AnálisisSwitch

Astebreed – Análisis Switch

Mecha Shonen Shoot 'Em Up Bullet Hell Game

Uno de mis placeres más culpables en el mundo de los videojuegos son los bullet hell. Esos juegos en los que la pantalla se llena de disparos de todos los colores y llegas hasta a perder de vista el personaje que controlas. Siempre parecen imposibles de pasar pero, una vez adquieres habilidad y te acostumbras al nivel, a sus enemigos y a sus disparos, es la experiencia más cercana a ver el código de Matrix que sentirás nunca. Esa sensación de adrenalina tan típica de este género ha dado clásicos de la talla de Jamestown o Ikaruga, títulos que os recomiendo encarecidamente probar al menos una vez en la vida (que además cuentan con cooperativo local, una gran forma de disfrutar este género).

Astebreed es otro exponente más del género que, a pesar de que no pretende ser innovador, sí que constituye un intento de gran calidad e increíblemente divertido, aunque demasiado efímero incluso para un título de estas características.

Astebreed ha sido desarrollado por el estudio japonés Edelweiss, creadores de otros títulos como Ether Vapor (y su remaster lanzado en 2012), con el que comparte gran parte de su planteamiento jugable. Astebreed ya salió en Steam en el año 2014, pero su jugabilidad se adapta de una forma magnífica a las prestaciones de la híbrida de Nintendo, siendo un espectáculo delicioso jugar a un título tan vistoso como este en formato portátil (en la tele también se disfruta de su acabado gráfico, pero también permite apreciar mejor los años que han pasado desde su lanzamiento).

La historia de Astebreed está muy trabajada, a pesar de que no se puede apreciar durante el transcurso de la aventura, como explicaré después. Astebreed es, ante todo, una muestra más de argumento Shonen con mechas de por medio, con todos los tropos que eso implica. Una invasión alienígena a la Tierra, la herencia de una férrea voluntad, rencillas familiares por las que el destino del universo pende de un hilo, muchos gritos desgarradores fruto de la sobreactuación japonesa y unos diseños anime de gran calidad que se dejan ver ocasionalmente en escenas. Los diseños de los personajes, sin dejar de ser arquetípicos, cuentan con una gran calidad, al igual que el de los mechas

Astebreed tiene con un gran problema al contar su ya de por sí confusa y apresurada historia: las conversaciones son en perfecto japonés (con la gran calidad y expresividad exacerbada que caracteriza a los seiyuus) y los textos en inglés; no solo eso, sino que además las conversaciones que avanzan la trama y explican los conflictos entre personajes se suceden en mitad del nivel. Es decir, no solo tienes que sobrevivir a un juego no precisamente sencillo sino que también tienes que leer las conversaciones a la vez. No parece un planteamiento demasiado acertado, máxime viendo el empeño puesto en contar una historia interesante.

Hay un potencial muy desaprovechado en el argumento de Astebreed, y es una pena, ya que si se hubiera eliminado por completo la historia y se hubieran centrado en hacer un juego más largo y con más modos de juego o variedad en su fórmula jugable estaríamos ante un nuevo clásico del género. No planteo la opción de introducir secciones a lo visual novel porque entiendo que es una decisión consciente en pos de ofrecer un ritmo de juego frenético, y vaya si lo consigue: desde el prólogo estarás completamente enganchado. Sin embargo la campaña de Astebreed, que es su única oferta jugable, se puede completar en aproximadamente una hora (quizás media hora más dependiendo de tu habilidad a los mandos).

Es cierto que hay tres modos de dificultad y que gran parte de la gracia de estos juegos radica en superar tus propias puntuaciones a posteriori una vez has dominado la jugabilidad. Eso sí, el modo difícil solo se desbloquea tras haber completado el modo normal, por lo que casi todos los aficionados al género tienen una segunda vuelta casi obligada si quieren exprimir las mecánicas del título al máximo. El modo normal me ha parecido bastante asequible para cualquier tipo de jugador, más fácil incluso que lo que se suele ver en el género, así que puede ser una primera toma de contacto estupenda si queréis conocer este nicho de juegos.

Y a todo esto, ¿cómo se juega a Astebreed? Es un shoot em up mezclado con secciones de bullet hell. Esto quiere decir que controlaremos a nuestro mecha a lo largo de seis niveles (más un prólogo) totalmente lineales y representados en 2.5D (la acción que hay en los fondos mientras combatimos suelen ser impresionantes) aniquilando todo lo que se cruce en nuestro camino. La perspectiva cambiará de forma constante, pasando a disparar de forma horizontal a vertical varias veces a lo largo de cada fase, para dar mayor espectacularidad al conjunto; un baile de luces, música con ritmos de recreativa japonesa (es decir, machacona pero extrañamente adictiva) y diversión frenética gracias a su pulida jugabilidad.

En Astebreed controlamos a un mecha llamado Xbreed que nos ofrece varias opciones para defendernos del ejército enemigo: manejaremos el mecha con ambos joysticks y los gatillos traseros. Con el joystick izquierdo movemos al exbreed, con el derecho dirigimos varias luces que rodean nuestro robot hacia los enemigos, pudiendo concentrar el fuego en uno solo o en varios dependiendo de la dirección hacia la que apuntemos. Después contamos con una gran espada que manejaremos con los gatillos delanteros derecho (dejándolo pulsado realizaremos un combo infinito de impresionantes espadazos) e izquierdo (una veloz estocada).

Por último, con el gatillo trasero izquierdo realizamos un ataque especial una vez se ha recargado la barra de energía, que se regenera automáticamente al igual que la vida del Xbreed. El único movimiento que se podría echar en falta sería un dash o desplazamiento rápido a modo de esquiva, pero entonces perdería parte de la esencia de bullet hell. Además, la estocada ya realiza esa función de desplazamiento rápido y permite atravesar cierto tipo de proyectiles. Es muy satisfactorio poder usar todas y cada una de las formas de ataque a la vez.

No os podéis imaginar lo divertido que resulta el condenado juego hasta que lo probéis, como todos los buenos exponentes de su género. El día que lo empecé tan solo quería ver el prólogo, pero el juego empieza directamente nada más seleccionarlo desde el menú de Switch, y al final me acabé pasando tres niveles sin descanso; pura y adictiva diversión, además de ganas de volver a jugarlo. Eso para mí es lo más importante en un juego de estas características.

Por último, si su jugabilidad ya había conseguido enamorarme, Astebreed incluye una característica que siempre agradezco mucho, pero en esta ocasión más dado lo frenético de su experiencia: en el apartado de Extras se incluyen extensas fichas de personajes, cronología y el argumento general del título. No solo eso, sino también las escenas de vídeo, los modelados 3D de todos los mechas y naves que aparecen a lo largo del juego… antes de explorar esta opción tenía la impresión de que los diseños eran bastante reguleros, y lo que pasaba era que no me había fijado en ellos porque estaba demasiado ocupado destruyéndolos. Es una gozada pasearse por esta sección, contemplar los concept arts del argumento y los personajes; una gran oportunidad de conocer más a fondo cómo una obra que parece tan pequeña es el resultado de un proceso gigantesco, en el que lo único que ha fallado es la forma de mostrar todo lo que tenían en mente cuando desarrollaron el título.

Si te gusta el género no creo que te decepcione; da lo que promete cualquier shoot em up de estas características, que es pura y adictiva diversión, y si eres nuevo en el género es una gran oportunidad debido a la ajustada dificultad de Astebreed. El mal aprovechamiento de su historia (que, sin ser un guión de Hunter x Hunter, al menos pretendía ser interesante) y una duración demasiado corta como para desarrollar aún más su jugabilidad hacen que esté alejado de la excelencia. El título se puede adquirir a través de la e-Shop a un precio de 11,59 €; vosotros decidís si por ese precio merece la pena arriesgaros. Y ahora, si me disculpáis, me vuelvo a mi Xbreed a destruir unos cuantos alienígenas antes de dormir.

Astebreed

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Si le disculpáis su escasa duración (aunque es muy rejugable) y una historia de fondo que te costará seguir, estáis ante un gran shoot 'em up que os dará una buena dosis de frenética diversión.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Cerrar
X