AnálisisSwitch

Save me Mr Tako: Tasukete Tako-San – Análisis Switch

Go Tako!

¿Recordáis aquellos momentos en el patio del colegio cuando todos os juntabais alrededor del compañero que tenía una GameBoy y jugabais a cualquier juego turnándoos? Qué buenos tiempos, ¿eh? Con solo recordar esto, a veces me siento mayor.

Hoy analizo Save me Mr Tako: Tasukete Tako-San, un videojuego desarrollado por Christopher Deneos junto a Nicalis que pretende devolvernos a esa maravillosa época. ¡Acompáñanos para descubrirlo!

La historia de Save me Mr Tako! se ubica en una tierra ficticia donde los humanos y los pulpos están en guerra por la supremacía de una especie sobre la otra. Nuestro papel será encarnar a Tako, un pulpo cuyas únicas preocupaciones son dormir y cantar. El protagonista partirá, por órdenes de su hermano maligno, a la guerra y, tras un asalto a un barco humano, se propondrá detener el conflicto de una forma pacífica.
La historia del juego es tan simpática y entrañable como aparenta en esta sinopsis. Además, Tako conocerá durante el viaje a diversos personajes con sus mismos propósitos. Estas personalidades secundarias están bien escritas, de forma que la aventura no solo es de nuestro protagonista, sino de todos aquellos que se proponen, a su manera, cumplir el mismo objetivo.

Tako cantando para descubrir un gran secreto.

Sin embargo, añado que en algunos momentos me ha faltado información para conocer bien a todos los personajes. A pesar de ello, la historia es interesante y constituye el principal motivo por el que seguiremos jugando la aventura del entrañable pulpo.

Conozco de buena tinta, debido a mi corta experiencia en el desarrollo de un juego para el Amstrad CPC 464, que elaborar artísticamente un juego que se asemeje a las especificaciones de la GameBoy, cuyo procesador es de la misma gama, es una tarea complicada. Hemos de comprender que, en aquella época, la memoria del dispositivo era limitada, rondaría los 48KB, y tanto los artistas como los músicos debían realizar un ejercicio de síntesis extremo para plasmar lo máximo posible en muy poco espacio. Save me Mr Tako! también debe realizar este ejercicio si pretende ser efectivo a la hora de evocar los sentimientos nostálgicos. ¿Lo consigue? Sí, y con creces.

En primer lugar, el juego realiza todo su diseño artístico con solo cuatro colores, tal y como ocurría en la GameBoy. Además, el juego incluye diversas paletas de colores para que cada uno juegue a su gusto, ¡todo un detalle! Por otro lado, cabe destacar el diseño del protagonista. Pese a ser simple, ya que la paleta de colores y el tamaño del dibujo dan para poco, transmite las emociones que envuelven al pulpo. Desde luego, Tako es uno de los personajes más expresivos que he visto con tan pocos recursos.

Sin duda, mi paleta de colores favorita.

En el caso de los escenarios el juego falla. Es cierto que en la época no se podía hacer mucho, pero falta detalle en el diseño de los mismos, son demasiado simples. De todas formas, no es grave. La música, además de contener excelentes melodías, llama la atención al estar compuesta por solo tres canales de sonido, tal y como ocurría en aquellos dispositivos. No tengo nada más que comentar, estáis obligados a escucharla.

En resumen, el apartado artístico del título es impecable y acierta al dar esa sensación nostálgica que pretende conseguir.

Hemos revisado el arte, ahora hablaremos de las mecánicas del juego. Save me Mr Tako! es en su base un juego de plataformas. Sin embargo, rompe las convenciones del momento con una mecánica. Como he comentado antes, Tako es un pulpo que no quiere hacer daño a nadie. Por ello, tendremos la opción de tirarle tinta a nuestros enemigos para paralizarlos. Esta parálisis nos permitirá saltar sobre ellos y, de esta forma, alcanzar puntos que hasta el momento son inaccesibles.

Además, la tinta no es infinita, por lo que deberemos gestionar bien en qué invertirla antes de que se acabe. Con ello, el videojuego adopta una capa de puzles original que no rompe sus bases de plataformas. Por otro lado, Tako tiene la posibilidad de equiparse con sombreros, que descubriremos si exploramos los niveles. Estos le otorgarán habilidades especiales y la oportunidad de recibir un golpe más por parte de los enemigos.

Tako fighting but no harming.

Además, el aspecto del protagonista cambiará según el sombrero con que se haya equipado. Este sistema, aparte de proporcionar variedad a la jugabilidad del título, es una clara referencia a los títulos de la saga Kirby. Además, varios sombreros serán de por sí una referencia a otros clásicos como, por ejemplo, The Legend of Zelda.

Sin embargo, a partir de cierto punto próximo al final aparecerá un objeto que romperá la línea general del juego. Hago un pequeño spoiler, pero es importante destacar este punto. Tako conseguirá un arma. Es decir, la premisa de este juego es que nuestro protagonista no quiere matar a nadie, pero al jugador se le da la posibilidad de escoger un “sombrero” que le permite a Tako matar a los enemigos. En efecto, estamos ante una flagrante disonancia ludonarrativa difícil de aceptar, ya que rompe por completo las bases narrativas y mecánicas sobre las que se asienta el juego.

Durante la aventura visitaremos seis localizaciones distintas. La estructura de los niveles toma referencia de títulos como Super Mario Bros o Super Mario Land. Dispondremos de un espacio con puertas. Cuando entremos a una comenzará el nivel y, cuando lo acabemos, aparecerá otra puerta para pasar al siguiente. Además, siempre hay puntos de guardado para no empezar de cero el nivel si nos mata un enemigo. Los enemigos te matan de un solo golpe, siempre y cuando no lleves un sombrero, el cual se pierde en ese caso.

Los niveles no son largos, si juegas bien y vas directo hacia el final tardarás cinco o diez minutos en superarlo. De todas formas, el juego recompensa a los jugadores exploradores con numerosas ventajas como plumas que aumentan el número de vidas, sacos que nos recargan la tinta, abundante dinero, humanos presos que te agradecen el rescate o nuevos sombreros.

Tako visitará varios lugares temáticos.

Sin embargo, aquí encuentro el mayor problema del título: la curva de dificultad en la progresión de niveles. Save me Mr Tako no gestiona de forma correcta su curva de dificultad. Al principio, los niveles son excesivamente fáciles y sencillos de superar, pero una vez entrada la mitad del título la dificultad crece de forma desproporcionada. Y, como es de esperar, alcanza picos en los que uno debe armarse de paciencia para continuar la trama del título. Esta dificultad no solo reside en la colocación de los enemigos, la cual es común en títulos de este estilo y género. Muchas muertes vendrán de la mano de problemas con la cámara y el espacio de visión del jugador. Es decir, que no ves la amenaza que se te viene encima y dependes de tu suerte y tu memoria tras varias muertes. Además, a este fallo se le suman errores en la aparición de los enemigos, los cuales se quedan algunas veces en la zona que te mataron cuando, lo normal, es que reaparezcan en el punto que tenían programado. Este fallo me preocupa, ya que denota una falta de pulido en el juego que debería corregirse cuanto antes.

Me entristece sacar los fallos, porque el juego no los merece. Sin embargo, lo hago porque deterioran la experiencia del jugador. Es normal que cualquier persona se frustre con él y lo abandone antes de completar su trama.

Al final, Save me Mr Tako es un videojuego que rinde un excelente tributo a los videojuegos que disfrutábamos de pequeños en la GameBoy. El cariño que se ha dedicado a esta videoconsola durante su desarrollo se hace notar en cada píxel, animación, nivel y melodía. No es perfecto y tiene fallos que, en mi opinión, son difíciles de aceptar. Sin embargo, es injusto condenarlo por ellos.

Creo que esta fotografía es la que mejor representa el espíritu del juego.

Save me Mr Tako hará las delicias de aquellos nostálgicos que deseen revivir los buenos tiempos de sesiones interminables a la GameBoy. Además, considero que es un título que conserva un hito pasado de la historia de los videojuegos para que los más pequeños puedan, también, conocer qué fue esta videoconsola.
Por otra parte, se encuentra a un precio de 10,00 € aproximadamente, por lo que vale la pena, aunque sea para echarle un vistazo.

Save me Mr Tako: Tasukete Tako-san

Puntuación Final - 7

7

Interesante

Save me Mr Tako! es un viaje en el tiempo que alegrará a los nostálgicos que en su día pasamos horas frente a la GameBoy. Pese a contener varios fallos en su ejecución e imprecisiones que exigen una gran paciencia, es un título al que merece la pena echarle un vistazo.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Antonio Ríos

Ingeniero Multimedia en proceso. Amante del cine palomitero de nacimiento y fotógrafo a medias. También me interesa todo lo relacionado con la música y bandas sonoras. Con que un videojuego tenga una historia interesante y sea divertido de jugar, a mi ya me tiene ganado.

Actualidad

Cerrar
X