AnálisisSwitch

The World Ends With You – Final Remix – Análisis Switch

Existir o no existir

Muchos jugadores amantes de los RPG pasan por alto títulos a los que no pueden jugar, ya sea debido a lo económico, tiempo disponible o simplemente la disponibilidad para dedicar al entretenimiento interactivo. The World Ends With You ha sido uno de esos títulos para mí, uno que siempre ha captado mucho mi atención pero que nunca he tenido oportunidad de jugar.

Debo ser honesto con vosotros, nuestros lectores, y confesar que las líneas que estáis apunto de leer las escribe alguien cuya primera experiencia con el juego a analizar ha sido este análisis. Todos los personajes, escenarios, canciones e incluso sistema de combate han sido completamente nuevos y desde esa perspectiva quiero hacéroslo llegar.

The World Ends With You – Final Remix – traslada un juego con más de 10 años (que se dice pronto) a plena mitad de 2018 a la consola portátil/sobremesa de Nintendo. Conectad vuestros mejores cascos y acompañadme en un viaje hacia la naturaleza del ser humano.

Imaginad estar en el centro de Tokio, el cinematográfico barrio de Shibuya abre sus puertas para mostrar sus mejores tiendas de moda y anime. En mitad del mítico cruce despierta el protagonista de la aventura, Neku, desorientado y con los viandantes pasando por encima. Muchos os sentiréis identificados con la actitud de nuestro protagonista, es un pasota al que le dan igual los demás y prefiere aislarse escuchando música.

Todos podemos sentirnos un poco identificados con la actitud de Neku.

Todos a veces nos hemos sentido un poco así, alejando lo que nos rodea y pensado que podemos valernos solos. Al despertar, Neku descubre un extraño pin con el que puede leer la mente de las personas que lo rodean, pero de los pines hablaremos más adelante. Dando los primeros pasos, de repente recibimos un extraño mensaje en el móvil acompañado de un contador marcado a fuego en la mano. Si no completamos el objetivo, Neku será borrado de la existencia (sin presión).

El elenco de personajes en The World Ends With You es el perfecto, ni uno más ni uno menos. No sobra ni el pequeño muñeco de peluche de otra de las protagonistas, Shiki. Podemos llegar a contar entre 15-20 personajes durante todo el título, divididos en diferentes facciones alrededor del juego principal.

¿Quieres jugar a un juego? La trama principal irá desenvolviéndose mientras realizamos las misiones que recibimos en el teléfono, a cuál más surrealista. El tiempo límite se marcará en la mano de los Jugadores, uno de los grupos del juego, al cual pertenecen Neku y Shiki. Los jugadores cuentan con 7 días (deben cumplir una misión por día) para superar las pruebas colocadas por los Reapers, el grupo de malos malísimos.

No todo es tan fácil como suena; completar misiones, ir de un lado a otro y coleccionar objetos. Las metas son de lo más variadas y podéis esperar unos giros de argumento bastante interesantes. Para poder avanzar en la semana y cumplir misiones, los Jugadores deben aliarse en equipo de dos a través de un pacto, una especie de contrato irrompible que permite también poder dañar a los esbirros de los Reapers, los Ruidos. Los que hayáis jugado Kingdom Hearts veréis una similitud graciosa entre estos y los sincorazón. Tenéis toda la razón, ya que ambos juegos han sido desarrollados por el mismo equipo y así se hicieron eco en Kingdom Hearts Dream Drop Distance, donde los personajes de The Word Ends With You toman parte de la historia principal de Sora y compañía.

El toque del gran maestro Nomura es algo constante durante todo el juego
El toque del gran maestro Nomura es algo constante durante todo el juego

Todos los personajes, principales y secundarios, cuentan con personalidades únicas que parten del me-da-igual-todo de Neku. Nos encontraremos con toques profundos y temas más allá de un simple videojuego. La amistad, el ruido de la sociedad y la vida, entre otros, dan una genial pincelada para que los jugadores más adultos se planteen cuestiones más profundas. Las relaciones están muy cuidadas y los diálogos son geniales, mezclando genialidad y humor sin dejar de lado el fatídico destino que aguarda a los Jugadores que no consigan superar las misiones.

Los diálogos aparecen en modo viñeta de cómic y tenemos que pulsar un botón (o un simple golpecito en la pantalla, dependiendo del modo de juego) y siguen una estética muy marcada por el gran genio y figura Tetsuya Nomura. ¡Oh Nomura todopoderoso líbranos de un mal remake de FFVII! Fuera bromas, el diseño de personajes, enemigos y escenarios es sublime. La representación de Shibuya es apabullante y nos hace sentir descolocados en más de un momento.

El sistema de batalla en The World Ends With You es algo impresionante, sobrecogedor e innovador, sí, innovador tras 10 años después de su lanzamiento. No ha envejecido ni se siente tosco e incómodo, sino todo lo contrario. Os comento a qué me refiero.

Los combates son frenéticos con infinidad de combos y ataques
Los combates son frenéticos con infinidad de combos y ataques.

Las batallas son totalmente opcionales, al escanear los escenarios encontramos unos símbolos flotando alrededor que representarán al Ruido, los enemigos del juego. Más allá de hacerse tedioso o ser un inconveniente, os sorprenderéis escaneando y buscando estos seres para borrarlos tú de la existencia. Hacía mucho tiempo que un sistema de combate no me resultada tan divertido.

Para luchar debemos llevar equipados una serie de pines que nos otorgan las más diversas habilidades. Empezamos con tres ranuras de equipo, pero se podrán ir ampliando a lo largo de la aventura hasta llegar a un total de seis. Cada pin se activa de una forma distinta, solo unos pocos repiten forma de activación y éstos no los podremos equipar a la vez. Uno de los primeros se trata de una llamarada de fuego que sigue el camino que le marquemos con los controles hasta que se agota la barra. Cuando esto ocurre debemos esperar a que se rellene para volver a utilizar el pin.

La estrategia es muy importante también ya que debemos tener en cuenta el tipo de pines con los que contamos, qué hacen y cuanto les queda para volver a activarse. ¡El precio puede ser nuestra propia existencia!

Las tortas no acaban aquí, un compañero se unirá al combate al que también podremos controlas realizando unas acciones determinadas o pasando uno de los Joy-Cons a un amigo para aprovechar el modo cooperativo. Grandísimo aliciente si tenemos en cuenta que se trata de un RPG, algo que dice mucho del equipo de desarrollo. Si conseguimos llenar un porcentaje de sincronización desataremos un infernal ataque final combinado sobre el enemigo.

Un par de líneas más arriba comentaba mi más sincera gratitud por un sistema de combate tan gratificante y ahora quiero comentaros la razón: los controles. Nintendo Switch permite aprovechar todas sus funciones para jugar The World Ends With You en modo sobremesa o portátil. Me declaro muy fan del segundo tras haber probado ambos durante varias horas.

El puntero aparece en el modo sobremesa. En portátil usamos nuestros propios dedos
El puntero aparece en el modo sobremesa. En portátil usamos nuestros propios dedos

El modo sobremesa ofrece gráficos más nítidos mientras que cojea en los controles. Siempre desde el punto de vista del jugador, elegimos uno de los Joy-Cons que pasará a convertirse en puntero con el que alternamos movimiento y botones para movernos/realizar ataques. La sincronización puede irse al garete y no apuntar donde queremos apuntar exactamente, pero lo podemos arreglar con un simple botón.

El verdadero poder y la sensación de sentirnos héroes llega con el modo portátil. Los dedos son las herramientas para controlar los poderes de Neku, haciéndonos sentir los verdaderos protagonistas. Arrastrar, golpear e invocar rayos cogen un ritmo frenético donde el límite está en la rapidez de tus dedos moviéndose por la pantalla táctil. Honestamente, uno de los sistemas de combate más fluidos, adictivos y satisfactorios de los RPG.

Recalco de nuevo, cada modo de juego se debe a las preferencias de los jugadores y no por ello hace menos válido un gran título como este. Probad ambos y quedaos con el que más os guste.

Cuando obviamos la locura en los diferentes barrios de Shibuya o no estamos observando el exquisito diseño de personajes de Nomura, sobre todo en las batallas, la banda sonora sube un poquito de volumen para relucir y trasladarnos al mundo de Neku. The World Ends With You mezcla electrónica, hip hop y rock para sorprendernos con una impecable serie de canciones que repetiremos sin cesar cuando apaguemos la consola. Algo muy de agradecer que enlaza a la perfección con el carisma de los personajes y su aciago destino.

Se trata de un pequeño minijuego dentro del juego principal; son las canicas de toda la vida, para que nos entendamos. Jugamos con los pines que tenemos equipados para intentar derribar a los del rival de una plataforma. Los escenarios son bastante diversos y contamos con power ups como un meteorito que inmoviliza al pin contrario o un martillo para multiplicar la fuera con la que golpeamos. En general es bastante divertido, ya que cada pin actúa de una forma distinta y añade variedad al título.

The World Ends With You – Final Remix – mezcla todo lo bueno del género RPG con unos personajes muy bien desarrollados en un barrio de Shibuya alternativo que recordaremos. Además, la versión Final Remix añade contenido original con el que descubrimos el pasado de Neku y totalmente en castellano.

El adictivo sistema de combate y una banda sonora para tararear sin parar nos presentan uno de los mejores ports de la anterior generación para los que aún no lo hayáis disfrutado.

El juego sirve para recordarnos que a veces, todo lo que tenemos que hacer es apagar la música y escuchar.

The World Ends With You - Final Remix -

Puntuación Final - 9

9

Imprescindible

The World Ends With You - Final Remix - es todo aquello que los amantes de un buen RPG pueden esperar. Una historia profunda con toques filosóficos y un sistema de batalla gratamente divertido. ¡No podéis dejar de probarlo en modo portátil!

User Rating: 5 ( 1 votes)
Etiquetas

Jose Donaire

Mi hogar es el reino de los píxeles, en el país de las piruletas. No hay palabras para describir lo que siento por The Legend of Zelda: Majora's Mask. La H es mi letra favorita.

Actualidad

Cerrar
X