AnálisisSwitch

Super Hydorah – Análisis Switch

Super desafío espacial

Super Hydorah oscila entre el entretenimiento vídeo-lúdico de tintes más arcade y una suerte de desafío de dificultad exacerbada, que se convierte en una odisea de frustración, de incontenibles impulsos de arrojar tu dispositivo o plataforma de entretenimiento, empleando toda tu fuerza para ello.

Esto ha sonado recargado, rimbombante e incluso difícil de digerir, ¿verdad? Pues es la forma más fiel que he encontrado para describir lo que me ha hecho sentir Super Hydorah en líneas generales. Sin embargo, quiero dejar claro que no estamos ante un mal juego, de ninguna manera, así que para entrar en materia vamos con el análisis de Super Hydorah para Nintendo Switch.

Super Hydorah no es un título de reciente creación, se trata de una remasterización de Hydorah, un juego lanzado hace unos pocos años en PC, así que es un retorno con algunos añadidos para enriquecer la experiencia. Además, no es solo un regreso en ese sentido, sino que también es un regreso a los shoot em´up más clásicos, de la época dorada de las recreativas o la guerra de consolas entre Sega y Nintendo. Un “matamarcianos” de esos que llamaríamos “de toda la vida”.

Super Hydorah
Desde el pricipio los jefes finales serán un desafío muy exigente.

Con una perspectiva en 2D y un aspecto gráfico al estilo 16 bits, Super Hydorah nos presenta una propuesta simple, pero adictiva; esquivar decenas de enemigos y proyectiles mientras aporreamos el botón de disparo para limpiar el camino que tenemos por delante. Atravesaremos los niveles con el objetivo de llegar hasta el jefe final o, en algunos casos, los jefes finales. Por lo tanto, nuestro principal objetivo será llegar lo mejor preparados posible a este estadio final de cada nivel y con el mejor armamento. Para ello tendremos que recoger todos los ítems que nos dejarán los enemigos derrotados, que servirán para potenciar nuestras armas primarias y secundarias, así como para incrementar nuestra velocidad, reponer la munición del arma especial o generar capas de escudo para proteger nuestra nave.

Con este conjunto de elementos, Super Hydorah nos ofrece una fórmula jugable que consiste en eliminar al mayor número de enemigos para acumular mejoras (y puntos), al tiempo que procuramos esquivar todos los ataques enemigos hasta llegar al jefe final.

Si algo caracteriza a Super Hydorah es su dificultad y nivel de exigencia. Tal vez fuera culpa mía, que ando oxidado en este tipo de juegos, pero considero que no se trata de un título accesible para cualquier jugador debido al nivel de dificultad al que nos enfrenta. Al iniciar la partida nos permite elegir entre dos niveles de dificultad; novato y piloto, “fácil” y difícil respectivamente. La diferencia entre ellos radica en la cantidad de escudos con el que iniciamos la partida; tres escudos en el modo más fácil y solo uno en el difícil.

El problema, desde mi punto de vista, es que incluso en el nivel más fácil el desafío puede llegar a resultar frustrante. Desde los primeros niveles del juego nos enfrentamos a cantidades ingentes de enemigos y a jefes finales con ataques realmente difíciles de evitar, lo que puede convertirse en un obstáculo insalvable para jugadores no habituados al género. Algunos enemigos pueden atacarnos incluso después de haberlos dejado atrás, obligándonos a estar atentos a los ataques que nos llegan desde todos los ángulos. Incluso el mapeado puede convertirse en un enemigo, por un lado por lo laberínticos que pueden ser en algunas ocasiones, y también porque en mitad de los combates, mientras luchamos por evitar los proyectiles enemigos, chocaremos muchas veces con el terreno.

Para tratar de superar estos obstáculos, en Super Hydorah podremos aplicar mejoras permanentes a nuestra nave, ya que en los espacios entre misiones podremos elegir distintas variantes de nuestras armas principales, secundarias y especiales. A medida que avanzamos por la friolera 21 niveles, a su vez divididos en 35 subniveles (cada uno con su enemigo final), conseguiremos distintas opciones para aplicar a nuestra nave, así conseguir un arsenal más poderoso con el que enfrentar el exigente desafío que nos plantea el juego.

Para tratarse de un título de shoot em´up de scroll horizontal, que se inspira y homenajea a títulos como Gradius o Scramble¸ Super Hydorah es bastante largo. Sus 21 niveles principales y su sistema de progresión con bifurcaciones, que nos llevan a distintos niveles, hacen que sea una experiencia especialmente extensa. Teniendo en cuenta su elevada dificultad, esto puede ser tanto una ventaja como una debilidad. El juego nos exige atención y tensión constantes; el más mínimo despiste nos puede costar la partida, y si utilizamos la opción de “Continue?” perderemos nuestra puntuación, por lo que esta opción queda descartada para los más puritanos. Si elegimos no continuar tendremos que empezar el juego desde el principio.

Super Hydorah

Además, cuenta con algunas sorpresas como los finales alternativos, un modo cooperativo para dos jugadores, y un minijuego llamado Robot Chase, también para dos jugadores, en el que tendremos que controlar a dos robots para superar una serie de desafíos y salir de una pieza. Una adición interesante y eficaz para romper con la monotonía cuando se nos desquiciemos en algún jefe final.

Probablemente, en el aspecto técnico es donde más brilla Super Hydorah. En cuanto al apartado gráfico poco hay que reprocharle a la obra de Locomalito, Super Hydorah luce como un auténtico homenaje a la época dorada de las recreativas y los matamarcianos, con un estética que nos transporta de lleno a la era de los 16 bits. Los vivos y variados colores, los entornos futuristas de todo tipo, y los viajes a extraños planetas son una oda al mundo del videojuego de los ochenta y noventa. Destaca sobremanera el diseño de muchos bosses y enemigos, con estéticas que nos recuerdan, además de a clásicos del género, a títulos como Super Metroid, con ese tipo de enemigo a medio camino entre las máquinas y los seres vivos, o sencillamente máquinas con morfología similar a la de un ser vivo.

Todo esto queda perfectamente aderezado por un apartado sonoro de lujo, de la mano de Gryzor87. Super Hydorah cuenta con una BSO original de unas 60 pistas, todas alimentadas por ese sintetizador tan típico de los ochenta, esos sonidos que nos transportan al mismo tiempo al pasado y al futuro.

 Super Hydorah

Super Hydorah es viaje a los shoot em´up  de ambientación especial más clásico, respetando la esencia de todos ellos y consiguiendo, de verdad, ese aire retro tan preciado y difícil de recrear. Nos dará largas horas de diversión, y visualmente es precioso. Sin embargo, su elevadísima dificultad puede empañar el resultado final a más de uno, ya que no es precisamente accesible para jugador que no frecuente este género.

Super Hydorah

Nota final - 6

6

Interesante

Oda a los matamarcianos más clásicos, acción desbordante y directa, acompañada de un diseño precioso. Por desgracia, su exagerada dificultad empaña el resultado final.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

JaviMGarcia

Made in 1992 y pegado al mando de una consola desde del 97. Aspirante a alcalde de Raccoon City, a cazador de Yharnam y a periodista de videojuegos. Si me quieres encontrar busca la consola más cercana.

Actualidad

Cerrar
X