AnálisisSwitch

Alwa’s Awakening – Análisis Switch

Alwa’s Awakening es el primer juego de Elden Pixels, un estudio formado por cuatro miembros. Un juego indie de estética retro basado en el plataformeo, que nos devuelve a la época de los 8 bits donde la nostalgia es el punto clave.

La nostalgia es el pilar fundamental a la hora de llamar la atención con un juego de estética retro. Quien ama este tipo de juegos sabe que ese cariño especial no es solo por la calidad, sino por la edad y el momento en el que esos títulos llegaron a nuestras manos. Intentar conseguir recrear esa sensación es difícil, ser un niño y estar jugando con tu nueva Nintendo Entertainment System (también conocida como NES) el día de Navidad es “complicado”, pero se puede apelar a ese sentimiento nostálgico y crear un juego que no solo copie la música y la paleta de colores de los antiguos, sino que consiga llevarnos de alguna manera a esa época de nuevo.

Y Alwa’s awakening lo ha conseguido.

En cuanto comenzamos a jugar el título nos recibe con una pequeña introducción de apenas un par de minutos explicando el contexto en el que cual se desarrollará nuestra aventura. Pero no tardará nada en darnos el control y podremos comenzar nuestro viaje.

Hará suyo el aprender a jugar jugando, pues Elden Pixel confía en la inteligencia de sus jugadores y los tutoriales son prácticamente inexistentes. Intenta evitar los textos y que el mapa y el gran trabajo de diseño de niveles que hay detrás de este título hagan todo el trabajo a la hora de enseñarnos sus mecánicas, invitándonos a saltar, a empujar bloques… y a experimentar nuestros propios límites.

El mapa deja claro el objetivo principal desde el comienzo: matar a los cuatro protectores y derrotar al vicario; además marca su posición y se dibuja automáticamente a medida que avanzamos.

El mapa marca desde el principio la posición de los jefes, los puntos de guardado y los teletransportes.

Durante nuestra aventura podremos encontrar puntos de guardado y teletransporte al más puro estilo metroidvania. Como queja, quizás más personal que otra cosa, me hubiera gustado que los puntos de guardado se encontraran más cerca de los bosses, pues se hace tedioso ir y venir con cada muerte.

El plataformeo no es muy  exigente y la mayoría de enemigos mueren de un solo golpe, así que tendremos, al principio, una falsa sensación de seguridad que el juego con el tiempo se encargará de destruir aumentando la complejidad y colocando trampas y puzles algo más exigentes, terminando con un juego realmente difícil.

Esta sensación de seguridad y superioridad, solo palpable al principio, va desapareciendo paulatinamente, y su ausencia es aún más evidente cuando al morir encontramos un contador de muertes que parece reírse de nosotros, pues sabemos que el plataformeo no es tan difícil (todavía) como para morir tantas veces y el juego se encarga de restregarnos nuestra ingenuidad cada vez que morimos.

Su curva de dificultad es relativamente empinada pues el comienzo es lento y sencillo pero termina con niveles realmente exigentes y difíciles. Aquí puede abrirse un debate realmente interesante, pues ¿hasta qué punto está bien implementada la dificultad? Para un jugador no muy experimentado el inicio es realmente sencillo pero el final puede ser prácticamente imposible.

Tengo que admitir que el principio me resultó tedioso, muy lento y simple y quizás algo repetitivo. No será hasta el segundo boss que empieza a subir exponencialmente la dificultad hasta llegar a un final exigente que requiere mayor habilidad y, ya puestos a sincerarnos, me costó bastante superarlo.

La historia es simple como la de cualquier juego de la época a la que Alwa’s Awakening intenta evocar. El juego evita los textos, por lo que la historia se desarrolla en las escenas del principio del juego. Alwa ha sido atacada por el Vicario, un poderoso ser que tiene al mundo sometido con la ayuda de cuatro Portectores a los que el Vicario les ha entregado los Ornamentos, poderosos objetos que antes custodiaba el pueblo. Para salvar la situación, Zoe es enviada desde otro mundo. La joven es la heroína de esta historia, se caracteriza por su capucha morada y sus particulares saltos de conejo con las dos piernas juntas. Para salvar Alwa deberemos derrotar a los cuatro protectores y al vicario.

En Westwood, el pueblo y zona principal, podemos encontrar a los desarrolladores situados en las diferentes casas que nos darán consejos bastante útiles.

La banda sonora es digna de mención por su gran calidad y su capacidad para evocar el sentimiento nostálgico antes mencionado. La estética es propia de los juego retro, así como la paleta de colores y el propio movimiento.

Aunque empecemos sin nada, en apenas un par de minutos conseguiremos un bastón que nos servirá de arma durante todo el juego. Al principio es aburrido y el combate se hace un poco lento, no solo porque el bastón no tenga nada especial sino por lo anteriormente mencionado, la gran mayoría de enemigos mueren de un solo golpe.

Cuando conseguimos los poderes todo cambia, podremos construir bloques, crear burbujas y lanzar rayos con nuestro ya no tan aburrido bastón. El juego se encargará de combinar estos poderes para crear puzles entretenidos y que requieren de más habilidad. Además, podremos enfrentar a los enemigos de diferentes formas y buscar alternativas al combate directo que mejor se adapten a nuestro estilo de juego, como crear un bloque para empujar a un enemigo a la lava en vez de enfrentarlo o lanzarle un rayo desde lejos.

El pilar clave de la jugabilidad es el salto de nuestra protagonista que, aunque cómodo y preciso, está limitado porque hay ciertas zonas en las que el cómico salto de conejo de Zoe no es suficiente. Para alcanzar estos puntos el juego exprime al máximo la creación de bloques verdes y burbujas. Los bloques nos permiten alcanzar zonas altas, crear lugares seguros en las zonas de pinchos y además son un escudo ideal para protegerse de los proyectiles de los enemigos.

Las burbujas cobran más importancia en el plataformeo que en el combate, pues estas burbujas azules del tamaño de nuestra protagonista nos permiten elevarnos un tiempo hasta que explotan haciendo posible un desplazamiento vertical.

Ciertas plataformas requieren de la combinación de  varios poderes para poder ser superadas con éxito.

El rayo, en cambio, no está del todo explotado y su único uso es el de abrir unas puertas y activar ciertos mecanismos. Su única utilidad relevante es la de electrocutar a nuestros enemigos desde lejos.

Mientras avancemos por el mapa irán apareciendo ante nosotros zonas a las que no podremos acceder o simplemente no sepamos cómo; conforme vayamos consiguiendo nuevos poderes podremos volver y alcanzar de diferentes formas esos puntos antes inaccesibles.

Durante la partida podremos coleccionar pequeñas bolitas azules, cuantas más tengamos menos vida tendrán los jefes, un uso que es de agradecer si el plataformeo no es lo tuyo y un descenso de la salud de los protectores es más que necesario.

La mayoría de estas bolas se encuentran en las zonas antes mencionadas, así como en salas protegidas por muros invisibles y que requieren de una investigación exhaustiva de todas las zonas si se quiere conseguir el 100%. La rejugabilidad es limitada puesto que el único punto de interés para volver a completar el juego es conseguir estas bolitas.

El juego dura unas 10 horas, aunque depende en gran medida de la habilidad del jugador por la ya antes mencionada curva de dificultad.

Estamos ante un juego indie que intenta evocar la época de los 8 bits trayéndonos un título de plataformas de estética retro. Sin duda ha conseguido hacerme volver a la infancia apelando a la nostalgia y a mi amor por estos juegos.

Un título que confía en la inteligencia del jugador y evita los tutoriales y textos explicativos, dejando que el diseño de niveles explique las mecánicas del juego. Una historia simple que queda en segundo plano durante todo el juego marcándonos solo como objetivo acabar con los protectores. La banda sonora merece una mención especial, pues no solo es magnífica, sino que evoca la nostalgia de mi niñez.

Alwa's Awakening

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Un juego retro de una duración aproximada de 10 horas que consigue devolvernos a la época de la NES con una entretenida aventura, donde acompañaremos a Zoe en su camino para salvar Alwa.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Ángela Tajuelo

Soy una maestra Pokémon destinada a salvar Hyrule, que ahoga sus penas en videojuegos y anime.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X