimiento y fotógrafo a medias. También me interesa todo lo relacionado con la música y bandas sonoras. Con que un videojuego tenga una historia interesante y sea divertido de jugar, a mi ya me tiene ganado.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X