AnálisisPC

Nippon Marathon – Análisis PC

¡Al turrón!

Después de una racha de grandes títulos triple A como la que llevamos, jugar a títulos tan originales como Nippon Marathon es un soplo de aire fresco maravilloso. Nippon Marathon ofrece algo que no sabía que quería hasta que lo vi por primera vez: un juego que parece haberse inspirado en el mítico programa de Humor Amarillo (más conocido como El Castillo de Takeshi por otros lares) para darnos un juego de carreras entre bizarros participantes y repleto de humor absurdo y referencias a la cultura nipona. Para aquellos que no lo hayáis visto nunca, Humor Amarillo era un programa en el que decenas de japoneses participaban en pruebas de habilidad absurdas; el programa en sí ya era bueno, pero a España llegó con el mítico doblaje de Fernando Castilla y Héctor del Mar.

Algunos de los mejores momentos que he pasado frente a un televisor ha sido con este programa, por lo que es un juego que recomendaría sin duda a cualquiera que recuerde a Dolores Konichiwa o El Laberinto del Chinotauro. Pero, ¿Nippon Marathon qué puede ofrecer al resto de jugadores que hayan vivido al margen de Humor Amarillo? Pues pese a sus evidentes carencias en el apartado técnico y su simpleza jugable, ofrece una propuesta original, divertida y accesible para animar cualquier fiesta.

Nippon Marathon es un título de carreras a pie entre cuatro participantes que deberán llegar al final de los niveles superando todos los obstáculos que encuentren en su camino. Desde malintencionados saltos y mesas mal colocadas, hasta un ejército de perros Shiba o de babuinos de onsen que se abalanzarán sobre nosotros; incluso puede que en mitad de la carrera seamos abducidos y debamos escapar de un laberinto (aunque sin esbirros de por medio). Durante el transcurso de las carreras podemos recoger frutas con diferentes funciones, que hacen las veces de los objetos de un Mario Kart. Por ejemplo, las piñas nos sirven para volar varios metros, las sandías las lanzamos al aire para que caigan en la cabeza de algún incauto, o también podemos comérnoslas para correr más rápido durante unos segundos.

Correr en el techo de un tren de alta velocidad mientras esquivamos peces gigantes es algo común en Nippon Marathon.
Los niveles de Nippon Marathon son una constante fuente de sorpresa. Nunca sabes qué te va a salir al paso.

En Nippon Marathon podemos saltar, lanzarnos en plancha (siempre con cómico resultado) para volar más metros, agacharse para esquivar ciertos elementos (todos hacen la pose de correr con los brazos hacia atrás de los ninjas de Naruto) coger y usar los objetos… y realmente eso es todo. Echo mucho de menos algún botón tipo estorbar o empujar, pues harían las contiendas mucho más divertidas. Solo podemos interferir en la carrera de otro participante mediante los objetos, lo cual reduce el componente de pique que busca el juego. Los circuitos son muy largos, por lo que el juego usa un sistema de checkpoints: cuando solo queda en pie un corredor, debido a que el resto han fenecido o se han quedado atrás, el juego para la carrera y vuelven a empezar todos los corredores desde ese punto. Cada vez que termina una de estas minirondas se otorgan y se quitan estrellas según en qué posición hayas quedado.

Estas interrupciones no afectan en absoluto al ritmo del juego, siendo incluso agradecidas y emocionantes. El juego puede pararse al principio de estas rondas para ofrecernos minijuegos como el anteriormente citado laberinto, pero también podemos participar en unas improvisadas tragaperras para obtener un arma adicional, o conceder una entrevista en la que formular una frase con el mejor piropo que se nos ocurra… esa sensación de descubrimiento y aleatoriedad de los niveles hace que el juego no se vuelva repetitivo, a pesar de tener una cantidad de contenido algo limitada por el momento (ocho personajes y ocho circuitos en el momento en el que se lance de forma oficial).

Nippon Marathon conversación
Los diálogos que hacen avanzar la trama en el modo historia son una de las principales fuentes de entretenimiento del título.

Nippon Marathon es una constante referencia a diferentes aspectos de la cultura japonesa. Además, esparcidos por los escenarios hay coleccionables que desbloquean explicaciones de todos y cada uno de los elementos nipones que vemos referenciados en el juego; una excelente labor que es digna de aplauso y muy agradecida. No solo podemos verlo en el elenco de personajes, sino también en el descacharrante doblaje (japonés hablado por una persona de habla inglesa, con un acento muy marcado) y los escenarios. Los escenarios de Nippon Marathon son otra de sus grandes virtudes: por el momento hay ocho escenarios, pero se irá añadiendo más contenido al juego de forma paulatina. Competiremos en la cima de una montaña nevada llena de babuinos de onsen, en una urbe con enormes pasos de cebra y business man, en una aldea tradicional con geishas que nos derribarán con sus parasoles o sobre el techo de varios shinkansen/trenes de alta velocidad (sin duda mi nivel favorito). La locura y la absurdez que alcanza Nippon Marathon es una fuente constante de risas.

Nippon Marathon cuenta con un modo historia para un solo jugador en el manejamos a Snuguru Maestro, un perro antropomorfo con chaleco que quiere convertirse en el ganador de la Nippon Marathon y derrotar al legendario Handsome Hazuki, imbatible desde hace años. También podemos controlar a una chica disfrazada de narval, a un señor disfrazado de marisco y a un anciano con uniforme de colegiala. Cada una de las campañas tiene su propio objetivo y desarrollo de la trama, pero todas cuentan con el mismo sentido del humor absurdo que impregna toda la propuesta. Este modo historia aunque anecdótico, es divertido gracias en gran parte a sus diálogos y su premisa, a algunas mecánicas exclusivas de este modo que nos permite conocer los niveles que usaremos más tarde en el multijugador. Pero donde realmente brilla Nippon Marathon es con amigos, ofreciendo varios modos para tal efecto. Puedes realizar carreras tradicionales, de forma individual o agrupando varias seguidas a modo de torneo, pero también hay dos modos de juegos destinados a las fiestas: el circuito LOBSTER y una pista de bolos.

Minijuego de bolos de Nippon Marathon
Los bolos es uno de los juegos más divertidos que ofrece Nippon Marathon, en ocasiones más incluso que las propias carreras.

En el modo LOBSTER hay circuitos inéditos en los que se compite de forma individual para ver cuán lejos es capaz de llegar cada uno, y después el resto intentan batir su marca. Constantemente cambian las condiciones y se ponen hándicaps que hacen que funcione realmente bien. Los bolos por su parte son una de las mejores opciones para disfrutar en compañía. Como diría Homer, consiste en tirar bolos, pero con un giro muy interesante: deberemos hacerlo lanzándonos contra o sobre (tiene su técnica, os lo aseguro) un carro con propulsores al que previamente daremos una dirección concreta que seguir. En cada tirada la pista cambia, añadiendo barriles, rampas, peces gigantes… una locura de modo que sorprende por lo bien que funciona y la cantidad de técnicas absurdas que se pueden desarrollar con esta mecánica tan simple.

Como se puede observar, he pasado muy buenos ratos con este juego, pero es cierto que tiene fallos que no puedo obviar de cara al análisis: está repleto de bugs que, aunque insignificantes, dan la impresión de ser un producto aún por pulir; esto es debido a que ha arrastrado la condición de Early Access desde hace mucho tiempo y, al estar basada su jugabilidad en las físicas de los personajes con el escenario, es muy fácil que haya comportamientos realmente extraños durante las partidas. En mi opinión vuelven las carreras incluso más entretenidas, pero son un hecho y como tal hay que comentarlos.

Por último, el apartado técnico el título es realmente pobre. Por momentos creerás que algunos personajes son bugs andantes. El apartado sonoro tiene piezas de pop realmente extrañas, pero divertidas como fondo para las carreras, y el doblaje consigue el efecto que se propone, destacando cómo se ha cuidado el uso del lenguaje japonés, tanto en los subtítulos que veremos en las carreras como en las líneas de diálogo del presentador y los personajes.

La propia premisa del juego también implica que a corto-medio plazo pueda volverse repetitivo, sobre todo si no se le proporciona un flujo constante de contenido a nivel de circuitos, modos y personajes; también la propia jugabilidad del título, carente de profundidad y desafío, juega en su contra en este aspecto. Además no tiene ninguna funcionalidad online: solo puedes jugar con amigos de forma local, aunque sus creadores ya han prometido que añadirán opciones online si el juego tiene suficiente éxito.

Nippon Marathon es un título que está muy lejos de ser sobresaliente, no solo por su falta de pulido a nivel técnico, sino también por las limitaciones inherentes a su propuesta, que pueden volverlo repetitivo a medio plazo si no se le nutre de contenido periódicamente. Eso sí, si os gustaba Humor Amarillo y su espíritu absurdo (además de referencias a míticas pruebas como Las Zamburguesas, Las Puertas del Pánico, El Laberinto del Chinotauro… solo me han faltado los Cañones de Nacasones), y andáis en busca de un buen party game para estas fiestas, ni lo dudéis: Nippon Marathon triunfa en su principal objetivo, que es ofrecer risas entre amigos, rodeando todo de una ambientación japonesa mucho más cuidada de lo que pueda parecer. Además también está disponible para PS4, Xbox One y Nintendo Switch.

Nippon Marathon

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

Nippon Marathon es un fantástico party game de compra casi obligada para los amantes de Humor Amarillo, pero también muy disfrutable por los amantes del mundo nipón, a pesar de sus problemas técnicos y su limitado contenido.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X