AvancesPC

Forager – Primeras impresiones

Forager nace de mezclar Stardew Valley con Minecraft y un poco de los antiguos Zelda. Con estas grandes influencias HopFrog construye un juego que se basa en la supervivencia con una jugabilidad simple y con un diseño igual de minimalista.

En Stardew Valley encontré un juego con alma, un juego lleno de vida donde todo evoluciona y donde tú ,como personaje y jugador, también lo haces. Jugando a Forager he sentido ese «algo» que me ha recordado a Stardew Valley, pero que no llega a ese nivel, este título aún está en desarrollo y han prometido numerosas actualizaciones, por lo que tengo la esperanza de que una vez finalizado consiga ese alma, esa vida que todavía está naciendo en él.

Forager tiene una premisa muy simple: aparecemos en una pequeña isla poligonal muy colorida y minimalista con poco más que nuestro pico. Aquí deberemos sobrevivir y evolucionar, construir y mejorar y lo más importante hacernos terriblemente ricos.

Cada poco tiempo irán apareciendo recursos de manera aleatoria que podremos recolectar con unos simples clicks para empezar a construir nuestro primer horno.

Así, poco a poco iremos consiguiendo más y más materiales, desbloqueando más y más edificios y elementos para avanzar y automatizar cada vez más nuestra producción de materiales.

Con cada mena picada, con cada árbol talado, con cada flor arrancada obtenemos experiencia. Esta experiencia nos permite subir de nivel y desbloquear diferentes habilidades. Nuestros árbol de habilidades está constituido por 64 mejoras que nos permiten evolucionar, mejorar nuestros conocimientos sobre el entorno y explotar al máximo nuestros recursos.

Cada mejora es única e influye en el mundo de una manera tajante. Desbloquear la habilidad Magia nos permite utilizar hadas, desbloquear islas nuevas, etc. Desbloquear el mercado nos permite tradear y multiplicar por mucho nuestro rendimiento. Y así con cada una de las 64 habilidades.

El juego también cuenta con numerosos logros que se completan al matar determinado número de enemigos, talar cierto número de árboles, etc. Como premio, obtenemos “máscaras” para vestir a nuestro pequeño personaje, algunas de ellas incluso nos otorgarán bonus extra. Algo muy anecdótico, sí, pero es un detalle que demuestra el mimo con el que está hecho el juego.

Así como realizar acciones como picar o talar nos otorga experiencia, también nos cansa, obligándonos a estar pendientes del estado de nuestro pequeño personaje todo el tiempo. Para recuperar energía debemos comer: bayas, carne, pescado… Durante un tiempo eché de menos una cama como las de Minecraft o Stardew Valley, pues las noches eran algo duras al principio porque se ve poco y aparecen más enemigos y la energía se gasta muy rápido. Con el tiempo fui encontrando maneras de regenerar energía que suplieron esta carencia y le dieran más profundidad al título.

Fabricando monedas en la forja con el oro que tanto esfuerzo nos ha costado conseguir, podemos comprar islas que se generan de manera procedural, permitiendo así comenzar otra partida y que nada sea igual. Con el tiempo, las monedas se irán haciendo más fáciles de conseguir y podremos poco a poco hacernos de oro.

Existen diferentes tipos de islas: algunas tiene pequeños puzles que desbloquean cofres, otras son tan pequeñas que apenas se generan recursos, otras más grandes donde la generación de elementos se descontrola y casi no podemos avanzar, otras donde encontramos fuentes de hadas al más puro estilo The Legend of Zelda, etc. También existen diferentes biomas: las islas de hielo, las de desierto, las islas que me gusta llamar del infierno, debido a los enemigos casi diabólicos que aparecen, y por último el bioma estándar donde aparecemos por primera vez y donde viviremos la mayor parte del tiempo y a la que he bautizado como «La Pradera».

Forager biomas infierno pradera
A la izquierda el bioma inicial, que me gusta llamar la pradera, y la derecha el bioma del infierno.

Muy de vez en cuando desbloquearemos unas islas que considero especiales porque, por lo menos a mí, me han aparecido muy pocas, con unos templos o santuarios donde encontraremos puzles realmente difíciles y donde podremos obtener objetos únicos.

Mientras vamos desbloqueado islas, este mundo que se me antojaba vacío en un principio se irá poblando: de repente, en una isla aparece una gran hada, en otra un sabio protector de la naturaleza, unos graciosos seres que no se hartarán de repetir que nos admiran, etc.

Estos pequeños detalles dan vida al mundo, donde de repente no estamos solos, pero aparecen menos seres de lo que me gustaría. Me gustaría ver más actividad, que haya más seres amigables, no solo enemigos, que interactúen con nosotros de más formas y no únicamente dándonos un par de misiones.

En mi opinión, este sería uno de los puntos a mejorar: hay vida, pero muy poca y tardamos bastante en llegar a ella. Me gustaría ver más personajes que interactúen con nosotros un poco más, ya que es realmente interesante y curioso encontrarse con estos seres tan bien diseñados que, desde mi punto de vista, podrían explotarse un poco más.

El mundo está lleno de enemigos muy diferentes, a los que al principio tendremos que enfrentarnos solo con nuestro pico mientras desbloqueamos nuevas armas como espadas o arcos, así como mejorar el pico para enfrentar a los enemigos de diferentes formas.

También son de ayuda las hadas embotelladas, referencia de nuevo a la saga Zelda, que nos curarán y recuperarán nuestra energía. Estas hadas son muy importantes ya que comenzamos con tan solo dos corazones y con cada golpe de cualquier enemigo perderemos uno. Aunque muy de vez en cuando podremos encontrar «piezas de corazón» que aumentarán nuestra vida.

Forager Santuario y templo del bosque

Cuando empecé a jugar no esperaba ninguna historia y no me equivocaba. Siguiendo los pasos de Minecraft, su ya clara influencia, nos deja en un mundo solos sin ningún objetivo final al uso.

Lo que realmente me ha divertido y entretenido durante horas fue imaginar mi propia historia de naufragio y supervivencia en un mundo nuevo lleno de monstruos, hadas, templos y magia. Aunque como ya he mencionado, me parece un juego idóneo para añadir más personajes e interacciones.

Estamos ante un juego de supervivencia con mucho potencial. Un título aún en desarrollo que se sustenta gracias a Patreon, página que puedes visitar si quieres saber más sobre el estado de desarrollo o apoyar al creador.

Con unas mecánicas y un diseño simple consigue enganchar desde el primer momento. Un juego que tal y como ha dicho su creador tiene contenido para muchas horas.

Un título donde echo de menos más actividad, más vida, más personajes e interacciones entre ellos. Pero que si Grsigue por este camino puede convertirse en uno de los grandes y más si cumple todo lo prometido por el creador como DLCs gratuitos, multijugador y compatibilidad con mods.

Por ahora sólo queda esperar para ver cómo continúa el desarrollo y actualizaciones del título y con un poco de suerte estaremos ante un grandísimo juego.

Etiquetas

Ángela Tajuelo

Soy una maestra Pokémon destinada a salvar Hyrule, que ahoga sus penas en videojuegos y anime.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X