AnálisisPC

Party Hard 2 – Análisis PC

¡Fiestas aquí no!

La primera entrega fue una propuesta mas que original, un título que combinaba estrategia con infiltración para conseguir, por las malas, que los fiesteros dejasen de molestar. Pese a tener una gran personalidad, el juego fallaba en muchos otros aspectos, probablemente el más significativo era una jugabilidad repetitiva y poco estimulante en largas sesiones de juego. También sufría de una dificultad injusta y mal ajustada que, en ocasiones, nos hacia darle al botón de salir al cabo de los cinco minutos.

Y aquí llega la segunda parte que nos promete más de lo mismo (matar fiesteros estaba muy bien, así que de lujo), pero mucho mejor que antes. Veamos si Pinokl Games ha conseguido superar todas las carencias de la primera parte.

En esta entrega controlamos de nuevo al protagonista de la primera parte (aunque es posible elegir varios personajes, luego hablaré de eso), y de lo primero que nos damos cuenta al comenzar la partida es que la narrativa y la historia han mejorado notablemente.

Porque mientras que antes parecía que la única motivación del protagonista era deshacerse de los fiesteros, ahora nuestro asesino se toma una filosofía más a lo Travis Bickle en Taxi Driver, en la que tiene pensado limpiar la ciudad de escoria delincuente; y si de paso hay que cargarse a algún fiestero pues mejor, aunque ahora no es su principal prioridad.

La historia se va narrando en una especie de “flashback” entre nivel y nivel, y para ello se hace un muy buen uso de los diálogos y escenas dibujadas a mano, pero que no están animadas. Se trata de un argumento que alcanza cierta complejidad; es muy de agradecer esta mejora ya que seguir descubriendo todos los entresijos argumentales es una buena motivación para no dejar el juego abandonado al primer “game over” (que los vais a ver, y mucho).

Party Hard y su segunda parte consisten, en esencia, en coser a navajazos a todo el que puedas sin ser detectado mientras estás en una fiesta hasta arriba de gente. Hay dos formas de perder la partida, te pueden matar o te puede coger la policía; la primera es mucho más difícil que ocurra que la segunda (aunque más de una vez he muerto al quedarme trabado con un cactus), sin embargo, el resultado viene a ser el mismo: reiniciar el nivel desde el principio.

Acabamos de hacer explotar los altavoces y la gente sale disparada del susto, una buena ocasión para apuñalar a más de un despistado.

Esto quiere decir que los niveles han de completarse del tirón, sin posibilidad de guardar ni de puntos de control. Estamos en una época en la que los juegos nos lo dan todo mascadito para que nos los pasemos y compremos otro, así que se agradece un poco de dificultad. Eso sí, que la dificultad esté bien medida y no sea injusta ni frustrante con el jugador; un concepto que en Party Hard 2 no parece cuajar del todo.

Y es que basta con que un solo fiestero te vea rajando a otro para que este llame a la policía y vayas directo a la cárcel. Claro, aquí entran en juego las mecánicas de sigilo en infiltración, porque evidentemente no podemos matar a quien queramos a la vista de todo el mundo.

Afortunadamente en esta entrega es más fácil huir de la policía cuando ya van directos a por ti (y me ha pasado que una vez he huido de ellos me han atropellado con el coche patrulla), pero el problema está en que debido a una IA bastante arbitraria te pueden detectar en el momento menos pensado, y sin perdonar el más mínimo error. Para evitar esto lo suyo es ocultar todos los cadáveres, ardua labor, en tanto nos sea posible. Esto lo podemos hacer en puntos específicos del nivel donde podemos ocultar unos cuantos; los fiesteros borrachos no echan de menos a sus amigos por lo que no es problema para ellos mientras que no se encuentren directamente con su cadáver tirado en el suelo. Cuanto más veces llamen a la policía más estricta será la vigilancia de estos, llegando incluso a poner un helicóptero para cazarte (pero no para parar la fiesta, ironías de la vida).

En fin, que liarte a puñaladas a diestro y siniestro no es una opción, hay que hacerlo con sumo cuidado, ocultar los cuerpos y, como característica más innovadora, se ha mejorado el uso de objetos del escenario y un sistema de inventario.

Fiesta en los bajos fondos de la ciudad. Parece que le han robado el dinero a un pobre tipo.

Party Hard 2 nos ofrece el crear estrategias de asesinato en masa mediante el uso inteligente de lo que vamos encontrando por ahí. Bueno, el desarrollo de estas estrategias resulta intuitivo, pero sí que requiere de bastante “timing” en muchas ocasiones para lograr el mejor resultado. Por ejemplo, utilizar uno de esos “loros” de los años 80 para poner música cerca de un sitio que vamos a sabotear para que explote provocará que los fiesteros se dirijan hacia la música y nos podremos ventilar a varios del tirón. El hacer estas cosas no es obligatorio para terminar el nivel, pero nos sirve para crear combos y aumentar la puntuación además de ser muy satisfactorio, todo hay que decirlo. También podemos encontrar objetos por el nivel y almacenar hasta cuatro a la vez, estos los podemos combinar para fabricar, por ejemplo, bombas incendiaras, o también si encontramos un condón podemos ofrecerle sexo a cualquier fiestero para que nos siga a donde deseemos y darle matarile en privado, de la misma forma podemos encontrar dinero y ofrecérselo a un narco para tenerlo en el bolsillo; y así hay varias posibilidades más, aunque no muchas.

Esto es una muy buena baza para ofrecer dinamismo a una jugabilidad que es ya menos repetitiva que en la primera parte. Lo que ocurre es que no todo es tan bonito, a veces encontramos objetos en el escenario que no tienen uso por si solos y deben ser combinados con otros, pero nunca encontraremos ese objeto para combinarlo. Y además, no hay mucha diversidad a la hora de realizar estas acciones.

Los fiesteros, que no respetan ni los hospitales, nos advierten de que no les gusta nuestra cara. Una cosa que se puede hacer es provocar una pelea.

Es posible también utilizar vehículos como motos (o las máquinas estas que sirven para levantar palés, que no sé como se llaman). Se trata de una característica mal implementada, porque su conducción es realmente horrible y rara vez vamos a conseguir hacer algo chulo con ellos. Si al jugar veis vehículos, huid y no los utilicéis, porque además es mucho más probable que os enganche la policía.

Por otro lado, los niveles están basados en objetivos, no en todos será obligatorio cargarse a todo dios como pasaba en la primera parte, aunque tienden a repetirse: matar a los 5 narcos, acabar con los 10 moteros… Este tipo de tareas suelen ser las más habituales, aunque también habrán otras mas especiales para cada nivel, por ejemplo, encontrar un maletín y dejarlo en un lugar concreto, encontrar un lugar oculto o incluso liberar a unos rehenes. Pese a la repetitividad de los objetivos, se trata de una característica que hace más ameno el juego, sobre todo al darnos la opción de elegir qué objetivos cumplir; si vemos que nos está costando la vida hacer una cosa, podemos hacer otra y ya en el futuro rejugar el nivel. Pero sobre todo esta característica incita al jugador a que explore y descubra todo lo que hay oculto.

La policía busca sospechosos y habrá que pasar inadvertidos… huyendo al garaje justo al lado de un laboratorio de drogas.

Tenemos unos cuantos personajes para seleccionar, algunos de ellos bloqueados y, como casi todo en este juego, son genéricos y repetitivos. Lo interesante es que pueden venir con objetos extra en el inventario que nos pueden dar ventaja, como por ejemplo una pistola taser con la que aturdir a los fiesteros para cargar con su cuerpo inconsciente a cualquier lado y darle el navajazo. También hay habilidades activas que se recargan más rápido conforme más asesinatos cometamos. La primera que veréis es una en la que rajaremos a todo lo que se mueva en un área, y hay más que no contaré para no spoilear nada, pero vamos, que no son muchas.

En Party Hard 2 se combina el estilo retro de píxel art con unos gráficos 3D que también tienen cierto estilo retro, y es uno de los mejores apartados del juego.

Mientras que los personajes son sprites completamente planos, el resto de cosas que hay por el nivel: estructuras, coches, etc… están realizadas en 3D con cierto aire a “piezas de lego”. Los gráficos en este juego son brutales para todo aquel amante de lo retro, y también destacan por su colorido directamente influenciado por Hotline Miami, que se extiende por un diseño de niveles mucho más grande que el de la primera parte.

En el cuartito de la derecha hay una picadora de carne, ideal para deshacernos de los cadáveres.

El sonido, por otro lado, consiste en música de corte tecno o electrónica, lo que parece que sus compositores se han inspirado bastante por Hotline Miami en este aspecto al igual que en el apartado gráfico, aunque por supuesto no llega al nivel de este, pero las composiciones son muy buenas y pegadizas e incluso se pueden cambiar in game si vamos a la mesa de DJ de cada fiesta.

Party Hard 2 mejora a la primera parte, pero sigue siendo repetitivo y en ocasiones bastante frustrante y tedioso. Los niveles basados en objetivos están bien, pero falta variedad en el diseño de niveles (que los hay de muchos tipos pero todos funcionan de la misma forma), en los personajes para elegir, en las posibilidades para interactuar y también en los propios objetivos, que convierten este juego en una experiencia bastante repetitiva. Por no hablar de las características que directamente no son aprovechables, como los vehículos.

Se trata de un juego entretenido para un rato, pero no para largas sesiones. Si por algún casual se nos está dando bien la matanza puede motivarnos a seguir adelante una media hora más, pero podemos decir que a esta entrega le falta aun para ser un juego mucho más entretenido que su predecesor. Si tenemos en cuenta que el objetivo de un videojuego es entretener, este lo consigue esporádicamente y se tendrá que llevar una nota baja pero sin suspender, ya que por otro lado tenemos una buen historia, un buen apartado gráfico y sonoro y, como he dicho, puede llegar a enganchar un poco más si le cogemos el truco.

Actualmente cuesta 16,79 € en Steam y, sinceramente, yo me esperaría a una rebajita de las buenas para adquirirlo.

Party Hard 2

Puntuación Final - 5.5

5.5

Correcto

Una propuesta muy original que, por desgracia, sigue siendo repetitiva y genérica.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Nukem

Ingeniero informático, en el mundo de los videojuegos desde que cogí la escopeta de doble cañón en DooM 2. Fan de los First Person Shooter clásicos.

Actualidad

Cerrar
X