AnálisisPS4

Fist of the North Star: Lost Paradise – Análisis PS4

Calentad vuestros puños que viene la gresca

Vale, quitémonos esto cuanto antes de encima. No era seguidor ni del manga ni del anime de Fist of The North Star antes de ponerle las manos encima a este Lost Paradise, por lo que daré por sentado que un fan del universo que rodea a Kenshiro disfrutará mucho más de todo lo que este juego ofrece y el fan service que es evidente que existe. Tened en cuenta también que puede que cometa errores en cuanto a la historia, personajes y lore en general del universo puesto que el único conocimiento que tengo es el del propio juego. Una vez dicho esto, vamos a ver qué nos ofrece Sega y el equipo de Ryu Ga Gotoku Studio, conocidos por la famosa saga Yakuza, en su acercamiento al afamado manga de Buronson y Tetsuo Hara.

Fist of The North Star: Lost Paradise nos presenta un mundo devastado por una hipotética guerra nuclear en el que reinan los yermos hasta dónde alcanza la vista. En este universo las personas más poderosas son aquellas que conocen antiguos estilos de artes marciales, que devastan a sus oponentes con técnicas de nombres de lo más variopintos. El protagonista de esta historia será Kenshiro, uno de tantos fornidos hombres de este mundo, que es el heredero de uno de esos artes marciales milenarios: el Hokuto Shinken. Esta técnica de combate se basa en la canalización de toda la energía en un solo golpe sobre alguno de los cientos de puntos de presión que el cuerpo contiene, haciendo explotar a los enemigos de las formas más rocambolescas y gore que se puedan imaginar.

Lost Paradise cuenta una historia completamente nueva y paralela al del manga original, por lo que es perfecto para la gente que se vaya a iniciar en el universo, pero tampoco abruma con demasiadas explicaciones sobre los personajes al inicio y no es que sea necesario. El juego comienza con Kenshiro atacando la guarida de Shin, uno de sus mayores enemigos, quien ha secuestrado a Yuria, su amada. Durante su duelo, Shin revela a Kenshiro que Yuria ya no está con él y que huyó al yermo. La investigación de Kenshiro lo lleva hasta Edén, ciudad donde se desarrollará la mayor parte del juego y en la que tendremos nuestra base, tiendas para compra de objetos y equipo, así como multitud de actividades secundarias.

El núcleo jugable del juego son, como no podía ser de otra manera, las peleas. Kenshiro utilizará toda sus capacidades ofensivas para enfrentarse tanto a matones de poca monta que osen interponerse en su camino como a grandes maestros de otras artes marciales milenarias, como el Nanto Seiken, el arte opuesto al Hokuto Shinken. Tras golpear consecutivamente a un enemigo podremos llegar a dejarlos aturdidos, lo que nos permitirá ejecutar las variadas y exageradas técnicas del Hokuto Shinken sobre ellos. Estas técnicas se llevan acabo a través de un quick-time event en el que el pulsar un botón en el momento adecuado hará explotar a nuestros enemigos, mientras Kenshiro suelta alguna de sus famosas frases lapidarias. La técnica que usaremos dependerá de la consecución de golpes que ejecutemos, así como de nuestra posición con respecto al enemigo. Cuanto más utilicemos una técnica, más poderosa se volverá y subirán de nivel, haciendo así más daño. 

La variedad de los enemigos será prácticamente nula para los llamados “masillas”. Nos encontraremos con distintos bandidos sacados del mismísimo universo de Mad Max pero con distintos tamaños. Algunos vendrán equipados con armas, pero la pauta general es siempre la misma: hombres musculados con crestas y pelos de colores; aunque bien es cierto que los pequeños con garras son rápidos y ofrecen cierta variedad cuando son introducidos hacia la mitad de la trama y quieras que no, es agradecido. Dónde brilla Lost Paradise es en los duelos contra otros usuarios conocedores de artes marciales, en los que los combates se vuelven más intensos y no tanto un machacabotones sin sentido.

También contaremos con un sistema de niveles y árbol de habilidades que nos permitirá acceder a nuevas técnicas, más salud, más daño o mayor tiempo del modo Burst (una suerte de modo furia). Este sistema se divide en cuatro árboles de habilidades distintos y cada uno tendrá sus propios puntos para aumentarlo. Los puntos verdes nos permitirán conseguir nuevas técnicas, los azules se centran en el poder del modo Burst, los naranjas en las aptitudes físicas de Kenshiro como salud o daño y los blancos tendrán como eje central el sistema de Talismanes. Los Talismanes son objetos equipables que podremos ir desbloqueando a lo largo de la historia según conozcamos nuevos personajes, y nos darán ventajas al activarlos en combate. Por último, están también los puntos amarillos, que sirven para utilizarlos en zonas concretas de cada uno de los árboles. Parece un poco caótico pero el juego es bastante generoso dando puntos, por lo que siempre tendrás alguna habilidad nueva disponible. Esto favorece mucho al sistema de combate, que mejora notablemente una vez que tienes el árbol de habilidades verde con algún que otro punto activado y así disponer de nuevos combos y técnicas.

Además de las peleas, llegado a cierto punto en la historia, Kenshiro logrará hacerse con un buggy con el que poder salir a explorar el yermo. El mapeado a explorar es ligeramente amplio aunque vacío de contenido en su mayor parte. Algún que otro poblado con comerciantes, bandidos a los que atacar y, sobretodo, materiales que recolectar para fabricar nuevas piezas para el buggy y así mejorar sus estadísticas. Algunas de estas mejoras son necesarias para avanzar en la historia, como unas ruedas más resistentes, pero principalmente serán necesarias de querer completar todas las carreras de buggies que están disponibles. Estas carreras son sólo una pequeña parte de la gran cantidad de minijuegos y actividades secundarias en Lost Paradise.

Se nota, y mucho, que el equipo detrás de Lost Paradise es el mismo que el de Yakuza. Eden está llena de actividades, a priori rídiculas, que nuestro fornido protagonista puede hacer para ganar algún que otro dinero extra, nuevos objetos o desbloquear nuevas misiones secundarias. Aparte de las ya mencionadas carreras, en la ciudad podremos ir a un casino a apostar nuestro dinero, preparar y servir cócteles valiéndonos de las técnicas milenarias del Hokuto Shinken, curar a los ciudadanos al ritmo de la música con una especie de Guitar Hero de puntos de presión, golpear moteros con una viga como si de un partido de béisbol se tratase o incluso actuar como cazarrecompensas. Pero sin duda, el que se lleva la palma por su inesperada y a la par que innecesaria complejidad es el de ser el manager del club nocturno de la ciudad. Tendremos un plantel de empleadas que tendremos que cuidar y tener contentas, a la vez que las asignamos en función de sus preferencias a los clientes que vengan. Si lo hacemos bien y rápido, la satisfacción subirá y con ella el nivel de las chicas y del local. Si me lo preguntáis a mí, este minijuego es el más innecesario y gratuito de todos. 

Con respecto al apartado gráfico, Lost Paradise adapta a la perfección el manga, pero el denominado “síndrome de protagonista de anime” está muy presente. El diseño de aquellos personajes que no son los protagonistas son clónicos y nos encontraremos a varias veces los mismos modelados, tanto para los ciudadanos como para los enemigos que, con excepción de los jefes, sus diseños son siempre los mismos con ligerísimas variantes. Como suele ser habitual en este tipo de juegos, cuenta con doblaje japonés e inglés pero todo los menús y textos se encuentran en inglés. Mi recomendación personal es jugarlo en japonés para disfrutar de todos esos “Omae wa mou shindeiru” tan característicos.

Resumiendo, Fist of The North Star: Lost Paradise es un producto trabajado con gran respeto a la obra original y que los fans del manga y el anime no deberían dejar pasar bajo ningún pretexto. Para aquellos que no sean fans y sienten curiosidad por el universo de Kenshiro, este título es una puerta más que asequible, ya que cuenta eventos paralelos y presenta lo más importante de la historia. Su duración es considerable, más si contamos con todas las misiones secundarias y minijuegos que hay. Probar y explorar todo llevará más de 20 horas con total seguridad. Ahora solo me queda una pregunta, ¿para cuando un juego así de JoJo, Sega?

Fist of the North Star: Lost Paradise

Puntuación Final - 7.5

7.5

Recomendado

Imprescindible para los amantes del manga, Lost Paradise sirve como buen punto de entrada para neófitos con unos combates solventes, una nueva historia y multitud de minijuegos.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Daniel González

Tal vez os interese mi vida de filólogo, o tal vez no. En todo caso resulta que me gustan los jueguicos y a veces escribo sobre ellos. Beyond Good & Evil es lo mejor que ha dado este mundo.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X