AnálisisPC

Call of Cthulhu – Análisis PC

Un juego con tintes RPG que muestra un aspecto más del horror lovecraftiano

El miedo es uno de los elementos más presentes en el imaginario colectivo. Por lo general, tememos aquello que no conocemos, y una de los mejores remedios es desterrar todas esas sombras gracias al conocimiento. ¿Pero qué sucede cuando para descubrir y comprender esa verdad oculta en las cosas hay que pagar un precio que muchas veces es demasiado alto de asumir? No son pocos los que ante tal dilema acabarían aceptando el precio con tal de conocer la verdad. Sin embargo, el destino es caprichoso y cruel, y aquellos que pagan el precio no solo acaban encontrando un futuro peor que la muerte, sino que descubren cualquier intento de comprender la realidad es inútil y desolador: ahí fuera hay fuerzas oscuras que escapan a la comprensión de la mente humana.

A grandes rasgos, este es el principal motor de toda la mitología creada por H. P. Lovecraft en su obra, una serie de novelas basadas en el misterio y en la sugestión para infundir verdadero terror en sus lectores. Y, de la misma manera que muchas obras posteriores, el título Call of Cthulhu toma la fórmula de la mitología lovecraftiana para dar una nueva visión de todo este universo.

Edward Pierce es un detective privado que se ve obligado a aceptar un caso perdido: investigar sobre la muerte de la pintora Sarah Hawkins y su familia. La causa oficial se debe a un incendio que se produce en su mansión por culpa de un accidente doméstico. A riesgo de perder su licencia de detective por no trabajar en ningún caso, Pierce se fuerza a viajar hasta la isla de Darkwater para comprobar cuál ha sido la causa de la muerte de los Hawkins.

La isla de Darkwater parece ser clave a la hora de resolver el misterio de la muerte de Sarah Hawkins.

Lo que nos encontraremos allí es una decadente isla llena de secretos: grupos de pescadores que desconfían y cierran filas ante los forasteros, antiguas historias sobre una milagrosa captura que permitió al pueblo no morir de hambruna, rumores sobre mala praxis en el hospital y el asilo…

A medida que nos adentramos en la investigación comenzaremos a descubrir que, efectivamente, las cosas no cuadran y que las apariencias ocultan más de lo que se mostraba en la superficie. Sin embargo, parece que nadie está preparado para conocer la verdad que mora en las profundidades, una verdad que parece que está lejos de la comprensión de cualquier persona cuerda y que solo los que han perdido el juicio son capaces de apreciar con cierta nitidez.

El juego de Cyanide Studio toma como base no solo todas las novelas de H. P. Lovecraft, sino también el juego de rol del mismo nombre que la obra. Esto queda claro desde el primer momento: estamos ante un RPG en el que la investigación, las conversaciones y la toma de decisiones serán fundamentales para poder avanzar en la trama.

Las conversaciones y tomas de decisiones son un pilar fundamental dentro del juego. Las diferentes habilidades de nuestro personaje nos permitirán acceder a diferentes opciones de diálogo.

Nuestro personaje contará con una pantalla de atributos que podremos mejorar invirtiendo puntos de personaje (Character Points, o CP) que iremos obteniendo tanto al principio como a lo largo de la partida. Sin embargo, algunas de las características, concretamente los atributos de Medicina y Ocultismo, no podrán mejorarse directamente, sino que su progresión se deberá única y exclusivamente a la interacción con diversos objetos durante el desarrollo del título.

En ocasiones, Pierce recurrirá a sus habilidades de investigación recreando una escena que haya sucedido anteriormente en el lugar donde se encuentre. Esto es denominado en el juego como modo recreación, y permite así reconstruir los hechos que hayan pasado y formular una hipótesis con la que seguir trabajando en el caso.

Obtendremos ocho puntos al inicio de la partida que podremos distribuir sobre una ficha con puntos ya establecidos. A lo largo del juego obtendremos más puntos con los que seguir mejorando nuestras habiliadades.

A partir de determinado momento de la obra las escenas propias de un juego de investigación van cediendo protagonismo a características propias de un survival. Es ahí cuando pueden observarse a la perfección elementos propios de los juegos de terror.

Call of Cthulhu juega con la sugestión y el terror psicológico en lugar de limitarse a mostrar directamente sus cartas, dejando a la imaginación del jugador muchas veces el trabajo sucio. Para ello se basa en herramientas tan conocidas como la iluminación, la falta de un mapa, el tono de la música y pequeñas secuencias que aparecen en pantalla en el momento adecuado para hacer pegar un pequeño salto desde su silla al jugador. Todo esto logra un estado de nerviosismo constante, que aumenta a medida que el juego avanza.

La sugestión es una de las armas más importantes de Call of Cthulhu a la hora de generar tensión.

Enloquecer poco a poco a medida que se van descubriendo trazas de la verdad que Darkwater oculta es un elemento que se repite una y otra vez a lo largo de Call of Cthulhu, como no podría ser de otra forma. A lo largo de la trama experimentaremos situaciones que irán afectando a la salud mental de nuestro personaje. También habrá decisiones que podremos tomar y que en muchos casos agravarán nuestro deterioro psicológico, normalmente siendo este un pago para conocer nueva información sobre los fenómenos y misterios a los que intentamos enfrentarnos.

Esta pérdida de lucidez también se quiere reflejar a través de las mecánicas de juego que se introducen al avanzar en la trama: nuestro personaje sufrirá ataques de pánico en algunos momentos que lo entorpecerán a la hora de continuar con su investigación, y comenzaremos a tener visiones que nos dificulten el distinguir entre ficción y realidad.

Sin embargo, esta obra dista mucho de ser perfecta. Call of Cthulhu tal vez falla a la hora de cohesionar todos sus elementos. Mientras que las primeras horas son sumamente prometedoras, el resto del título da la sensación de no ser capaz de rematar totalmente la jugada.

Pese a ser un juego de investigación, esta faceta casi desaparece tras el primer tercio del juego. A partir de ahí esos elementos se sustituyen, siendo a veces difícil recordar que Pierce es un detective privado. Además, la obra introduce algunas subtramas que, aunque interesantes, muchas carecen de proyección y quedan simplemente como cabos sueltos que no han sido lo suficientemente perfilados.

Aunque haya múltiples momentos en los que el juego nos indica que la cordura de Pierce se va deteriorando, no parece haber diferencia con la etapa inicial del juego.

Por otra parte, el medidor de cordura del personaje principal está siempre presente durante todo el título y podemos ver cómo a medida que la trama avanza, dicha pantalla muestra el deterioro psicológico del detective. Sin embargo, ese deterioro no parece ser lo suficientemente palpable a la hora de jugar: si bien es cierto que en los momentos más extremos rozar la locura nos dejará acceder a ciertas opciones nuevas de diálogo, no parece que afecte de ninguna manera a la jugabilidad del título como podría esperarse en un principio.

Por último, toda la trama está dividida en catorce capítulos claramente diferenciados entre sí, y tal vez este sea uno de los puntos más flojos de la obra: el cambio de capítulo suele conllevar cambio de escenario y en algunas ocasiones podremos estar a los mandos de personajes secundarios. En alguna ocasión, el cambio de perspectiva no resulta tan fluido como cabría esperar, generando cierta sensación de confusión en el jugador.

Call of Cthulhu no es un juego para todos los públicos. Cyanide Studio hace una obra que casa bien entre aquellos amantes de los mitos de Cthulhu descritos en los libros de Lovecraft, en los jugadores de rol y en aquellos que adoran las historias de terror, aquellas en las que el miedo más terrorífico anida en el corazón de la gente, pero que ante el público general puede pasar totalmente desapercibido.

Sin duda no es una obra perfecta y uno de los principales problemas es que tal vez las partes que componen la obra no terminen de armonizar entre ellas por completo, pero está claro que este título logra capturar la esencia esos mitos y que en cualquier caso consigue su objetivo principal: añadir una piedra más al gigantesco monolito que son los mitos y las historias lovecraftianas en el imaginario colectivo.

Call of Cthulhu

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

Call of Cthulhu logra crear una atmósfera impecable en la que, aunque la cohesión de sus elementos flaquee, obtiene como resultado un título que resulta aceptable para aquellos seguidores de los mitos del universo de Lovecraft.

User Rating: 3.45 ( 1 votes)
Etiquetas

Simone Solitaire

A veces cuento historias cuando todos los demás duermen. Escribo sobre videojuegos cuando me dejan.

Actualidad

Cerrar
X