AnálisisPC

Omensight: Definitive Edition – Análisis Switch

Omensight es un hack and slash con una carga narrativa grandísima, desarrollado por Spearhead Games, al que me gusta llamar el Majora’s Mask de los indies.

¿Por qué? Bien, el juego comienza con una pequeña cinemática donde se nos expone el origen y cómo se está desarrollando el conflicto político en Urralia, una nación tan colorida como cruel, que actualmente está sumida en el caos debido a una horrible guerra entre rodentianos, liderados por Ratika y pygarianos, a las ordenes del emperador Indrik.

Para aumentar el desastre, El Vacío está acechando y la destrucción de la nación es inminente. Controlamos al Harbinger, una deidad protectora que, guiada por la Hechicera, es enviada a Urralia para detener la guerra y pararle los pies a Voden, el mismísimo vacío.

La mecánica principal del título es ir repitiendo el día antes de la llegada de El Vacío y consecuente destrucción de Urralia, una y otra vez, hasta descubrir la verdad y poner fin al conflicto, siendo esta mecánica la responsable del mote de Majora’s Mask.

Cada día podremos ir acompañado a un personaje diferente para ir poco a poco descubriendo y desentrañando los misterios sobre el asesinato de la Sacerdotisa Pagana, la única capaz de detenerlo todo y  presenciar la guerra desde diferentes perspectivas, profundizando así en el conflicto político mientras vemos cómo se hace realidad la frase “ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos”.

Omensight no es nada sin su narrativa, Spearhead Games ha sabido crear una historia emocionante, llena de plot twits capaz de sostener por ella misma el juego durante las aproximadas ocho horas que dura.

El juego nos obliga a repetir una y otra vez las mismas zonas. Estas están bien diseñadas, son interesantes y cuentan con pequeñas variaciones en los caminos y la posibilidad de desbloquear pequeños lugares extra pero no dejan de ser las mismas localizaciones una y otra vez. Repetirlas durante horas y que aun así la historia sea capaz de mantener la atención del jugador, y prácticamente obligarle a seguir jugando, es digno de cualquier mérito y mención.

No se salva de caer en la repetición, porque es repetitivo y bastante, pero aun así es capaz de atenuar esta sensación con una historia interesante y un sistema de combate bien desarrollado.

Harbinger pelea contra una horda de enemigos en Omensight

Para profundizar más en el sistema de combate habría que hablar de los diferentes ataques y habilidades que tenemos disponibles.

En un principio contamos con dos controles básicos, A para esquivar e Y para atacar, pero a medida que vamos avanzando se nos van desbloqueando diferentes habilidades y nuevos ataques que harán más amenos y divertidos los momentos de combate.

Aquí es donde entra el toque RPG con el que está sazonado el juego. Con cada pelea iremos consiguiendo cristales y pequeños orbes. Con los primeros podremos ir comprando y mejorando habilidades así como nuestra armadura y nuestra espada. Con el segundo podremos subir de nivel, hasta un total de doce, para ir consiguiendo más habilidades.

Harbinger acompañando a uno de los personajes principales

También contamos con las habilidades de nuestros compañeros. Podremos acompañar a cuatro diferentes personajes para ver su versión de la historia y descubrir más pistas, pero sobre todo para pelear. Cada uno tiene una habilidad única, dos de ellos lanzan ataques de área, uno tiene función de apoyo y nos permite movernos más rápido y el otro simplemente se quejará cada vez que pidamos su ayuda.

Mencionar también la mecánica del Omensight, la cual no solo da nombre al juego sino que también nos permite compartir recuerdos con otros personajes, mostrando así las verdades que llevamos descubiertas y continuar avanzando en nuestra investigación.

Incluso con todo esto, sigue faltando algo de profundidad: el sistema de combate está bien desarrollado pero siendo el punto central de toda la acción se queda un poco corto, porque puede llegar a hacerse repetitivo y a dejar de sorprender una vez hemos avanzado un poco. Además, sumando a la continua repetición de escenarios, deja, como ya mencioné antes, sola a la narrativa para sostener todo el peso del juego.

Rara vez necesitamos de todas las habilidades para superar una pelea. La mayoría de ocasiones, la cámara fija es más un obstáculo que una ayuda, pues impide que veamos con rigurosidad a los enemigos y sus ataques, tendiendo así a alejarnos para buscar zonas donde poder observar correctamente y rompiendo la velocidad y fluidez del combate.

La excusa para esta constante repetición de escenarios y peleas es la investigación. Descubrir la verdad y salvar a Urralia.

El juego nos convierte prácticamente en detectives que interrogan a su manera a los cuatro diferentes personajes: Ratika, Draga, Ludomir y Indrik, siendo también su apoyo en los momentos de decepción y su espada en los momentos de lucha, creando vínculos y relaciones fantásticas fruto de la magnífica historia que rodea a los personajes. Todo con el objetivo de conseguir las nueve pruebas que resuelvan el misterio que rodea la muerte de la Sacerdotisa Pagana.

Personalmente, esto es algo que me encanta y que descubrí por primera vez en The Legend of Zelda: Majora’s Mask, uno de mis títulos favoritos, y que ahora Omensight es capaz de, a su manera, transmitirme la misma sensación de intriga, fraternidad y superación que este título de Nintendo me transmitió en su momento.

Mapa de Omensight

En estos momentos de investigación el título nos permite comenzar el día con un determinado personaje en el “momento decisivo”, para poder llegar al punto clave del día y tomar una decisión u otra. Este sistema se agradece, pues reduce la repetición, pero quizás rompe un poco la sensación unificada de la historia, haciendo desaparecer la apariencia de libertad de exploración e investigación que teníamos al principio y simplificando todos los descubrimientos a una elección momentánea dejando fuera el resto de elecciones o acciones realizadas durante el resto del viaje con ese personaje.

Omensight plantea una historia interesante, bien escrita y con personajes fantásticos, pero que falla un poco en la ejecución, obligándonos a repetir localizaciones y peleas en exceso.

Aunque esto se suple en gran medida con el diseño de niveles, la intrigante narrativa y el divertido sistema de combate que ,aunque es bueno, quizás le falte profundidad, creando un juego que se disfruta mucho en su inicio y en su final y que cojea un poco en la mitad.

Omensight: Definitive Edition

Puntuación Final - 7

7

Interesante

Omensight plantea un historia interesante con un combate divertido pero algo falto de profundidad, repetitivo pero disfrutable.

User Rating: 4.35 ( 1 votes)
Etiquetas

Ángela Tajuelo

Soy una maestra Pokémon destinada a salvar Hyrule, que ahoga sus penas en videojuegos y anime.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X