Artículos

Overlord, la película de Call of Duty Zombis que no sabías que querías

Heil gehirn!

El modo zombi en los Call of Duty es algo que empezó poco más como una broma, un modo para dar más contenido a una saga cuyo ritmo de salida anual necesitaba cualquier aliciente para incentivar su compra. Poco a poco, entrega tras entrega, el modo zombi fue adquiriendo mucho más protagonismo hasta llegar al punto de ser una de las nuevas características más esperadas. Así hasta llegar al año pasado, con Call of Duty: WWII, donde la temática estaba cantada: zombis nazis.

No soy fan de ese género, la verdad. Si ya de por si considero las películas de zombis como poco sorprendentes, las pocas veces que me he acercado a esta subtemática de muertos vivientes que además son otras cosas (normalmente nazis) me he encontrado con un producto que rara vez se tomaba en serio a si mismo. Me parecen (e insisto, siempre desde mi opinión y poca experiencia) películas que conocen muy bien a su público y que se niegan a abandonar su zona de confort.

¿Pero es realmente culpa de las películas? ¿No será que el tener un zombi en pantalla que además es un nazi provoca que no te puedas tomar en serio lo que estás viendo? Siempre he esperado a que alguien me recomendase una película que tratase uno de los temas más terroríficos de nuestra historia mezclándolo con el más aterrador de nuestra imaginación… y Overlord es la primera vez que veo una película de zombis nazis que se toma en serio a si misma.

La película dirigida por Julius Avery (y producida por J.J. Abrams, ojo) empieza con una escena en un avión llenos de soldados americanos dispuestos a invadir Francia en la noche anterior al día del desembarco en Normandía. Tienen la misión de llegar a un pueblo cercano y destruir una base alemana que da soporte a las unidades aéreas de la luttwaffe, y es en estos primeros instantes donde la película nos introduce a su atmósfera, mucho más cercana a Salvar al soldado Ryan que a La noche de los muertos vivientes.

Durante la mayor parte de la película presenciamos momentos tensos típicos del género bélico; camadería entre soldados que tienen miedo, amigos que caen, un pueblo bajo el yugo de los alemanes, etc… No sorprende, y el modesto presupuesto de la película hace que beba demasiado de las actuaciones de unos actores que saben que no se llevarán ningún premio por su actuación pero que sin embargo están dispuestos a esforzarse.

Y lo consiguen. Tienen carisma suficiente para que quieras seguir el viaje hasta la parte interesante de la película, esa que estás esperando desde que compraste la entrada: los zombis. Una parte que en mi opinión tarda demasiado en llegar, con algunos sustos e insinuaciones que a veces hacen que te preguntes si el guion no te estará tomando el pelo. Me explico: hay un momento en el que los protagonistas se esconden en una casa y escuchan un ruido extraño en una de las habitaciones. La dueña de la casa dice que ahí está su tía, que está enferma, y a continuación vemos como uno de los protagonistas se acerca lentamente a la puerta entreabierta… La cámara va moviéndose de la cara del actor a la puerta, en la que parece que no hay nada, la música para, se crea la tensión… Y tú tienes ganas de gritar “¡si está claro que ahí hay un zombi, joder, abre la puerta ya!”. No lo haces ya que hablar en el cine está muy mal y es de mala educación, pero ya me entendéis.

No me malinterpretéis, la película me gustó. Salí bastante satisfecho de la sala, pero no dejaba de pensar que era una oportunidad perdida de haber fusionado estos dos géneros que desde siempre se han mirado el uno al otro con lujuria, sin atreverse a dar el paso, y que aquí finalmente se dan la mano tímidamente cuando tú lo que quieres es que se casen y tengan hijos. Y no sé a quién culpar, la verdad.

Overlord es más una película bélica que una película de zombis, y eso es lo que tiene en común con Call of Duty. Tal y como decía al empezar, el modo zombi de Call of Duty ha ido evolucionando desde un poco más que un modo horda hasta un modo casi capaz de sostener un juego por sí mismo, pero al final sigue siendo un juego bélico.

Tanto el juego como la película utilizan los zombis para intentar contar una historia nueva en una ambientación conocida. Si sois jugadores del juego de Activision os recomiendo que vayáis a verla cuando se estrene el próximo 9 de noviembre, quizá veas en esos actores parte de tu amigos a la hora de jugar unas partidas online y la disfrutes de un modo distinto a los demás. Si no, al menos verás una película bélica bastante original. Me despido de vosotros con el tráiler de la película:

Etiquetas

Adrián Laguna

Crecí viendo jugar a mi padre al Mario 64 y a mi madre al Banjo Kazooie... era obvio que esto de los videojuegos acabaría tirando de mi.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X