AnálisisSwitch

Mana Spark – Análisis Switch

La humanidad se levanta para luchar

Es un hecho importante y conocido que las cosas no son lo que parecen. Esa es la magia del videojuego, reinventarse una y otra vez, crear cosas que parecen algo pero son otra cosa completamente distinta y, como viene siendo habitual en esta generación, son los indies los que más aportan en este sentido. Mana Spark es una propuesta minimalista, un Rogue-Lite con mazmorras aleatorias y un sistema de combate casi propio de la saga Souls, pero a su manera completamente distinto y mucho más táctico. 

En un mundo mágico donde las piedras de mana se extraen mediante la minería, la humanidad está siendo utilizada como mano de obra esclava para extraerla y, en general, para servir a sus señores Orcos. No tenemos libertad y somos cazados como presas. Normalmente las villas o poblados humanos son arrasados, pero hubo una noche que no fue así. Los orcos asaltaron un poblado y se llevaron algunos humanos con ellos, nadie murió, pero muchos fueron separados de sus familias. Fue entonces cuando los humanos decidieron revelarse contra sus opresores y devolvérsela. 

Combate contra monstruos
La posición en este juego es muy importante, pero se aprende por las malas.

La trama de Mana Spark es lineal. La mayoría del tiempo de manera sutil con pequeños detalles o mediante las pocas conversaciones que tendremos en el campamento, pero en general el hilo conductor de la historia es el propio escenario; cuando guardemos en nuestra cama, cuando combatamos y superemos puzles, incluso cuando muramos. Todo tiene un porqué en la historia que creamos nosotros, de manera que pese a que la trama principal está marcada, el desarrollo de nuestro personaje y de nuestro propio campamento dependerá de nuestros aciertos y errores. 

En general estamos ante un juego que pone por delante el gameplay al argumento, de manera que al mismo tiempo refuerza este último. Como una simbiosis donde la acción y la táctica priman sobre todo sin apenas interrupciones para la trama, pero sin dejar esta de lado. De manera sutil y muy fina, en la cual cada pequeño acierto sabe a gloria pero los errores penalizan mucho. 

Las mecánicas de Mana Spark son increíblemente sencillas. Se basan esencialmente en moverse, atacar y esquivar o bloquear, además de usar la trampa equipada en ese momento; pero poco más nos exige en cuanto al manejo. Aunque no confundamos esta sencillez con simpleza o facilidad, ya que nos exige un control de los tiempos y el espacio muy minucioso, sobre todo cuanto más avanzamos en el juego. Además, el hecho de que los escenarios no sean siempre iguales hace que no sea fácil aprenderse las dinámicas de los enemigos pese a que estos siempre hacen lo mismo, ya que por ejemplo tendremos trampas y obstáculos que no siempre estarán en el mismo sitio. El juego es especialmente bueno utilizando todos estos elementos, ya que podremos aprovecharnos de sus mecánicas para sacar ventaja a los enemigos; ellos mismos pueden herirse entre ellos, incluso las trampas les afectan, por lo que la táctica es fundamental para triunfar.

Seleccionando objetos
Los objetos nos pueden hacer nuestra vida más fácil, pero mucho ojo a veces tienen penalizaciones.

Los combates son todo un desafío, en gran medida por los enemigos. Cada tipo de enemigo tiene sus fortalezas y virtudes, además de su forma de moverse, lo que hace que haya que conocerlos bien. También tenemos que tener en cuenta que las trampas y los objetos que podemos tener nos dan ventaja contra ellos, por lo que conocer el juego es muy importante. Lo bueno de Mana Spark es que tiene en consideración todo esto y pone a nuestra disposición el campamento base. En esta base central iremos usando las runas que consigamos para que vayan apareciendo comerciantes que, a cambio de unas monedas, nos facilitaran el trabajo, ya sea con trampas, platos de comida o conocimientos sobre los monstruos y capacidad para debilitarlos. 

El juego además nos permite según avanzamos afrontar los problemas de diferente forma, y eso es gracias a los tres tipos de personaje que hay que iremos desbloqueando según avancemos.

  • Arquero: Es el personaje más equilibrado y con el que nacen las mecánicas del juego, al ser el primero con el que empezamos el resto de personajes se percibirán siempre en comparación con este.
  • Ballestera: A diferencia del arquero que necesita estar quieto para disparar, ella puede moverse mientras dispara;  aunque hace menos daño, por lo que basa su ataque en rapidez y movimiento, además de sustituir la esquiva del arquero por un dash.
  • Guerrero: El personaje más fuerte de todos, ademas se puede defender con su escudo; pero como no es oro todo lo que reluce es de corto alcance, por lo que estaremos más expuestos al daño enemigo.

En lo visual Mana Spark es fiel a su concepto, completamente minimalista, con un estilo pixel sencillo pero muy vistoso que nos permite la mayoría de las veces tener una imagen clara de los enemigos, pese a ser «cuatro manchas cuadradas en la pantalla». De alguna manera este estilo cercano al impresionismo nos permite visualizar una profundidad que directamente no está en el juego, pero que crea un entorno que convence creando su propia personalidad. 

La calidad de la banda sonora es bastante notable, la cual encaja en el concepto minimalista del juego. Crea una atmósfera de fantasía y misterio, pese a no ser especialmente recordable. Es un concepto más de acompañamiento y sensaciones en conjunto con el juego que nos hacen no prestarle especial atención, pero al mismo tiempo nos aporta mucho.

Combatiendo contra el jefe Beholder
Loa jefes son la típica prueba final, cada uno con su dificultad y su mecánica y algunos detalles curiosos.

Los juegos son obras que suelen tener una intención y una función, por lo general pasarlo bien. Mana Spark es un juego fantástico para acompañarte en tus momentos de aburrimiento; te puede entretener 3 horas o 10 minutos, por lo tanto, y más en Nintendo Switch, es un juego genial para coger en cualquier momento. En todo caso la única pega es que el manejo se ve resentido al usarse con los Joy-con, ya que es poco fino sobre todo en comparación con su versión de PC que se maneja con el ratón. 

En definitiva, Mana Spark es un buen juego, muy bien hecho, muy bien ideado, sencillo, concreto, que hace las cosas bastante bien y en todo caso solo se ve limitado por sí mismo y su propio contenido, que se puede antojar escueto a partir de cierto punto. De todas formas, y pese a no ser de los juegos más destacables, considero que es un juego que todo el mundo debería experimentar y disfrutar.

Mana Spark

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

Un Rogue-Lite muy sólido y con cierto grado de complejidad que nos hará sudar y disfrutar.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Francisco Jose Moreno

Gran Fan del Zelda, Final Fantasy, Metal Gear y largo numero de Etc. Lo mío son los juegos que me divierten simplemente o los que me llegan a la patata. No creo que nadie pueda sentar cátedra en opinar sobre videojuegos.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X