AnálisisPC

The Hex – Análisis PC

El creador de Pony Island vuelve a deleitarnos con su nuevo juego

La profundidad es algo que siempre llama la atención pero que muchas veces olvidamos que existe, ya sea por la rutina, porque tenemos cosas más importantes que hacer o simplemente porque no es necesario saberlo. Ya sea usar un frigorífico pero no recordar cómo funciona, o cómo funciona un televisor, avión o cualquier dispositivo diario del cual no es necesario saber cuáles son los mecanismos que hay detrás de ellos para usarlos. Algo natural, por supuesto, en una sola vida no podemos (ni siquiera tenemos por qué tener la necesidad) conocer cada pequeño detalle de todo el universo que nos rodea.

Muchos videojuegos, sobre todo indies, no han sido una excepción en la exploración de la profundidad. No hay una necesidad excepcional de tener que ser superficiales (algo que no es malo, en esencia) pero que puede dar mucha libertad al creador. Realmente, si lo pensamos bien, cualquier videojuego podría relacionarse con la película El Show de Truman. El personaje que manejemos no sabe que realmente se encuentra en un mundo tal que su destino  ya está escrito, ya está desarrollado por programadores, diseñadores y demás, es un ente sin alma creado para nuestro disfrute como jugadores; una crueldad que existe y no al mismo tiempo.

The Hex es el nuevo juego de Daniel Mullins Games, creador de uno de los juegos que, a mi parecer, tuvo gran importancia en la escena indie en los últimos años: Pony Island. Este nuevo lanzamiento, disponible en Steam el 16 de Octubre, quiere profundizar en nuestro hobby predilecto, quiere hacernos pensar sobre las consecuencias de nuestros actos como jugadores y también la consecuencia del acto de crear.

La premisa del juego es sencilla: el tabernero de la Six Pint Inn recibe una llamada en la cual se comunica que durante la noche alguien va a morir. Presentes se encuentran seis protagonistas de diferentes videojuegos, los cuales no están en el mismo lugar por casualidad. La Six Pint Inn hace que todos recuerden su propio pasado enterrado, lo que nos ayudará a descubrir quién es el asesino y por qué esta taberna es tan especial.

Las mecánicas del juego varían a medida que avanzamos en la historia. Cada personaje participa en un videojuego distinto, lo que hará que la exploración de cada uno de ellos involucre una mecánica diferente, siendo algunos más atractivos que otros. Lo que más me impactó es que todos y cada uno de ellos están diseñados para usar las flechas de dirección, una tecla, un ratón y nada más; estamos hablando de un título en el que hay más de cinco tipos de juegos distintos con sus diferentes mecánicas y que sorprende gratamente aún sin innovar con cinco botones y el ratón.

Al igual que podemos destacar lo bien cuidadas que están las mecánicas, también hay que destacar que otra de las cosas que más me han gustado de este juego es su ambientación. El juego esta cuidado al milímetro con el fin de que te sumerjas en cada historia, que te preguntes si un objeto está situado en cierto lugar para contarte algo; la presentación de la información necesaria para comprenderlo todo dada en pequeños pasos tanto visuales como textuales que te invitan a seguir jugando, disfrutando y descubriendo. Es más, si te apetece, puedes volver a capítulos ya jugados e intentar observar nuevos detalles o rejugar tus partes preferidas.

Por tanto, durante gran parte de la historia te centrarás en conocer a los personajes, el lugar de donde provienen y su contexto para haberse conocido en la Six Pint Inn, con una moral y ética flotando en el ambiente durante todo el tiempo, moral totalmente necesaria para el desarrollo efectivo del concepto del juego ya que no estamos aquí simplemente para pegar tiros, saltar en plataformas o pegar puñetazos. Estamos para saber cual es nuestro derecho para que otros entes lo hagan porque nosotros como usuarios y jugadores, queramos.

Me gustaría contar antes de nada lo mínimo de este título, ya que lo he disfrutado muchísimo. Es un juego arriesgado, con ciertos toques en la cuarta pared centrados en que sepas que el título es consciente del ámbito en el que se mueve (algo esencial en la historia que quiere contarte el juego) pero que sin embargo no es una obra para todo el mundo ni pretende serlo. Para disfrutarla completamente tienes que dejarte llevar por sus reglas, tienes que acompañar a los personajes en su historia sin rechistar.

En cuanto al aspecto gráfico, no me parece excepcional (excepto en ciertos momentos) pero que casan de manera decente con el resto del juego, aunque la banda sonora no me ha llamado la atención en casi ningún momento. Sin embargo, puede que no esté hecha para ello. El juego está totalmente en Inglés y disponible por apenas 10 euros en Steam (precio totalmente ridículo para la experiencia que te ofrece).

Es un título que quiere hacerte empatizar con el mundo del videojuego, que quiere hacerte ver que no todo es tan simple como decir que ciertas empresas son malas o que los juegos deben tener ciertas propiedades para ser interesantes. Quiere darte su visión del mundo fuera y dentro de la creación artística, dejar atrás el ego del ser humano y hacer ver que más allá del concepto del arte está el concepto de la libertad.

Por mi parte, es un juego que no voy a dejar de recomendar. Es más, siendo más específico, podría incluso decir que nos encontramos ante una experiencia, ya que denominarlo sólo videojuego no creo que case totalmente ni con su anterior obra ni con ésta (aunque, siendo sincero, The Hex me parece mejor que Pony Island en casi todos sus aspectos). Puede que no haya hecho una descripción exhaustiva del juego, pero bajo mi punto de vista por el precio del producto y por lo que realmente significa, creo que es más justo expresar que estamos ante un título especial cuya única carta de presentación necesaria es que no os va a dejar indiferentes.

No se puede describir con palabras lo que significa este juego; esto no quiere decir que sea la séptima maravilla, pero es una obra como ya he comentado, especial. Un título al que lo único que se le puede achacar es que se alarguen un poco algunas de sus secciones y que esté en inglés. En contraposición a todo lo que ofrece es un juego que saldrá en mis títulos preferidos de este año.

The Hex

Puntuación Final - 9

9

Imprescindible

El creador de Pony Island nos sorprende con un popurrí de juegos y sensaciones que culminan en una experiencia tan gratificante como profunda.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Bellido

Doctorando en Química con el tiempo justo para hablar de videojuegos. Si buscabais a alguien al que le guste una buena cerveza y unos indies fresquitos, habéis dado en el clavo. Redactor en @navigames

Actualidad

Cerrar
X