AnálisisPC

Tales of Vesperia: Definitive Edition – Análisis PC

Uno de los juegos más queridos de la saga está de regreso

Hemos iniciado el 2019 con una prueba más del poder que las redes sociales tienen hoy día. Podrá parecer absurdo, pero es que en parte funcionan así. Por muy poco sentido que algo tenga, si alcanza ciertas cotas, en cuanto a viralización se refiere, todo el mundo termina siendo parte de dicho fenómeno. El primer ejemplo que se me ocurre de ello es el Ice Bucket Challenge, aunque dicha iniciativa tenía unos orígenes bien intencionados. El boom ocasionado por las redes sociales arrastró a prácticamente todo el mundo a ser parte del fenómeno.

En los inicios de este nuevo año nos hemos encontrado con una nueva cosa que ha terminado por ser tendencia, principalmente, en Twitter. Se trata del Ten Year Challenge. Una premisa muy sencilla: compartimos una foto nuestra del año 2009 y una de la actualidad para mostrarle al mundo lo que hemos cambiado. La popularidad que esta iniciativa alcanzó es tan grande que incluso una gran compañía del sector de los videojuegos se sumó a la moda. Se trata de Bandai Namco y, precisamente, lo hizo con el juego del que hoy hablamos: Tales of Vesperia.

La compañía mostraba una imagen en la cual veía la caratula del juego original, lanzado en el año 2009, y la portada de la edición definitiva, lanzada hace unos pocos días. Un hecho que podrá parecer poco o nada relevante ha traído a mi mente uno de los debates que más fuerza toma en los últimos años: la existencia de los remakes y remasterizaciones. Resulta inevitable que exista una parte de la comunidad que vierta sus más enérgicas criticas hacia la existencia de nuevas versiones de juegos del pasado, pero lo cierto es que más allá de eso, personalmente y de primera mano he podido, una vez más, experimentar la utilidad que dichos relanzamientos pueden tener.

Quien escribe estas líneas es un apasionado de los JRPG, concretamente los que cuentan con un sistema de combate basado en los turnos. Por tal motivo, durante muchos años sagas como Tales of no es que me hayan interesado demasiado. Poco a poco fui explorando más en el género y dada la tendencia cada vez más potente a eliminar los turnos, era inevitable el empezar a catar más experiencias centradas en la acción y así fue como, también gracias a los relanzamientos en PC, pude empezar a empaparme con la conocida saga de Bandai Namco. No obstante, dado que Tales of Vesperia seguía siendo exclusivo de Xbox 360, consola que hace años no poseo, se me complicaba disfrutar de él.

Sin embargo, gracias al lanzamiento de Tales of Vesperia: Definitive Edition he podido disfrutar de primera mano de una de las entregas más queridas de la franquicia y ahora vamos a darle un vistazo para descubrir lo que tiene para ofrecernos.

Tales of Vesperia: Definitive Edition supone el regreso y la llegada a más plataformas de uno de los títulos, junto a Tales of Symphonia, más queridos de la saga. Dicho relanzamiento nos ofrece el juego original más contenido adicional que en su momento sólo había salido en Japón. El planteamiento del juego es clásico a más no poder. Una vez más nos encontramos con un JRPG que se centra en contarnos el viaje del héroe, resulta evidente que en el género, más allá de la premisa, lo realmente importante es la forma en la que se nos cuenta y los personajes que componen dicho viaje.

Personajes de Tales of Vesperia
Tales of Vesperia cuenta con un elenco de personajes carismáticos e interesantes

La travesía de Vesperia cuenta con Yuri como protagonista, un ex caballero imperial con una actitud de “soy el puto amo” que en un principio puede resultar molesta, pero conforme vamos avanzando iremos descubriendo más rasgos de su personalidad que pueden resultar atractivos; a esto se le añade la natural evolución que nuestro protagonista vive mientras la trama principal va teniendo lugar. A Yuri lo acompaña un elenco de personajes tan variado como interesante y con el devenir de los acontecimientos vamos estrechando lazos con nuestros acompañantes. Las conversaciones que podemos activar durante el transcurso de nuestro recorrido sirven para ir fortaleciendo los lazos entre los miembros de nuestro equipo, a la vez que vamos conociendo más sobre su forma de ser, personalidad e incluso gustos. De por sí los personajes con los que nos vamos cruzando derrochan carisma a su manera y son realmente interesantes.

Los diálogos secundarios son una oportunidad para explorar la relación entre nuestros personajes

A nivel argumental los sucesos nos sitúan en el mundo de Terca Lumireis, un lugar que basa su existencia en el uso de unos objetos llamados blastias, los cuales han cobrado tanta relevancia que incluso son determinantes en el día a día de cada ciudad y cada individuo. Naturalmente, en este escenario resulta evidente que habrá gente que busque utilizar dichos elementos para fines malvados. Lo dicho, la historia quizás no sea una revolución en el género, pero lo realmente destacable es la forma de llevarla. El guion está planteado y llevado de una forma tal que en todo momento va a conseguir mantener nuestra atención. La narrativa, con sus respectivos giros, se nos plantean de una forma en la cual siempre tendremos la curiosidad por saber qué es lo qué va a ocurrir.

Tales of Vesperia es un juego de hace 10 años y que, encima, intenta ser lo más clásico posible dentro de los estándares de su género. Resulta obvio decir que esto implica un desarrollo con el que la mayoría de los seguidores del rol japonés están familiarizados. En cuanto a términos generales se refiere podríamos decir que estamos con un mapa general del mundo el cual recorremos y decidimos a dónde entrar. Al ingresar a un sitio lo normal es toparnos con una ciudad por explorar o una mazmorra por superar, aunque por supuesto hay algunas excepciones, como pueden ser las posadas errantes que encontramos por ahí. En cuanto al combate se refiere, nos encontramos con un título que, pese a su intento de ser clásico, prescinde los combates aleatorios y de los turnos. Los enemigos podemos verlos en el mapa y podemos luchar o pasar de ellos. Dado la naturaleza del juego, es recomendable farmear un poco para no tener problemas de nivel en determinados puntos de la historia. Si optamos por luchar nos topamos con un sistema de combate en tiempo real que no es que sea demasiado complejo, vamos no es Bayonetta. Sí, existe la posibilidad de realizar combos, pero no es que sean muy elaborados y de hecho la acción tampoco es que sea muy frenética. El desarrollo del enfrentamiento nos dará tiempo de atacar, pero si las cosas se complican podremos acceder a un menú en el cual podemos cambiar nuestra estrategia o utilizar algunos objetos.

Los enemigos son visibles en el mapa, así que podremos elegir cuando luchar

Nuestro equipo estará compuesto por cuatro personajes y tendremos el control de uno de ellos, mientras que el resto serán gestionados por inteligencia artificial, la cual no es una maravilla, pero al menos consigue ser muy útil la mayoría de las veces. Rara vez nos vamos a topar con que nuestros compañeros no aporten nada al combate. El elenco de personajes que controlamos irá desarrollando artes, habilidades o magias en función de qué tanto luchemos. El juego nos ofrece múltiples alternativas para potenciar y personalizar a nuestro equipo y nos topamos con una historia que puede rondar las 50 horas, o incluso más, y que además cuenta con varias misiones secundarias, aunque hay que decir que estas no es que estén demasiado pulidas y acaban por sentirse monótonas. Nos encontramos frente a la edición definitiva del juego, lanzada en su día para PS3 únicamente en Japón, y todos los contenidos que ofrece. Lo más destacable sería la inclusión de nuevos personajes jugables, misiones secundarias adicionales y los retoques gráficos.

El sistema de combate en tiempo real nos permite hacer combos y alternarlos con nuestras habilidades, artes y hechizos

Tales of Vesperia cuenta con un apartado visual claramente reconocible. El diseño de arte opta por un estilo Cel Shading que es propio de la saga y en general de los juegos basados en anime a cargo de Bandai Namco. Personalmente encuentro muy atractiva dicha dirección de arte, además es una evidencia que ese estilo envejece muy bien. El título tiene 10 años encima y su relanzamiento podría decirse que solo ha tenido que ajustar la resolución, porque el apartado visual sigue conservándose muy bien; además contamos con una tasa de imágenes por segundo bastante sólida y fluida. La experiencia a nivel técnico es gratificante y no vamos a encontrar ningún bug muy grave que estropee la partida. A niveles sonoros contamos un doblaje en japonés y en inglés y subtítulos en castellano. El sonido ambiente es más bien anecdótico y es la banda sonora y las composiciones de esta en donde el título destaca. Vamos a toparnos por igual con dosis de epicidad, alegría, nostalgia, melancolía, dramatismo y demás emociones que son transmitidas magistralmente con ayuda de la música que acompaña.

Tenemos un amplio y variado mundo por recorrer y descubrir

Tales of Vesperia: Definitive Edition es una oportunidad fantástica para disfrutar de una entrega que fácilmente está entre las mejores de la saga. Un JRPG que, aunque intenta ser clásico a su manera, también se las apaña para sentirse fresco y no se siente que ya hayan pasado 10 años de su lanzamiento original. Si ya hemos disfrutado del juego en su momento es una excusa perfecta para volver a él y aprovechar las novedades que en su momento fueron exclusivas del mercado nipón. Mientras que si no hemos podido catarlo y somos fans del género, tenemos una oportunidad fantástica para conocer a uno de los grandes exponentes del rol japonés de la última década.

Tales of Vesperia: Definitive Edition

Puntuación Final - 9

9

Imprescindible

Tales of Vesperia: Definitive Edition es una oportunidad fantástica para disfrutar de una entrega que fácilmente está entre las mejores de la saga. Un JRPG que, aunque intenta ser clásico a su manera, también se las apaña para sentirse fresco.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Keveen Argueta

Amante de los videojuegos buenos, muy crítico con los malos. Por ahora, músico de profesión, futbolero por pasión y jugón por convicción.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X