AnálisisPC

Killer7 – Análisis PC

Una de las destacadas obras de Suda51 está de regreso

Parecería que con el paso de los años la industria del videojuego se limita a súper producciones multimillonarias o a juegos independientes de desarrollo más bien humilde. Queda la impresión de que lo que se conoce como serie B ha ido desapareciendo. Evidentemente esta clase de proyectos sigue existiendo; pero por algún motivo, que no tengo muy claro, tenemos la percepción de que cada vez son menos. Más allá de eso, quizás los juegos de segunda línea, por llamarlos de algún modo, de hace algunos años son recordados con especial cariño. Y si a desarrollos y proyectos de este tipo nos referimos está claro que uno de los grandes referentes es Goichi Suda.

El mítico Suda 51 es conocido por su manera desenfada de ver los videojuegos y por dotar a sus proyectos de una personalidad que destaca entre el resto de los títulos. Estamos hablando de uno de los referentes y más longevos desarrolladores del medio y su trabajo se ha visto desde hace ya varios años.

Hoy vamos a aprovechar el relanzamiento de uno de sus juegos de culto para recordar dicha obra. Se trata de Killer7, una propuesta tan original como interesante que pese a tener su lanzamiento original en 2005 sigue cautivándonos a pesar del paso de los años.

Killer7 es un fiel reflejo de su creador. No será el mejor juego del universo, no lo fue en 2005 y no lo es ahora, pero sí es un juego con grandes cotas de personalidad. La experiencia se siente que intenta por todos los medios alejarse de la rutina y de los tópicos más convencionales de los videojuegos. El primer vistazo al juego nos deja claras sus intenciones: diferenciarse sobre el resto. En ese sentido, la primera línea la marca el apartado visual. Nos topamos con una suerte de estilo anime con una paleta de colores que se las ingenia para ser apagada y vistosa al mismo tiempo.

Por su parte, a nivel narrativo nos topamos con una obra que, como mínimo, es bastante complicada. La premisa parte de que nuestro protagonista, por llamarlo de algún modo, es un anciano llamado Harman Smith, un tipo en silla de ruedas y con evidentes rasgos de senilidad. El bueno de Harman es conocido como el Asesino de Dios y debe hacerle frente a una organización de mafiosos gracias a una peculiar habilidad. Harman posee siete personalidades diferentes y esos serán los personajes jugables con los que vamos a disfrutar de la aventura. Esos siete asesinos, cada uno con sus propias habilidades, son lo que añade variedad a la experiencia jugable.

Killer7 es un juego que ya tiene varios años a sus espaldas y si repasamos el contexto de su lanzamiento original nos damos cuenta de que, a nivel comercial la cosa salió regular, ya que pertenecía a la serie de títulos con los que CAPCOM pretendía apoyar a GameCube para remontar en ventas con base a un catálogo nutrido. La cosa no acabó saliendo tan bien y el juego terminó llegando a PS2. No obstante, a nivel jugable el proyecto apostaba por ser una mezcla no muy común de varios géneros. El sistema de control recuerda a los shooters on rails, la mecánica de disparos es primera persona, la estética y la forma de llevar el guion son más propios de una novela visual e incluso se añadieron toques de juego de rol al poder ir potenciando y mejorando las habilidades de cada uno de los asesinos. Esos elementos, la suma de todos ellos es lo que ha terminado dotando a la obra de un prisma de juego de culto.

El juego es a todos los niveles una obra densa que representa la violencia de una forma bastante osada si tomamos en cuenta que se trata de un juego de 2005. En ese tema no se cortan ni un poco, vemos escenas brutales y aunque la estética podría ayudar a disimular el tratamiento que se la da a la violencia, lo cierto es que resulta evidente sentir cierto impacto ante algunas secuencias que se hacen presentes en nuestro camino. El guion está planteado con un cierto nivel de complejidad y el argumento está contado de una forma tal que es fácil perderse en lo que se nos intenta contar. A nivel jugable ocurre lo mismo. Uno de los pilares se encuentra en los cambios de cámara y de perspectiva. Nos movemos en tercera persona, pero disparamos en primera. Los enemigos son a primera vista invisibles, así que habrá que hacerlos visibles para podernos liar a tiros; al estar en primera persona, si hay que recargar el arma la vista se interrumpe para mostrarnos la recarga; además de eso, mientras nos movemos por el escenario constantemente hay giros o cambios de cámara un tanto drásticos.

En cuanto a menús y demás se refiere el juego es muy poco intuitivo, igual que con los controles y el gameplay en general. El breve tutorial nos da nociones básicas, pero todas las posibilidades jugables que nos ofrece las tendremos que descubrir a base de probar. El desarrollo nos hará toparnos con más de algún puzle que no es que sean muy elaborados o profundos, pero alguna vez me ocurrió de no tener idea de qué hacer porque el juego da las mínimas ayudas. El hecho de cambiar entre los siete asesinos también es algo que prácticamente hay que ir adivinando para poder explotar las capacidades de cada uno.

Los polígonos y los gráficos ultra realistas nos gustan a todos, pero lo cierto es que en el paso del tiempo perdura mucho más un sólido apartado artístico. A nivel visual, una correcta dirección de arte es lo que ayuda a qué los títulos perduren más en el tiempo y envejezcan de mejor forma. Ese es el caso de Killer7. No es ni ahora, ni hace 15 años, un portento técnico; pero su apartado artístico le ha ayudado a que hoy día se vea de maravilla.

De la misma forma, la implementación de 60 fotogramas por segundo es algo que se agradece mucho; sucede lo mismo con el soporte para ratón y teclado, que realmente hacen mucho más cómodo el tener que apuntar y disparar a los enemigos. Si hablamos del sonido hay que decir que la música es la representación perfecta del apartado visual y las piezas gozan de mucha personalidad, además de acompañar bien a los sucesos de la aventura. Por su parte, los sonidos del entorno y el doblaje dan señales, quizás demasiadas, de ser pertenecientes a otra época. Están hechos por cumplir, sin más.

Killer7 es un juego de otro tiempo, una obra de culto que claramente pertenece a otra época; pero que gracias a los chicos de NIS America podemos redescubrir y aquellos que hayan pasado por alto el título tienen ahora una maravillosa oportunidad para adentrarse a él. El mundo que se nos plantea es bastante interesante y las posibilidades jugables que nos ofrece gracias a la mecánica de los múltiples asesinos seguro nos hará echarle una buena cantidad de horas. Es un título que evidentemente no es para todo el mundo, pero de la misma forma es un juego que no deja indiferente a nadie. En ese sentido es fiel reflejo de su creador. Es un título quizás un tanto tosco y duro, pero cuando nos hacemos con él acabamos por disfrutar de la experiencia que nos ofrece.

Killer7

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Killer7 es un juego de otro tiempo, una obra de culto que claramente pertenece a otra época; pero que gracias a los chicos de NIS America podemos redescubrir y aquellos que hayan pasado por alto el título tiene ahora una maravillosa oportunidad para adentrarse a él

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Keveen Argueta

Amante de los videojuegos buenos, muy crítico con los malos. Por ahora, músico de profesión, futbolero por pasión y jugón por convicción.

Actualidad

Cerrar
X