AnálisisPC

YIIK: A Postmodern RPG – Análisis PC

¿No sabías que el mundo se acaba en el año 2000?

Aquellos más jóvenes no lo recordarán -entre los que me incluyo-, pero en los últimos años de los noventa existía una teoría un tanto paranoide que afirmaba que al entrar al año 2000 la gran mayoría de los sistemas informáticos dejarían de funcionar correctamente y con ellos la sociedad del momento. Los aviones se caerían en medio del aire, los bancos perderían los datos de todos su clientes y su dinero con ellos, hasta los misiles se lanzarían solos; ya sabéis: el terrorífico efecto 2000. Este fenómeno, también llamado Y2K, se debía a las limitaciones de los primeros sistemas informáticos, ya que los programadores solo habían tenido en cuenta los dos últimos dígitos de cada año a la hora de programar su funcionamiento, así que al llegar al año 00 todo se habría ido al traste en una maraña de algoritmos, números y demás jerga informática.

Si la nomenclatura Y2K no os ha hecho encender la bombilla, no os preocupéis. YIIK (nótese el 2 en numeración romana) A Postmodern RPG es el trabajo en el que Ackk Studios llevan inmersos más de tres años y que se ha visto retrasado en más de una ocasión por problemas personales de los propios desarrolladores, los hermanos Andrew y Brian Allanson. Publicado gracias a Ysbrid Games, YIIK es, como su propio título indica, un RPG con combates por turnos a la vieja usanza que toma una gran influencia de obras como la saga Persona, Shadow Hearts o EarthBound.

YIIK nos emplaza en el año 1999, unos meses antes del temible fin del mundo del Y2K, y nos presenta a Alex, un joven de veintitantos años que acaba de terminar la universidad. Con la vuelta a su pueblo natal, Frankton, se encuentra con un gato que le roba la lista de la compra y lo persigue hasta una fábrica abandonada muy extraña. Al entrar se encuentra con salas con formas imposibles y criaturas que se interponen en su camino hasta que se topa con una joven llamada Sammy. Justo en el momento en el que parecía que lograban salir de la fábrica, el ascensor en el que estaban se abre y Sammy se ve abducida hacia un vacío del que emanan unos entes humanoides formados por estrellas. Alex no da crédito a lo que ha visto y junto a un grupo de personas que conoce gracias a una página web llamada ONISM 1999 centrada en casos paranormales decide investigar qué ha sido de Sammy.

Alex Vella, dos de los protagonistas de YIIK
Alex y Vella, dos de los protagonistas de YIIK.

El plantamiento inicial de su historia se parece mucho a las que hemos podido ver en la saga Persona, donde un grupo de jóvenes se ven envueltos en algún tipo de suceso paranormal que les obliga a luchar contra monstruos y criaturas de otros planos existenciales o realidades. YIIK, durante la mayor parte del juego, nos irá introduciendo a los personajes que formarán el grupo de amigos de Alex mientras nos va desmenuzando los secretos de su historia a través de dungeons, en las que los combates y los puzles se irán intercalando. Conforme avancemos conoceremos más acerca del universo de YIIK y cómo la metafísica y la espiritualidad forman parte clave de la historia de estos personajes, así como del destino final de Sammy.

La parte fundamental de YIIK, como no podía ser de otra manera, es el combate por turnos. La principal diferencia con la mayoría de los otros títulos del género está en la inclusión de minijuegos dentro de los combates, ya que tanto los ataques básicos como las habilidades especiales de cada uno de los personajes contará con un minijuego para realizarla eficazmente. Alex atacará con un disco de vinilo el cual girará y tendremos que pulsar el botón en las zonas adecuadas para aumentar el daño que haremos, si golpeamos con éxito la zona roja el disco dará una vuelta más y así sucesivamente para aumentar nuestro combo. Cada uno de los personajes contará con un minijuego exclusivo dependiendo de su arma, por ejemplo con Michael, armado con una cámara, tendremos que pulsar el botón adecuado según salga en pantalla, o con Chondra, armada con un hula-hoop, tendremos que pulsar los botones al ritmo en el que gira el propio juguete.

Miniuego de combate de Alex
Cada personaje contará con sus propios minijuegos de combate.

Además, cuando nos ataquen los enemigos también habrá un minijuego en el que tendremos que pulsar el botón en el momento adecuado para reducir el daño recibido o incluso esquivar completamente el ataque. Estos pequeños añadidos, junto a los de las habilidades especiales, logran que el jugador esté pendiente en todo momento. También tendremos una pequeña barra que se llenará si recibimos daño y nos servirá para ralentizar brevemente el tiempo y así ayudar a pulsar los botones con mayor facilidad en el momento correcto.

A la hora de subir de nivel y nuestras estadísticas, YIIK cuenta con un sistema muy curioso llamado Mind Dungeon. Podremos acceder a esta zona desde cualquier punto de guardado y consiste en una serie de salas con cuatro puertas en cada sala. Pagando 100 puntos de experiencia podremos entrar en una sala nueva, subiendo así de nivel a nuestros compañeros, mientras que Alex podrá elegir cómo mejorar sus estadísticas dependiendo de las puertas de la sala. Encima de cada puerta habrá un número, y para entrar en la sala tendremos que asignarle una estadística (salud, defensa, ataque, suerte, velocidad o puntos de poder para ejecutar habilidades), la cual subirá los puntos correspondientes al número que había encima de la puerta antes de entrar. Cabe destacar que la Mind Dungeon juega un papel fundamental dentro de la trama del juego y que un cuervo muy peculiar nos guiará por su interior.

En la Mind Dungeon aumentaremos nuestras estadísticas y habilidades.

Junto al combate tendremos la exploración y resolución de puzles de las mazmorras y el mundo exterior. Conforme avance la historia Alex conseguirá una serie de acciones contextuales que le permitirá destruir obstáculos o resolver puzles, como un amplificador de guitarra para romper rocas, un panda gigante que servirá para dejar pulsado interruptores o crear pequeños puentes o incluso la habilidad de cortar árboles con un golpe de flequillo.

Los diseños de los personajes nos han recordado soberanamente a la obra de Brian Lee O’Malley, Scott Pilgrim, además de las propias ilustraciones que acompañan a los momentos de diálogos más largos. Los modelados en tres dimensiones son simples pero efectivos y las animaciones de los personajes imitan a una especie de stop-motion que le viene perfecto al psicodélico universo de estos años 90.

Una muestra de escenarios de YIIK.
Los escenarios llegan a ser de lo más pintorescos.

La banda sonora es ciertamente sobresaliente con múltiples temas para los combates que van sonando de forma aleatoria antes de cada encuentro. En la totalidad de las canciones podremos encontrar una variedad de géneros bastante alta desde jazz, disco, pura electrónica o ritmos tribales. Incluso el mismísimo Toby Fox, creador de Undertale, ha contribuido junto a otros grandes artistas a la banda sonora con algún que otro tema de lo más pegadizo y que le sienta fenomenal a la atmósfera del juego.

Otro detalle a tener en cuenta de YIIK es que cuenta con un doblaje al inglés de todos los personajes principales, aunque hay ocasiones en las que este no es de toda la calidad que podría esperarse y queda un poco en segundo plano. En general, al tratarse de un RPG de este corte podéis esperar un campaña larga con más de 25 horas, sin contar con las misiones secundarias y tareas, además de la exploración. Tiene algunos fallos de accesibilidad en los menús, como que no haya una opción de ordenar el inventario en consumibles y equipamiento amén de que algunas mecánicas no son explicadas al jugador y puedes pasarte horas sin saber exactamente cómo funciona algún minijuego en concreto hasta que a fuerza de ensayo y error logras aprender su funcionamiento.

Primer plano del grupo de protagonistas de YIIK.
¿Qué destino les aguarda a Alex y compañía?

En general YIIK cuenta con una gran personalidad propia que desarrolla todavía más cuando entras dentro de su argumento sobre la metafísica, el alma, el dolor y la pérdida. En ocasiones puede que su argumento se difumine y toma caminos más raros de los ya de por sí esperables, pero termina planteando una trama mucho más adulta y profunda de las que la mayoría de los juegos de su estilo ofrecen. Si te gustan los juegos del estilo de la saga Persona y RPG por turnos o disfrutas de cierto surrealismo y psicodelia, definitivamente deberías echarle el guante a este RPG postmoderno.

YIIK: A Postmodern RPG

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Para los fans de los RPG por turnos, YIIK es una parada casi obligatoria que nos emplaza en unos años 90 surrealistas y llenos de sucesos paranormales.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Daniel González

Tal vez os interese mi vida de filólogo, o tal vez no. En todo caso resulta que me gustan los jueguicos y a veces escribo sobre ellos. Beyond Good & Evil es lo mejor que ha dado este mundo.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X