AnálisisSwitch

Tied Together – Análisis Switch

Prepárate para morir atado a tus amigos

De un tiempo a esta parte han ido apareciendo diferentes adaptaciones de juegos de mesa para las consolas y PC, y es que las editoras de videojuegos pequeñas han empezado a ser conscientes de que ahí hay un mercado olvidado por las grandes que todavía puede ser explotado: los party games.

Esta clase de juegos han existido siempre, desde adaptaciones del clásico Monopoly a iniciativas más originales como algunos Eye Toy y Kinect, Singstar, o recientemente los Playlink de Sony, mientras que por parte de Nintendo su juego estrella en esta categoría es Mario Party.

Todos estos juegos tienen en común la idea de agrupar frente a la pantalla a varias personas y que estas pasen un buen tiempo juntos, es decir, que su objetivo no es tanto una competición si no sencillamente la diversión del grupo. Tied Together busca esto, que te rías con tus amigos mientras no paráis de morir una y otra vez.

Tied Together es el primer juego del estudio holandés Napalmtree, y está siendo distribuido por Headup Games, creadores del notable Dead Cells (podéis leer nuestro análisis aquí) y muchos otros, lo que ya es una buena carta de presentación para demostrar que saben lo que se hacen. Se trata de un juego multijugador en el que encarnamos a unos monstruos sujetos de prueba que deben ir pasando por una serie de niveles con diferentes obstáculos mientras nos cronometran. Algunas veces basta con llegar al final del nivel, mientras que otras es necesario recoger una o dos llaves para abrir una puerta que bloquea la salida. Hasta aquí podría parecer un juego como cualquier otro pero no lo es; la novedad es que esta vez todos los jugadores están atados los unos a los otros.

Con un botón se salta y con otro nos agarramos fuertemente al suelo con lo que no nos dejaremos llevar por la inercia de nuestros compañeros. Así pues la clave para avanzar consiste en coordinarse con tus compañeros de juego y entre todos ir saltando y esquivando los obstáculos. Si uno muere su cadáver se convierte en un lastre que debe ser reanimado vía cabezazo para que deje de molestar, pero si finalmente todos caen la misión falla y hay que empezar de nuevo el nivel. Y creedme, se falla MUCHO.

El control de los sujetos de prueba es torpe y lento, sumado a lo que cuesta ponerse de acuerdo provoca que los saltos no siempre salgan como uno quiera. Aparte tenemos los diferentes obstáculos como muelles y aspas dispuestos a provocar el caos constantemente, y cómo olvidarnos de que el juego no tiene ninguna clase de tutorial que te pueda enseñar diferentes formas de resolver los puzles… Todo eso son ingredientes de una catástrofe a punto de ocurrir.

Y ojo, quiero que quede claro que ninguno de los puntos negativos que he mencionado hasta ahora son realmente aspectos negativos del juego. Al contrario. Todas esas mecánicas son así de manera intencionada, en un juego creado sobre todo para provocar risas y situaciones vergonzosas, piques entre amigos y reproches divertidos. Todas las veces que mueres en el juego son en el fondo una ocasión para reír, un pequeño momento de tranquilidad que continúa con un «vamos allá, equipo» y un nuevo intento de pasar el nivel que probablemente también acabará mal, mientras que otras veces el éxito vendrá acompañado de la frase «no es lo que esperaba, pero estoy satisfecho«.

No es un juego creado para que no pueda ser superado, ni mucho menos. En el modo para dos jugadores nos encontramos 40 niveles que pueden pasarse en una sesión de cuatro o cinco horas, mientras que para tres o cuatro jugadores baja a 25 niveles y con tres horas tendremos suficiente. Cada nivel nos otorga una medalla en función del tiempo que hayamos invertido para completarlo, y estos pueden ser rejugados en cualquier momento para mejorar nuestra marca. El juego incluso permite jugar a cualquier nivel en cualquier orden, por lo que si os quedáis atascados durante mucho tiempo en una pantalla quizá prefiráis saltarla y probar de nuevo en otro momento. Sin duda todo un acierto, pues en mi caso en un nivel intermedio estuvimos más de cuarenta minutos intentando superarlo para finalmente rendirnos y optar por saltar al siguiente.

Supongo que a estas alturas ya ha quedado claro que el juego no incluye ningún modo para un solo jugador, así como tampoco funcionalidades online. Si quieres jugar necesitas amigos, y lo que es quizá más importante: mandos. Una buena noticia al respecto es que Tied Together puede ser jugado con los joy-con sueltos, por lo que con una Switch ya pueden jugar dos jugadores. La otra es que el juego es compatible con el mando Pro, por lo que las opciones para jugar varios jugadores se multiplican.

Técnicamente es un juego pobre, la verdad. La música es pasable, a veces incluso molesta, y gráficamente el juego recuerda más a un juego de Android que uno de una consola de sobremesa. Está bastante claro que por parte de Napalmtree han querido centrarse más en las físicas que en el apartado técnico, pues a la hora de la diversión es lo que realmente importa.

Resumiendo, Tied Together es un juego muy divertido para los días que tengáis visita en casa y queráis jugar a algo rápido con risas aseguradas. El juego está disponible para Nintendo Switch desde el 19 de octubre por 14.95€, un precio ajustado teniendo en cuenta el uso que se le dará. Sin embargo, si no sueles tener visita o no eres muy social debe quedar claro que este no es tu juego.

Tied Together- Nintendo Switch

Puntuación Final - 7

7

Una propuesta original y muy divertida para cuando tienes visita o estás con amigos, pero sin ninguna clase de contenido para un solo jugador.

User Rating: 5 ( 1 votes)
Etiquetas

Adrián Laguna

Crecí viendo jugar a mi padre al Mario 64 y a mi madre al Banjo Kazooie... era obvio que esto de los videojuegos acabaría tirando de mi.

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X