AnálisisPS4

Nubla 2: M, La ciudad en el centro del mundo – Análisis PS4

El arte contra el olvido

Hay videojuegos que más que un videojuego per se son una experiencia, un viaje para descubrir y conocer, o para hacernos experimentar con nuestros propios sentimientos a través de una experiencia jugable. Eso es Nubla 2. Al igual que su predecesor, este título desarrollado por Gammera Nest, en colaboración con el Museo Thyssen-Bornemisza, es un acercamiento a los sentimientos y el arte, que busca despertar la curiosidad del jugador (especialmente de los más pequeños) por el arte. Sin más preámbulos vamos con el análisis de Nubla 2.

Nubla 2 empieza con un capítulo introductorio que sirve como precuela del primer juego, un episodio 0 que nos introduce a los hechos acaecidos en la primera entrega y nos explica el por qué de todos lo que ocurre. Para quien no lo haya jugado, en el primer título de Nubla nuestro protagonista era un niño que se quedaba dormido en un museo y al despertar se encontraba con los Ismos, unos pequeños seres mágicos que necesitan nuestra ayuda. Según nos cuentan, los cuadros del museo han desaparecido porque han perdido la memoria; a nuestro alrededor solo hay marcos vacíos y nuestra misión es recuperarlos. Con la ayuda de un pincel mágico, los ismos, y de Nubla, un ser mágico que vela por los recuerdos de los cuadros, tendremos que restaurar la totalidad del museo, introduciéndonos en los cuadros y arreglando entuertos para hacerlo.

En Nubla 2 nos cuentan el origen de esta problemática. Durante el capítulo 0 vemos cómo una pintoresca ciudad está a punto de ser asolada por una tormenta que se llevará los recuerdos de todos sus habitantes, que quieren huir para refugiarse en la misteriosa ciudad de «M». Nos encomiendan salvar todos los recuerdos posibles, encarnando a uno de los Ismos a nuestra elección, y colaborando con Nubla. ¿Lo que pasa después? Mejor no contarlo, vale la pena que le deis una oportunidad al juego y lo veáis vosotros mismos. A partir del capítulo 1 el juego retoma la acción justamente donde la dejó la escena final del primer Nubla, llevándonos a explorar el maravilloso Mundo de Nubla para resolver los problemas que lo amenazan.

La ciudad de los ismos de Nubla 2

Se habla mucho sobre si el videojuego puede ser considerado arte o no, e independientemente de lo que pienses sobre ese asunto Nubla 2 es arte. Es como si tomara el soporte interactivo que ofrece el videojuego como un lienzo donde pintar una de las obras de las que nos habla en su historia. Visualmente es precioso e hipnótico, todos sus escenarios, paisajes y personajes están dibujados a mano y coloreados con vivos tonos de acuarela, creando un ambiente emocional que te golpea de lleno. Si bien el primer título de Nubla recurría más a los tonos azulados y oscuros, esta segunda parte se decanta por los colores rojizos y cobrizos, creando una sensación de lenta decadencia. El juego entero se siente como un largo otoño, como si el mundo se desgastara lenta pero inevitablemente.

Es sorprendente la belleza con la que combina su apartado visual, y más evidente, con la verdadera composición que subyace detrás, una composición de sentimientos y sensaciones. A medida que avanzamos por los distintos lugares del mundo de Nubla se nos va impregnando ese aire melancólico y triste que es inherente a la trama del juego. Si la gente de Gammera Nest buscaba emocionar y concienciar sobre el valor del arte y la tristeza que supone que la perdamos u olvidemos no cabe duda de que lo han logrado. Sin recurrir a explicarnos todo de manera directa, no hace falta que nos digan “que triste se siente este personaje”, la atmósfera del juego es suficiente para hacernos sentir lo mismo que experimentan los habitantes del mundo de Nubla. Quizá no de manera instantánea, no es un golpe contundente, sino más bien lluvia de golpecitos constante, que tras un rato de juego nos ha calado hasta los huesos.

Uno de los puzles que debemos resolver en nuestra aventura

Los personajes que nos encontramos durante nuestra aventura comparten esta estética sutilmente triste, algunos de ellos parecen querer mostrar entusiasmo aunque en el fondo estén abatidos, y otros se muestran directamente desesperanzadores. Por ejemplo, mientras recorremos un hotel nos encontramos a una mujer sentada junto a una máquina de coser, dándonos la espalda y que se mantiene inmóvil y muda; no podemos interactuar con ella e incluso cuando le “quitamos” unos objetos se mantiene impasible. El Ismo que nos acompaña durante la aventura nos dice que no se moverá, que simplemente cose y espera. Aquí nos toca a nosotros imaginar el porqué de todo esto, ¿a quién o a qué espera? Sin duda Nubla 2 es una obra puramente emocional, y desde mi punto de vista lograda y profunda. Logra hacernos sentir y pensar.

Como os decía, la obra de Gammera Nest utiliza su naturaleza de videojuego como un lienzo para mostrar arte, lo que es una idea maravillosa para mostrar la versatilidad y las posibilidades artísticas de este medio, para demostrar que un videojuego puede ser mucho más que machacar botones para pasar el rato. Sin embargo, Nubla 2 tiene su faceta jugable y también hay que examinarla.

El título se desarrolla en formato de scroll lateral en 2D, como ocurría en su predecesor. Avanzamos por los mundos pintados mientras resolvemos puzles y salvamos obstáculos. En líneas generales mantiene la misma esencia que la primera parte de la aventura; tendremos que utilizar a los Ismos (cada uno con una habilidad especial) para resolver las situaciones que se nos presentan. Se trata de una jugabilidad sencilla, en la que podemos hacer poco más que caminar, saltar e interactuar con los objetos y personajes que encontramos, no tenemos combates y tampoco se echan de menos. Sin embargo, aunque no luchemos directamente contra enemigos en un combate al uso, sí que tendremos que enfrentarnos a un puñado de ellos. Ya sea escondiéndonos hasta escapar de su alcance o evadiéndolos para evitar ser alcanzados, por lo tanto, el sigilo y la agilidad serán nuestras mejores armas.

La gigantesca araña mecánica a la que tenemos que evadirEn esta segunda parte se han implementado algunos detalles jugables para innovar, aunque sea ligeramente, respecto al primer juego. El más destacado de ellos es la posibilidad de controlar al mismo tiempo a nuestro Ismo y a nuestro personaje del mundo real, el niño o niña que quedó atrapado en el museo y acabó dentro del mundo de Nubla. Aunque el esquema de control puede resultar algo confuso al principio, en cuanto llevamos un rato jugando lo manejamos con total soltura. Cada mitad del mando corresponde a un personaje, con unos comandos casi idénticos. Cada joystick controla el movimiento de un personaje, los gatillos R corresponden a uno, y los L a otro, y de la misma manera los botones de dirección y los cuatro botones de acción sirven para realizar las mismas acciones con los distintos personajes.

Buscar y recoger objetos para resolver puzles será nuestra principal tarea, y aquí encontramos otra diferencia notable con el primer título. La presencia de estos acertijos será más marcada y habitual, y tendremos que resolver muchos acertijos para avanzar. Algunos de ellos son de los que podríamos considerar puzles al uso, es decir, mover piezas sobre un tablero o pulsar teclas en un orden concreto. Sin embargo, y gracias a otra nueva característica, la existencia de un inventario donde llevar varios objetos a la vez, nos encontraremos con otros puzles no tan evidentes. Puzles en los que tendremos que recorrer el escenario en el que estamos, examinando cada rincón, buscando objetos con los que interactuar, y una forma de combinar las habilidades de nuestro Ismo y nuestro “niño real” para poder avanzar.

Para hablar de habilidades es imprescindible hablar un poco más sobre los Ismos. Al principio de la aventura podremos elegir entre 5 Ismos, cada uno con su habilidad especial correspondiente. Por ejemplo, uno de ellos puede encogerse a voluntad, otro teletransportarse y otro posee la capacidad de levitar. La decisión que tomemos al elegir nuestro Ismo determinará cómo se desarrollará la aventura y cómo nos enfrentaremos a muchos de los obstáculos, tanto a nivel de plataformas como puzles que resolver.

También es muy interesante la posibilidad que nos ofrece esta entrega de viajar en el tiempo, al pasado o el futuro a nuestra elección, para conocer las causas y consecuencias de cada problema y buscar una forma de resolverlo. Para ello debemos encontrar las llamadas flores del tiempo, una especie muy difícil de encontrar en el presente, y que conforma una de las claves para resolver la trama de la aventura.

Las flores del tiempo serán necesarias para viajar al pasado y al futuro.

Nubla 2 es una obra para apreciarla desde la sensibilidad, pues esa es su principal propuesta. Además, va acompañada de una buena historia que amplía y profundiza en el mundo imaginario creado en la primera entrega, una apuesta muy atrevida para un indie de sus dimensiones, y que ha resultado realmente satisfactoria. La única pega que soy capaz de echarle en cara es lo alejados que están algunos puntos de control entre sí, lo que nos obliga a repetir algunos segmentos que se pueden volver pesados.

Nubla 2: M, la ciudad en el centro del mundo

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Una experiencia emocionante y que nos hace pensar. Utiliza el arte para expresar el valor del propio arte. Es una ampliación y mejora de lo que vimos en la primera entrega

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

JaviMGarcia

Made in 1992 y pegado al mando de una consola desde del 97. Aspirante a alcalde de Raccoon City, a cazador de Yharnam y a periodista de videojuegos. Si me quieres encontrar busca la consola más cercana.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X