AvancesPC

Fallout 76 – Primeras impresiones (PC)

El universo Fallout cobra vida con su salto al mundo online

Durante la semana pasada, hasta la madrugada del domingo, he tenido la oportunidad de jugar a la beta cerrada de Fallout 76, el nuevo título de Bethesda, que supone el salto al juego online de una de sus franquicias más importantes. Su lanzamiento está fechado para el próximo 14 de noviembre, y para que vayáis haciendo boca, os traigo unas pinceladas de esta primera toma de contacto.

Cuando un veterano de la franquicia escucha por primera vez cosas sobre esta nueva entrega es difícil evitar esa sensación de duda y de incertidumbre ante lo que puede terminar siendo. ¿Se rendirá Bethesda y cederá a las modas convirtiéndose en otro fps online genérico con skins de Fallout? Pues bien, aunque os anticipo que en mis comentarios voy a procurar evitar cualquier tipo de spoiler, sí que puedo empezar diciendo que estéis tranquilos porque todo apunta a que eso no ocurrirá.

Para empezar os aseguro que desde el primer momento sentiréis estar en un Fallout de Bethesda, lo que per sé supondrá un alivio para muchos. Sin entrar en detalles concretos, el planteamiento inicial del juego se asemeja bastante a lo vivido en las últimas entregas, llevando en esta ocasión nuestro punto de partida a un lugar que creo que es de dominio público: el Refugio 76. Cronológicamente nos situamos en el año 2102, concretamente veinticinco años después de la Gran Guerra, y como integrantes de uno de los refugios destinados a reconstruir el mundo estaremos entre los primeros humanos en pisar el yermo post-apocalíptico de Appalachia, en West Virginia.

Tras la puesta en escena haciéndonos con el control –diría que es el mismo que en Fallout 4, pero no puedo asegurarlo 100% porque lo jugué en PS4-, nos encontraremos con las primeras misiones, que mantienen el estilo visto en las entregas anteriores. Es curioso que no tuve la sensación de estar en un Fallout online hasta que me empecé a encontrar con otros jugadores, fácilmente reconocibles porque son los únicos humanos y porque van identificados con el nombre de usuario y el nivel. Los NPC controlados por la IA, al menos durante la beta, son siempre robots, androides, protectrones, calcinados (similares a los clásicos necrófagos) y todo el repertorio de criaturas mutantes de la saga. Estas primeras misiones nos ayudarán a situarnos y a ir vislumbrando nuestro objetivo si queremos centrarnos en la historia principal.

La ambientación, que respeta la esencia de siempre, nos sitúa en una región completamente devastada donde el peligro se percibe en cada esquina. Con un mapa aproximadamente cuatro veces más grande que el de Fallout 4, tendremos que explorar ciudades, pueblos, construcciones de toda clase, ruinas, zonas de campo abierto y un entorno con zonas contaminadas de radioactividad. Cada sitio que descubramos quedará registrado en el mapa como un punto para viaje directo, lo cual nos permitirá desplazarnos rápidamente a cambio de un desembolso de chapas; que varía en función de la distancia.

En todos los lugares, tanto exteriores como interiores, iremos encontrando numerosos recursos para nuestra aventura, como armas, ítems de ayuda, equipamiento y chatarra con la que explotar la vertiente de crafteo. Igualmente veremos terminales, holocintas y notas que recogen información e historias, de las que pueden surgir tramas o pistas que seguir, e incluso nuevas misiones. Uno de los recursos más valiosos, y que abundan en los primeros pasos, son la comida y la bebida. Fallout 76 intenta aportar a la aventura un componente de supervivencia, incluyendo marcadores de hambre y sed a los que prestar atención si no queremos sufrir efectos negativos en nuestra salud. Otro detalle a tener en cuenta es que el sistema de loot es individual, de forma que cada jugador encontrará objetos propios.

El sistema de misiones nuevamente se divide entre las principales, correspondientes a nuestra trama central de la historia; las secundarias, que irán iniciándose conforme exploremos y entablemos conversaciones con otros personajes; las diarias, que irán cambiando; y los eventos, que surgen en determinadas zonas de forma dinámica. Respecto a estas últimas, mientras viajamos por cualquier ubicación se nos puede avisar de un evento en curso en el que podremos participar siguiendo unos objetivos, o mantenernos al margen abandonando el lugar. Me parecieron un tipo de misión interesante para jugar de forma cooperativa, principalmente porque suponen un aliciente para explorar nuevas zonas y viajar un poco a la aventura.

Como dije antes, el momento en que nos percatamos de que estamos ante un concepto nuevo llega al encontrarnos con otros jugadores. Esta es la razón de ser de Fallout 76, y como fan de la franquicia tengo que reconocer que se trata de un momento muchas veces soñado. La interacción con el resto de personas es sencilla y podemos llevarla a cabo estando juntos físicamente,o a través del mapa, en el que todos los jugadores que se encuentran en el servidor salen representados por puntos blancos. Podremos intercambiar objetos, invitarles a que se unan a nuestro equipo para avanzar juntos o completar misiones, o dar rienda suelta a nuestros más bajos instintos e iniciar un enfrentamiento.

Para poder entrar en PVP necesitamos tener al menos nivel 5, y necesitaremos que el otro jugador responda a nuestro ataque. De no hacerlo le causaremos un daño reducido, de forma que tenga posibilidades de huir. Aun así, hay que tener cuidado, porque si jugamos en solitario y nos encontramos con un grupo hostil aun con esa protección podrán acabar con nosotros. ¿Y qué ocurre cuándo morimos? Nuestro cadáver quedará tendido en el suelo y nuestro verdugo podrá robarnos la chatarra que llevásemos encima –pese al nombre, se trata de recursos muy valiosos para construir y mejorar ítems-. Se nos da la posibilidad de reaparecer en cualquiera de los puntos descubiertos en el mapa y veremos señalado el lugar dónde se encuentra nuestro cadáver; si logramos llegar hasta él y tenemos la suerte de que no ha sido saqueado podremos recuperar nuestras pertenencias.

Aquí entra en escena uno de los puntos que más me preocupaban desde el momento en que tuve conocimiento de la existencia de Fallout 76: el VATS, el sistema de apuntado de corte rolero basado en porcentajes de acierto que dependen de nuestras habilidades y armamento, y que en la franquicia funciona deteniendo o ralentizando el tiempo para que podamos elegir bien nuestro disparo. Al tratarse de un juego online y en vivo era imposible trasladarlo tal cual, pero Bethesda ha sabido encontrar la mejor manera de recrearlo. El sistema se mantiene prácticamente intacto, con la ausencia de la ralentización, de forma que tenemos un auto-apuntado en tiempo real que mide los porcentajes de acierto en movimiento. La barra que determina cuánto tiempo podemos usarlo sigue siendo la resistencia o PA (Puntos de Acción) y funciona así tanto para enfrentamientos con NPC como con otros jugadores.

El sistema de estadísticas primarias se mantiene como en las anteriores entregas, con los atributos SPECIAL (fuerza, percepción, resistencia, carisma, inteligencia, agilidad y suerte), ajustando su funcionamiento al nuevo entorno online y la relación con el resto de jugadores. Hay cambios en los atributos que funcionarán repartiendo cartas que asignarán perks a cada habilidad. El número que podremos asignar dependerá de los puntos que hayamos otorgado a dicho atributo y, como podéis imaginar, dependiendo de las cartas que tengamos asignadas y su nivel nuestras habilidades para realizar cualquier acción y las opciones de éxito en los enfrentamientos directos o mediante el sistema VATS cambiarán de forma radical.

En cuanto al apartado técnico hay varias cosas que comentar. A nivel gráfico existen recortes si lo comparamos con la versión de PC de Fallout 4, especialmente a nivel de texturas y distancia de visionado. Es razonable si tenemos en cuenta que estamos ante un MMO, con la escala y equilibrio que requiere un mapa tan grande sincronizado en muchos jugadores. Yo he jugado con una configuración ultra y filtros al máximo, y viniendo de Fallout 4 en PS4 el acabado visual cumple sobradamente.

El aspecto que más dudas me suscita es el rendimiento, aunque es algo que la propia Bethesda ya había advertido, pues no debemos perder de vista que estamos ante una beta. En mi caso he utilizado mi PC de sobremesa -SLI con dos GeForce GTX 980Ti, i7 5930k @ 4.5 GHz, y 32 GB DDR4 @ 3200 MHz-, y me he encontrado con ralentizaciones molestas en sitios con muchos elementos o interiores recargados. Lo preocupante es que incluso haciendo pruebas con niveles de gráficos inferiores el framerate no es estable en ciertos puntos, por lo que todo apunta a un problema de optimización. Más allá de eso he encontrado algunos bugs como objetos o cadáveres que desparecen y, el más evidente de todos, la ausencia de gráficos para el agua en ríos y charcas, donde vemos el cauce y escuchamos el chapoteo pero no vemos ni rastro del líquido. Confío en que sea algo subsanable y que esté solucionado en la versión definitiva.

Sobre el sonido creo que poco puedo comentar que no se sepa ya sobre esta franquicia. Recorrer el yermo y enfrentarnos a todo tipo de criaturas, con acordes de blues y jazz de fondo, no tiene precio. Además de un gran repertorio musical muy acorde a la estética del juego, se incluyen centenares de horas de radio, locuciones y mensajes perfectamente doblados al castellano. Y no es algo banal, ya que muchas veces tendremos que estar atentos a una llamada de auxilio, de algún mensaje en clave o de las noticias escuchadas en alguna cadena de radio que nos irán poniendo al día sobre lo que está ocurriendo en la región.

En definitiva, creo que estamos ante un juego con un potencial enorme, que tiene ciertos aspectos que pulir en cuanto a rendimiento y contenido, pero que puede ofrecernos una experiencia cooperativa única. El universo Fallout tiene un atractivo único y especial y Bethesda tiene una oportunidad de oro para explotarlo como se merece. Habrá que ver si el mundo evoluciona, si se incluyen eventos y sorpresas que motiven a los jugadores a explorar hasta el último rincón, y si todo este envoltorio espectacular consigue alcanzar la profundidad apropiada. Os aseguro que espero ansioso la llegada del título final, y como no podría ser de otra manera, tendréis un completo análisis aquí en nuestra web.

¡Preparad vuestros Pip-Boys, nos vemos en el Yermo!

Etiquetas

GranKhan

Apasionado del mundo de los vídeojuegos, y en general de todo lo que lo rodea. Jugador desde que pude sostener un mando. Director de la Comunidad y el canal de YouTube "DominiosDeGranKhan".

Actualidad

Cerrar
X