Hardware

Razer Mamba Wireless – Análisis

Cuando uno piensa en un ratón gaming suele hacerse una idea de un amasijo de botones, un peso bastante firme y un diseño ostentoso que llama excesivamente la atención, y es que la etiqueta “gaming” se ha asociado rápidamente a una serie de características más estéticas que funcionales. Razer ha querido ir directamente a lo que importa y con el Razer Mamba Wireless, un ratón inalámbrico del cual presume la compañía de tener la mejor comunicación wireless del mercado, han apostado por un diseño clásico.

Después de que Razer nos haya permitido hacer uso de él durante más de un mes para probarlo en su totalidad, lo cual le agradecemos profundamente, he de decir que hemos quedado más que sorprendidos con su resultado, recordándonos que la etiqueta de “gaming” va más allá que un sinfín de luces y botones, si no que todo en su justa medida funciona mejor.

Especificaciones técnicas del Razer Mamba Wireless

Uno de los aspectos más destacables del Razer Mamba Wireless es su autonomía. Es común que el usuario se preocupe de si esta dará la talla y nos dará problemas durante alguna sesión de juego, es por eso que en Razer han querido dotar de la mayor autonomía al producto, mejorando las versiones anteriores del modelo Mamba.

Cuenta con una duración de 50 horas de batería en una sola carga, obligando a conectarlo por un cable trenzado con una longitud más que aceptable de 2,1 metros. También cuenta con un adaptador de USB a mini USB que podremos usar para acomodar la conexión del receptor wireless, el cual viene almacenado en una pestaña que podemos abrir en la base del ratón donde también cohabitan dos botones, uno para cambiar de perfil y otro para encender o apagar el receptor.

Contamos con siete botones completamente programables, siendo dos de pulgar, dos en la parte inferior de la rueda, clic izquierdo y derecho, además de la mencionada rueda. En principio, los botones centrales estarán destinados a subir o bajar los perfiles DPI que vienen por defecto, llegando a un total de 16.000 DPI reales con un sensor óptico de 5G, lo que nos permite movimientos sin ningún tipo de latencia y ligeros. Su ciclo de vida es de 50 millones de clics, por lo que la duración está más que asegurada.

También otro detalle clave es la memoria híbrida que poseen todos los productos de Razer, controlada por el software de Razer Synapse 3, que sigue siendo uno de los grandes estandartes de la compañía en cuanto a personalización se refiere, primando siempre el control intuitivo y gráfico de dicho programa.

Una de las cosas que más sorprenden es el peso. Estamos acostumbrados a ratones gaming que son bastante sólidos, algo que agradecemos, aunque a veces la ligereza es algo a tener en cuenta, algo que nos ha descubierto el Mamba Wireless cuando se trata de juegos competitivos, donde cada segundo es oro.

Posee un diseño muy discreto, con iluminaciones en el símbolo y la rueda, siendo en su totalidad de un color negro en un material plástico muy poco pesado, rondando los 106 gramos, casi nada. Aún así no se siente un producto débil, pero sorprende que con su batería y autonomía se pueda permitir un peso tan ligero.

En los laterales nos encontramos dos agarres texturizados que ayudan a poder sujetar el ratón con firme, con un tamaño más que aceptable para gente de mano ancha y grande, como es mi caso. He podido hacer uso de los botones de pulgar sin problemas y en ningún momento he sentido que el tamaño haya sido problema, jugando con él a título como Overwatch donde la comodidad es importante.

Perfil del Razer Mamba Wireless
Su diseño es simple, pero el Razer Mamba Wireless resulta terriblemente ergonómico. Sus agarres texturizados ayudan a la sujeción y sus 7 botones programables son cómodos de usar.

Tiene una conexión micro USB en la parte delantera, donde hay un encaje bastante firme para el cabezal del conector, teniendo incluso que aplicar cierta fuerza para desconectarlo y que así se eviten ciertos accidentes. Esto también juega en su contra, ya que dicho cabezal posee una forma específica para encajar, lo que hace que otros conectores genérico, en caso de rotura o pérdida, no puedan ser usados. Este, junto con esa ligereza, y por lo tanto mayor fragilidad, son probablemente los puntos más conflictivos.

Pero no os dejéis llevar por esta impresión Mamba Wireless es una opción perfecta para los jugadores. La conexión inalámbrica ofrece una tasa de sondeo que se mantiene en los 1000 Hz gracias a la Tecnología de Salto de Frecuencia Adaptable, que busca ofrecer una conexión tan fiable como si fuese por cable.

En cuanto a la autonomía, lo cierto es que tiene algo de truco, con las opciones de energía por defecto su duración en la carga dura alrededor de las 20 horas, aunque sí que es cierto que si optamos por añadir todos las opciones de ahorro de energía la cifra crecerá enormemente, aunque esto conlleva ciertos sacrificios, claro. Es aquí donde más se nota la ausencia de la fantástica base de carga que nos permite hacer uso de la función inalámbrica sin preocuparnos de la batería, pero esto encarece el precio, claro.

Como todo periférico destinado a jugadores profesionales, y algo común en los productos de Razer, es la posibilidad de personalizarlo a nuestro gusto a través del software Razer Synapse, un imprescindible para sus productos con el que podemos modificar todo tipo de parámetros para adaptarlo a nuestras necesidades.

Podremos programar sus siete botones con diferentes macros de forma sencilla a través del mencionado software, además de crear varios perfiles entre los cuales podremos cambiar con un toque de botón, adaptándolo a diferentes usos como a navegar por internet, trabajos de edición o de juego, especificando los DPI de dichos perfiles hasta un máximo de 16.000.

Programación de macros en Razer Mamba Wireless
Programar sus macros y los diferentes perfiles a los que podemos acceder con un clic es tremendamente fácil. A través de Razer Synapse podremos acceder a todos los parámetros y modificarlos a nuestro gusto.

Además, podremos editar la iluminación del ratón, que incluirá los perfiles prefijados a los que nos tiene acostumbrado la compañía, ya sea variando el patrón o reactivo a nuestras pulsaciones, o editándolo desde cero. Todo ello con una sencillez que sigue dejando claro que Razer Synapse es un software excepcional que cada día guarda más funciones.

Razer Mamba Wireless es un ratón excepcional, con una gran autonomía que variará dependiendo del uso que le demos, algo que sorprende por ser un ratón extremadamente ligero. Y aunque su diseño sea discreto, huyendo de los esperpénticos espectáculos de luz, resulta tremendamente ergonómico y muy personalizable a través del software de Razer.

En definitiva, estamos ante un producto sobresaliente del cual la única pega que podemos poner es su elevado precio, que ronda los 99€, que si bien lo vale, es una inversión bastante grande para el usuario medio. Pero aquellos que decidan hacerse con él encontrarán un fiel compañero que gracias a su durabilidad, les acompañará durante mucho tiempo.

Etiquetas

Enrique Gil

Amante de las buenas historias, de aquellas que te despiertan sentimientos que solo un buen videojuego consigue. Un eterno fan de juegos como Dark Souls, la saga The Witcher y de los juegos de TEAM ICO, en especial, Shadow Of The Colossus.

Actualidad

Cerrar
X