AnálisisSwitch

The Bug Butcher- Análisis Switch

Who you gonna call? BUG-BUTCHERS!

Si hay algo que caracteriza a muchos de los juegos que ahora consideramos clásicos es su jugabilidad, algo que se potencia si además vienen de recreativas. Eran títulos diseñados única y exclusivamente para dejarnos sin una sola peseta en el bolsillos. Los juegos de la serie Pang fueron de los que más monedas de mis progenitores se tragaron; era tan hipnótico ver todas esas burbujas por la pantalla y tan gratificante soltar la cadena en el punto exacto… La gente de Awfully Nice Studios vieron que aún quedaba potencial por exprimir de esta clase de jugabilidad, y así surgió el juego que nos ocupa: The Bug Butcher, que intenta replicar la fórmula de Super Pang y potenciarla añadiendo opciones más actuales.

Se lanzó en PC en el año 2016, el año pasado también se podía jugar en dispositivos móviles y ahora le toca el turno a la nueva cuna de los indies: The Bug Butcher llega a Nintendo Switch con ninguna novedad con respecto a sus otras versiones, pero manteniendo la fuerza de su esquema jugable.

The Bug Butcher es un shooter 2D de desplazamiento lateral en el que encarnamos a un exterminador de plagas al que han contratado para limpiar unas instalaciones de peligrosos insectos alienígenas. Con la ayuda de los trabajadores del lugar deberemos despejar 30 niveles (que transcurren en cinco escenarios diferentes) de toda presencia enemiga. Las fases tienen lugar en habitaciones cerradas en las que nos podremos desplazar lateralmente caminando o corriendo (de forma limitada) disparando y esquivando a la vez a los bichos que invadirán la estancia. Sin embargo, hay dos reglas importantes que marcan toda la jugabilidad del título: solo podremos disparar hacia el techo y los enemigos se multiplican al recibir daño. Deberemos hacerlos cada vez más pequeños con nuestros disparos hasta que desaparezcan.

Los insectos son más o menos redondos y, además de rebotar por toda la habitación a diferentes alturas y velocidades, muchos de ellos disparan proyectiles. En The Bug Butcher deberemos tener puntería pero también un perfecto control del espacio que nos rodea y de la trayectoria de los enemigos. Para hacer aún más frenética la experiencia contamos con un tiempo limitado para completar el nivel y un multiplicador de combo que nos anima a eliminar la mayor cantidad de bichos posible sin pausas entre medias para conseguir más dinero y puntuación al final del nivel. Tendremos unos objetivos a cumplir en cuanto a puntuación y a longitud del combo que sin duda harán las delicias de aquellas personas aficionadas a los juegos de batir tus propias marcas. Por supuesto los combos se cortan si recibimos daño y morimos si nos golpean cuatro veces.

Hay una gran variedad de bichos a eliminar, cada uno de ellos con sus patrones de movimiento y ataque; además en cada escenario hay una serie de barreras, normalmente móviles, que alteran de alguna forma nuestra percepción del espacio o la trayectoria de los rebotes, haciendo que en cada nivel debamos tener más cuidado con unos enemigos que con otros. Los trabajadores del complejo nos darán mejoras temporales (daño doble de arma o mayor cadencia de tiro) y también podremos recoger armas especiales o artilugios con diferentes aplicaciones: durante unos segundos podremos congelar a todos los insectos o adquirir supervelocidad e invulnerabilidad. Con las monedas que obtenemos al completar cada fase podemos acceder a una serie de mejoras para nuestro personaje, ya sea para aumentar el daño base de nuestra arma o las características de los artilugios especiales.

Es una premisa sencilla pero realmente divertida, tanto para los nostálgicos como para aquellos que se enfrenten a la fórmula por primera vez. Es un juego que funciona muy bien en formato portátil; sin embargo eso también implica que le sientan muy bien las partidas cortas: no es un título al que se le puedan dedicar muchas horas seguidas, sobre todo si no queremos que se vuelva repetitivo rápidamente. The Bug Butcher hace lo que puede con su base jugable ofreciendo, además de sus 30 misiones con tres niveles de dificultad, el llamado modo Pánico, que sería como un modo Horda al uso: aguantar infinitas oleadas de alienígenas todo el tiempo que podamos. Vamos obteniendo monedas con las que adquirir mejoras en los descansos entre ronda y ronda. Este modo puede jugarse con un segundo jugador, manejando cada persona un Joy Con. No cuenta con multijugador online, pero sí con tablas clasificatorias de puntuación a nivel global.

En cuanto a su apartado técnico nos encontramos ante un título realmente simpático, con diseños cartoon que casan muy bien con la experiencia global, y capaz de mostrar una gran cantidad de elementos en pantalla. En cuanto al sonido, su mayor virtud son los ruidos de las explosiones de los enemigos, con unos splurch muy bien conseguidos. La música no es pegadiza, pero tampoco resulta machacona. Aún así el título tiene carencias que lo alejan de ser un mataratos imprescindible.

A pesar de llevar varios lanzamientos a sus espaldas, la versión de Nintendo Switch cuenta con fallos de pulido difícilmente explicables. Por ejemplo, los objetos que caen en los bordes del nivel no pueden alcanzarse de ninguna forma, hay ralentizaciones en el modo de dos jugadores y los menús no están bien adaptados a los Joy Con. Debe ser debido a sus otras versiones, pero en los menús cuesta mucho saber qué opciones estás iluminando a la hora de seleccionarlas; incluso los botones están mal asignados cuando cada jugador coge un Joy Con, y no puedes saber con qué botón empezar la partida o volver al menú anterior. Pero sin duda la mayor virtud del juego es también su mayor fallo: es muy difícil hacer variada una jugabilidad con unas reglas tan estrictas, a pesar de ser una tan divertida como la que nos ocupa. Jugado un nivel de The Bug Butcher, jugados todos. Ah, el título no cuenta con textos en castellano, pero no supone un problema a la hora de disfrutarlo.

The Bug Butcher es un juego con un propósito muy claro: ser ese juego que usas para amenizar las esperas del autobús o en el váter (en modo portátil se juega de lujo)… sobre todo si conoces la serie Pang. Si echas de menos revivir las sensaciones de aquel gran título The Bug Butcher puede ayudarte. Personalmente pienso que el original tenía más «encanto» (puede ser por esa cosa de viejos llamada nostalgia), pero por 7,99 € puedes adquirir un producto realmente entretenido. Si nunca has jugado a un título de este tipo puede ser una buena oportunidad de descubrir una jugabilidad divertida, pero algo limitada.

The Bug Butcher

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

Un shooter 2D que consigue actualizar la fórmula jugable del mítico Super Pang, siendo esa su mayor virtud y su mayor defecto: su fórmula jugable es divertida, pero algo limitada, siendo ideal para partidas cortas.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Alejandro Morillas Tellez

Fisioterapeuta/osteópata de día, hipnoterapeuta cuando es necesario y apasionado jugador de videojuegos por la noche. Los primeros juegos que relaciono como favoritos son Catherine, Vanquish, Overwatch y Kingdom Hearts. Pero siempre estoy disponible para un Tekken, un Vermintide o una maratón de Metal Gear.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X