AvancesPC

Ion Maiden – Primeras impresiones

El digno sucesor de Duke Nukem 3D está por llegar

La que se nos viene con este Ion Maiden no es normal… Porque resulta que no es solo un FPS de corte noventero más, si no que trae de vuelta el mismísimo Build Engine. Vale, sí, puede que a muchos ni os suene, así que para los que lo desconozcan el Build Engine fué un motor gráfico creado por Ken Silverman, el cual dio vida a varios de los mejores FPS que aparecieron en los años 90: Shadow Warrior, Blood y el mismísimo Duke Nukem 3D entre otros, siendo dicho motor gráfico una pieza fundamental en la historia del género FPS y de los videojuegos en general. Y es más, quien nos trae este juego es nada más y nada menos que 3D Realms, conocidos en la industria por el Duke Nukem 3D antes mencionado, uno de los juegos más importantes del género, vamos, casi nada.

Lo primero que llama la atención de este early access es, evidentemente, su apartado gráfico. Porque ya os he traído títulos como DUSK o Project Warlock que emulan los gráficos que veíamos hace ya más de 20 años, pero no hacen como este juego, que directamente rescata un motor gráfico del olvido. Además, los desarrolladores han toqueteado el código del motor para adaptarlo lo máximo posible a los tiempos que corren, añadiendo detalles que dejarán boquiabiertos a más de un nostálgico.

Detalles, en eso es en lo que más brilla el Build Engine incluyendo, por ejemplo, un sin fin de interactividad con el entorno, su versatilidad y sus infinitas posibilidades demuestran que es un motor capaz de dar la talla después de más de 20 años. Ion Maiden nos muestra unas texturas con un pixel art cuidado y mimado al extremo, el diseño de los enemigos, que de momento hemos visto pocos, está igualmente cuidado y lo mismo podemos decir de las armas, pero lo que más sorprende, es la cantidad de frames que han utilizado para darle un movimiento fluido tanto a los enemigos al moverse, como a las armas al disparar.

Los tres niveles que se dejan ver a día de hoy en el juego presentan un diseño espectacular y para nada lineal. Son enormes y muy divertidos de explorar, un diseño tal que solo el Build Engine puede conseguir. Se aprecia una labor titánica en la construcción de estos niveles y os aseguro que pocas veces es posible encontrarse mapeados como los que veréis en este juego. Estos se ubican sobre todo en zonas urbanas, similares a las que veíamos en Duke Nukem 3D, pero con una ambientación de estilo cyberpunk muy cuidada.

Casa de Ion Maiden
Una muestra de lo bien que funciona el Build Engine y lo bonitos que pueden llegar a ser los gráficos que genera es este nivel situado en los exteriores de una mansión.

Así se llama la protagonista del juego, una mujer de armas tomar. Viene a funcionar como una versión femenina de Duke Nukem, de hecho, a lo largo de los tiroteos será común escucharle alguna que otra frase lapidaria aunque no llega al punto de la incorrección política de Duke, seguramente porque en los tiempos que corren sacar un juego así de «obsceno» hubiese costado muy caro. Pero en esencia recupera el encanto de un personaje «malote» que se divierte tiroteando a los malos.

Shelly dispondrá de un brutal arsenal para destruir a todo lo que se mueva, además, una de las modificaciones más importantes que sus autores han hecho en el Build Engine es habilitar los disparos a la cabeza, cosa que era impensable con este motor 20 años atrás. Entre las armas encontraremos piezas muy clásicas: la escopeta no puede faltar y además nos servirá de lanzagranadas. Pero sin duda el arma más original que he visto en el juego es la «bomba rodante», un artefacto explosivo que rueda por el suelo como una bola de bolos persiguiendo al enemigo para dejarlo reducido a gibs.

Gibs de enemigo en Ion Maiden
Lo que queda de los enemigos después de darles unos cuantos bombazos. Un detalle que me gusto mucho, es que si las «entrañas» o gibs de los enemigos caen en medio de una puerta, estas se quedarán pegadas a ella cuando la puerta se abra y cierre. Si, Ion Maiden es un juego muy violento.

Actualmente el early access consta de tres niveles, con lo que solo es posible jugar un mínimo de todo lo que traerá el juego completo, porque sus autores ya nos han hecho un avance de que tendremos un total de siete capítulos con varios niveles cada uno, lo que puede dejarnos un modo campaña bastante extenso.

La cosa no termina ahí, porque se incluirá un editor de niveles para que podamos trabajar nosotros mismos con el Build Engine y soporte para Steam Workshop. Teniendo en cuenta la cantidad de gente que lleva años y años diseñando niveles y mods para los juegos basados en Build, se ve venir una avalancha de contenido creado por la comunidad que alargará aún más las horas de juego.

Enemigo en un pasillo de Ion Maiden
Un enemigo nos acecha desde el final del pasillo, pero nuestro revolver de tres cañones le espera.

Tras probar este early access en profundidad no me cabe duda de que Ion Maiden va a ser un juegazo tremendo, ya que al menos por ahora no he conseguido encontrar nada reprochable. Obligatorio para los fans de las viejas joyas como Duke Nukem 3D o Shadow Warrior, y también para todos aquellos que pese a no conocer a los predecesores espirituales de Ion Maiden les  guste el pixel art, la ambientación cyberpunk y la buena acción en primera persona.

Lo tenéis en Steam por 19,99 € actualmente, con tan solo tres niveles y un «modo horda» ya merece la pena, total, estáis pagando por el juego completo que verá la luz el 28 de febrero en todas las plataformas y su calidad está más que asegurada.

Etiquetas

Nukem

Ingeniero informático, en el mundo de los videojuegos desde que cogí la escopeta de doble cañón en DooM 2 y muy fan de los First Person Shooter clásicos. System Shock 2 es el mejor juego de la historia.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X