AnálisisPC

Jon Shafer´s At the Gates – Análisis PC

Sobrevive. Construye. Conquista.

No puedo contar las horas que he echado a Civilization V. Tardes y noches en partidas casi interminables jugando de forma diferente cada vez. Por eso cuando me llegó la oportunidad de analizar este juego, creado por el mismísimo diseñador jefe de Civilization V (Jon Shafer, por si había alguna duda), no pude resistirme.

En Jon Shafer´s At the Gates, el cual me referiré a el a partir de ahora como At the gates por razones que considero obvias, estaremos al control de un pequeño poblado de los años oscuros. Nuestro objetivo será conseguir de una forma u otra ser capaces de plantar cara al imperio romano.

Para esto tendremos que dirigir nuestro poblado y sus diferentes clanes. Y sí, digo poblado porque, al contrario que Civilization V, aquí solo tendremos una capital que tendremos que ir expandiendo, consiguiendo todo tipo de recursos.

Los clanes son los que nos permitirán lograr esto, ya que serán las familias que viven en nuestro poblado y cumplirán diferentes oficios, desde unidades militares a recolectores, cazadores, oficios sociales… Cada uno nos proporcionará algo diferente. Pero para conseguir estos oficios antes tendremos que investigarlos en nuestro árbol tecnológico.

Árbol genealógico de At the gates

Así en nuestros primeros años el objetivo será sobrevivir y conseguir localizar un buen lugar donde asentar nuestro poblado, ya que al principio seremos nómadas. Después ya podremos pensar en la expansión y plantar cara al imperio romano.

At the Gates no es un juego fácil. Mejor dicho, At the Gates es uno de los títulos más difíciles que he jugado en mi vida.

Es muy fácil perder una partida en este juego. Tu pueblo puede quedar atrás en cuestión de unos turnos, o morir de hambre, o ser conquistado sin parar por facciones enemigas. Todos estos peligros son constantes y todos ellos pueden acabar con la partida.

Hay un problema en esta dificultad, y es que no se siente justa. At the Gates tiene demasiadas mecánicas, las cuales hacen el juego mucho más complicado de lo que aparenta a simple vista. Desde las raciones que tienen que llevar nuestras tropas al explorar, pasando por las decenas de oficios diferentes, las políticas, los diferentes puntos estratégicos de recursos, las diferentes estructuras…

Todo esto requerirá que pensemos todos nuestros movimientos con antemano y planifiquemos pensando en varios turnos en el futuro. Hay momentos en lo que todo encaja y es mágico, pero en la mayoría de ocasiones me he encontrado perdido y sin saber exactamente qué ha ocurrido.

Creo que el gran problema de este título se divide en dos: el tutorial, y la interfaz gráfica.

Mapa de At the gates

Todo juego necesita un tutorial, y cuanto más claro y dinámico sea mejor para el jugador. Los de estrategia en especial necesitan uno aún más profundo, por la gran cantidad de conocimientos del juego que requieren.

El tutorial de At the Gates es por desgracia demasiado denso, ya que todo el tutorial de este juego se compone de ventanas de textos. Muchas y muchas ventanas de textos. Cuando quise aprender a jugar tardé una hora en leer todos los contenidos del juego, y hay muchos problemas en un tutorial así.

El primero y más evidente es que es imposible acordarse de todas las reglas. Y aunque se puedan consultar en cualquier momento, es un dolor de cabeza parar cada cinco minutos a leer texto. El segundo es que si no haces que el jugador aprenda a través de la práctica y termine perdido en mitad de la partida sin saber muy bien qué hacer o qué esta ocurriendo.

Luego llegamos al siguiente problema. Una vez  empezamos a entender cómo jugar nos encontramos otro problema, que el juego no sabe expresar qué está ocurriendo en pantalla.

El otro gran problema de At the Gates es que su interfaz gráfica a veces falla y se siente incompleta. Es posible que otra facción nos asalte alguna estructura o nuestra propia central y el juego no nos avise. Quizás alguien se muere de hambre y no nos lo comunica, y en relación de políticas también hay sucesos que el juego por algún motivo no nos lo comunica.

Mapa de At the gates

Esto puede llegar a ser un gran problema, aunque por suerte en un futuro (esperemos) sea solucionado con diferentes parches. Que cometamos errores por culpa del juego nunca es algo bueno y puede ocasionar al jugador impotencia y ganas de dejarlo.

Estos dos factores hacen que se me haya hecho muy difícil jugar al título y darle la oportunidad que se merece, pero al fin y al cabo son problemas de diseño del juego y deberían considerarse en cara a este análisis.

No quiero que parezca que At the Gates sea un mal título. Su apartado artístico aunque simple es muy atractivo y ligero para la vista, la banda sonora está bien y, lo más importante de todo, es divertido de jugar y se nota que se ha invertido mucho trabajo y tiempo en él.

Pero el problema está en que debido a lo que he comentado en otros puntos, no todo el mundo puede acercarse a este juego. Como he dicho, yo soy un fan de los juegos de estrategia y me ha costado horrores acercarme a este. Requiere mucha paciencia y tiempo, y creo que es una pena que al menos no disponga de un tutorial más dinámico y una dificultad que elimine algunas de estas mecánicas o las haga menos exigentes.

En conclusión, diría que At the Gates es un buen juego, pero solo recomendado para personas que sepan dónde se meten y estén dispuestos a sacrificar una cantidad muy considerable de tiempo en aprender las reglas de este título. Ojalá en un futuro estas cosas sean pulidas y podamos disponer de un juego mucho más accesible y entretenido del que tenemos ahora mismo.

At the Gates

Puntuación Final - 6

6

Interesante

Recomendado solo si sabes dónde te metes y tienes mucha experiencia en los títulos de estrategia. De otra forma sería mejor empezar por otro lado.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Regas

Jugando desde que era capaz de sujetar un mando. Amante de los RPG y la narrativa en general. Con suerte futuro diseñador.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X