AnálisisSwitch

Viviette – Análisis Switch

Escape Room Simulator

Una de mis sagas favoritas de toda mi vida como jugador ha sido Clock Tower: Tanto su diseño artístico como su premisa me parecen fantásticas y pocas veces imitadas en la industria. En Clock Tower debíamos huir de unos asesinos en serie a la vez que resolvíamos el misterio que envolvía a ciertos escenarios. El juego nos obligaba a huir de forma constante de estos enemigos ante los que no había defensa posible, convirtiéndose en una experiencia que creaba una tensión muy orgánica y que era el eje central del título. Es cierto que había puzles típicos de los survival horrror de los 90, véase típicos acertijos de emblemas, puertas con signos extraños y relojes con la hora mal puesta, pero la tensión de sentirse indefenso ante un psicópata que te perseguía engullía por completo al resto de la experiencia, además de contar con una historia efectiva e interesante que te animaba a seguir sufriendo un poco más. Viviette es un título indie que se fija de forma directa en esos referentes, pero que en cierta forma parece que malinterpreta la esencia de esos títulos.

Viviette pretende ser un survival horror de aquella época con Clock Tower y Resident Evil como evidentes referentes, pero mientras estos eran títulos de terror en los que había que ir resolviendo algún puzle (junto a la exploración e investigación del escenario si queríamos avanzar), Viviette es un juego totalmente enfocado a resolver puzles uno tras otro con algún elemento terrorífico como adorno, siendo los acertijos el eje central del juego.

Viviette comienza con nuestro protagonista Jules en una cama de hospital rememorando los hechos que han acontecido hace unas horas frente a la inquisitiva mirada de un policía. Jules y sus amigos querían pasar un buen rato yendo en bote a una isla con una inquietante mansión, pero la cosa se acabó torciendo y Feli, una de las protagonistas, deja inconsciente a Jules cuando este se interna en la casa para buscarla. Cuando Jules despierta todos han desaparecido, por lo que debemos buscarles por la mansión y los terrenos de alrededor para averiguar qué ha pasado; en nuestra búsqueda no solo averiguaremos el paradero de nuestros colegas, sino también la oscura historia que esconden la inquietante mansión y los horribles maniquís que pueblan sus habitaciones. Por si fuera poco, la pobre Feli parece poseída por una presencia malvada y no cesará en su intento de matarnos a puñaladas.

Escenario de Viviette
El apartado técnico de Viviette es uno de sus mayores logros. Sus gráficos pixel art están realmente bien diseñados.

La ambientación de Viviette es fantástica gracias a su precioso pixel art, capaz de representar en pantalla de forma perfecta una inmensa cantidad de elementos, y al diseño de la mansión y sus terrenos. La banda sonora que acompaña al juego es igualmente maravillosa, con melodías realmente inquietantes. Viviette es un juego que rara vez nos da pistas de qué dirección debemos seguir o cuál es el objetivo. Los primeros minutos son realmente desconcertantes y tensos gracias al ingente número de puertas cerradas por llaves de nombres extraños y lugares a explorar. Pero una vez has recorrido la mansión unas cuantas veces y empiezas a aprenderte sus habitaciones y qué acertijos quedan pendientes en cada una, la navegación y el progreso dentro del juego son un auténtico placer.

En Viviette solo podemos realizar dos acciones: correr e interactuar con los objetos a través del menú de inventario, y es de esa forma como iremos avanzando en la aventura. Ni siquiera podemos hacer nada si Feli nos captura (aporrear los botones para soltarnos, pero no lo he conseguido ninguna vez). Las semejanzas con Clock Tower comienzan con esta premisa de huir de un asesino invulnerable, siendo nosotros una persona indefensa en un territorio que nos es completamente desconocido.

Uno de los puzles de Viviette
La mecánica central del juego son los puzles que, aunque son muy variados, son una constante fuente de referencias a los vistos en clásicos del género.

Durante un buen rato la premisa funciona, pero llega un punto en el que la mansión entera se convierte en un complejo puzle de puertas y cosas descolocadas a resolver. Una vez entiendes eso y te encuentras más emocionado por haber adivinado qué hacer con el objeto que acabas de recibir que por la historia que te cuentan, es cuando Viviette fracasa en parte de lo que se propone conseguir.

Repito que es muy satisfactorio una vez conoces los dominios de la casa el ir de un sitio a otro usando un objeto y después otro, y después otro, y ahora he descubierto un atajo, y ahora esta puerta que se abría del otro lado ya no lo está… pero la historia del juego en ningún momento llega a enganchar. Se nos va contando por pequeñas secuencias con el motor del juego y notas que encontramos por la casa, pero no resulta particularmente interesante ni creo que esté del todo aprovechada. Esto hace que sigas jugando a Viviette por la satisfacción de tener toda la casa “resuelta”, como cuando terminas un Escape Room y has usado todos los objetos de un solo uso y todas las cerraduras están abiertas. Esa fue la sensación que tuve cuando acabé Viviette, y es una muy diferente a la que ofrecían sus referentes.

La furia asesina de Feli funciona bien, demasiado bien, porque en ningún momento llega a agobiar, pero eso solo hace la experiencia más cómoda para resolver los puzles. Es impredecible, da paseos por la casa sin un objetivo claro, y tú te la encuentras de vez en cuando: si te metes en una habitación te persigue (lo cuál está muy bien) pero es muy fácil escapar de ella en una carrera y no volver a verla hasta mucho más adelante, siendo más un elemento decorativo que la base de la experiencia. Es cierto que la mansión está llena de detalles, scarejumps, sonidos, presencias… que hacen mucho por la ambientación del juego, pero no son suficientes para paliar esa sensación de puzle gigante.

Los puzles de Viviette recuerdan mucho a los clásicos del género, habiendo efectivamente emblemas, libros que colocar, cajones cerrados… y están muy bien resueltos en general, habiendo algunos muy interesantes. Sin embargo, al haber tal cantidad de acertijos es inevitable que en algunos al equipo de DYA Games se les haya ido la mano con la dificultad.

No soy particularmente bueno en estos juegos, pero he visto en los foros que hay tres o cuatro puzles cuya lógica es difícil o imposible de encontrar, habiendo sembrado la confusión de forma generalizada en los jugadores del título. Muchos de los puzles de Viviette tienen respuestas generadas de forma aleatoria (por ejemplo, la posición de unas estatuas), algo que beneficia mucho a la experiencia, pues no podrás encontrar la respuesta aunque la busques en una guía.

Viviette cuenta además con varios finales posibles en base a ciertas acciones que realizamos a lo largo del título, y también con ciertos logros para los completistas, como terminar el juego en menos de una hora. A mí y a mi poco espabilada mente me ha llevado algo menos de cuatro horas, pero el título puede durar entre tres y cinco horas. 

Viviette es un título que encuentra su mayor fuente de diversión en la resolución del complejo acertijo que es la mansión en la que transcurre la aventura. Sin embargo no acaba de acertar como propuesta de terror debido a lo poco interesante que resulta la historia que transcurre de fondo a nuestro periplo por encajar todas las piezas. Eso sí, la casa y la ambientación hacen un gran trabajo para ponernos nerviosos.

Viviette

Puntuación Final - 7

7

Interesante

Viviette es ante todo un título de exploración y puzles que, a pesar de una ambientación fantástica, no acaba de acertar como experiencia de terror. No obstante es un juego interesante y nostálgico para aquellos jugadores de los survival horror de los 90.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Cerrar
X