AnálisisPS4

Mega Man 11 – Análisis PS4

Vuelve el clásico de siempre, con mejor cara que nunca

Hace tan solo un año, Mega Man soplaba las velas de su trigésimo cumpleaños, y pudimos celebrarlo con un buen recopilatorio de los juegos clásicos y el anuncio de un nuevo título para la saga. Concretamente este Mega Man 11 que hoy nos ocupa, y que llega ocho años después de la última entrega, de corte retro, lanzada en formato virtual para las consolas de la pasada generación.

Parecía difícil que tras la marcha de Inafune y el temor en Capcom a dar un paso más allá con la saga, fuese posible la llegada de una evolución a Mega Man. Seguro que todos los fans de la franquicia vislumbraron cuál podría ser el camino con Mighty No. 9, juegazo de Inti Creates que para muchos se trata del sucesor espiritual de obra de Capcom. Un juego con scroll lateral y modelados tridimensionales en un escenario 2.5D, que pese a gustarme, no terminaba de encajarme como base para un Mega Man original. Afortunadamente desde Osaka aceptaron el órdago, poniendo en las manos de Koji Oda la misión de darle a la saga una nueva entrega, que respete los pilares y a la vez aporte frescura jugable y visual.

Una vez metidos en faena, nos encontraremos con un flashback de introducción en el que vemos charlando al Dr. Wily y al Dr. Light cuando aun eran jóvenes universitarios, que fantaseaban con el alcance de la robótica. Wily nunca pudo aceptar el éxito de su rival y terminó enloqueciendo y convirtiéndose en el malvado antagonista que todos conocemos. Esta vez su plan consiste en equipar con un novedoso mecanismos ideado por Light, el Double Gear, a ocho poderosos robots. Y para poder hacerles frente, Mega también es equipado con dicho sistema, dando comienzo a la aventura.

Tras esto nos situamos en el clásico menú de selección de niveles, con las imágenes de los ocho Master Robots, que ejercerán de jefes finales en cada uno de ellos, y que tras ser derrotados, nos otorgarán su habilidad especial. Un ritual que consigue que el jugador de toda la vida se sienta como en casa. Podremos elegir libremente el orden en el que enfrentarnos a ellos, si bien hay que tener en cuenta que algunas habilidades finales son más efectivas contra determinados jefes, por lo que algunos caminos pueden facilitarnos los enfrentamientos.

Capcom no quería apartarse del estilo clásico, y ha conseguido aportar profundidad a los gráficos con un resultado bastante limpio y plástico que le sienta como un guante a la franquicia. Hemos visto modelos 3D de Mega Man en numerosas participaciones del personaje en otros juegos, pero el estilo elegido para Mega Man 11, mezclando las 2.5D con el dibujo, me parece sin duda el más acertado. Los diseñadores se han centrado en dar un toque de vida a los personajes, recreando fielmente a los enemigos, con sus armas y movimientos, sin dejar de lado el aspecto y la paleta de colores típica de la saga. Mención especial para el gran resultado obtenido con los jefes intermedios y finales, que desplegarán en pantalla espectaculares ataques y transformaciones.

Por su parte, los escenarios dinámicos aportan fluidez, aunque en este sentido podrían haber elaborado más los fondos, que a veces resultan bastante planos y aburridos. Podrían haberse esmerado en incluir más elementos visuales acompañando nuestro avance, dándole un extra intensidad a la acción. Pese a todo, el festín lo tendremos en el primer plano, donde los enfrentamientos se llenan de explosiones, humo y partículas, que en conjunto funcionan de maravilla, y consiguen un resultado final muy atractivo.

En cuanto al apartado musical, vuelven las melodías cañeras fieles a una saga, que nos ha brindado muchos de los mejores temas del mundillo y que nunca dejarán de tararearse. El reto de superarse era demasiado complicado, pero podemos decir que cumple su función de forma aceptable sin que ninguna pieza me haya parecido especialmente pegadiza. Nada que objetar respecto a los efectos y sonidos de los personajes y las armas, que están a la altura del resto del trabajo.

Bastan unos pocos segundos de juego para darnos cuenta de que estamos ante el Mega Man de siempre, con un manejo básico en el que usaremos un botón para saltar y otro para disparar, el cuál además podremos mantener pulsado para cargar un ataque más poderoso. A ello tenemos que sumar el stick para la selección de habilidades y el botón que llama a Rush, que hará las veces de muelle para ayudarnos a alcanzar saltando posiciones demasiado altas.

El control está bien adaptado y nuestra habilidad y velocidad serán la clave para afrontar bien las plataformas más complicadas, así como encontrar la mejor manera de enfrentarnos a los enemigos. Nos atacarán a distancia, desde diferentes alturas o esperando en la sombra, y para cada uno tendremos que encontrar el mejor método de ataque. Especialmente importante serán los patrones que siguen los Master Robots, tanto en sus formas básicas como en sus transformaciones, ya que tendremos que medir bien los momentos críticos para poder dañarles.

Por primera vez en la serie nos encontramos con un selector del nivel de dificultad, que tendrá cuatro modos diferentes en los que variarán los puntos de guardado y el daño sufrido por nuestro héroe. Dejando esto a un lado, el desafío llegará principalmente en las zonas de plataformeo rápido y en los jefes finales, que pueden complicarnos las cosas si tardamos en reaccionar. Creo que han logrado un buen equilibrio, que se adaptará prácticamente a todos los perfiles de jugador. Por su parte el diseño de niveles es decente, fieles al estilo característico de la saga. Todos tienen cierta linealidad y guardan similitudes, pero contarán con enemigos y mecánicas exclusivas, además de zonas concretas que conseguirán ponernos a prueba.

Respecto a las novedades, la más importante afecta directamente a esas mecánicas y se trata del dispositivo robado por Wily, y que ahora también se ha integrado en Mega Man, el Double Gear. Consiste en dos habilidades diferentes, que activaremos con L1 y R1, y que permitirán acelerar o ralentizar la escena. En concreto el Power Gear acelerará el tiempo y potenciará nuestros ataques, mientras que el Speed Gear ralentizará la acción, permitiéndonos medir mejor nuestros movimientos y ataques. Ambas habilidades funcionan con una barra de energía limitada, que se irá recargando automáticamente, pero que se anulará temporalmente si llegamos a gastarla por completo. El sistema está muy bien implementado en los niveles y ofrece un añadido jugable interesante, ya que nos obligará a combinar más botones para enfrentarnos a ciertos enemigos y situaciones.

Para terminar con este apartado, citar también el sistema de objetos de ayuda especiales, que podremos ir adquiriendo a cambio de los tornillos que recolectaremos durante el juego o superando distintos retos. Así podremos adquirir distintas mejoras, escudos o complementos que nos ayuden a enfrentarnos a cualquier enemigo. Hay que tener en cuenta que tanto el uso de las habilidades especiales otorgadas por los jefes, como los saltos con nuestro perro, tendrán un uso limitado, por lo que habrá que medir bien los recursos de los que disponemos.

Completar los ocho niveles principales, más los niveles bonus del modo historia, nos puede llevar entre cuatro y cinco horas, dependiendo del nivel de dificultad, de los ítems que recojamos y la experiencia del jugador. Una duración a priori corta, pero que considero que encaja bastante bien en el desarrollo de un Mega Man. Para aquellos que se queden con ganas de más tendremos ciertos modos extra con retos y desafíos para alargar la vida del juego. Niveles corriendo contra el crono, mini-fases con altas dosis de dificultad, misiones con logros, etc. Y junto a ello las típicas tablas de clasificación mundial, que nos permitirán comparar nuestros méritos con otros jugadores de cualquier rincón del planeta.

Capcom ha apostado por dar un paso adelante, sin dejar atrás ninguna de las señas de identidad de esta longeva franquicia. El jugador clásico que busque continuismo encontrará el confort de sentir que está jugando al Mega Man de siempre, con añadidos interesantes y un buen lavado de cara. Los jugadores de nueva generación tienen delante un plataformas de acción divertido y con cierto grado de desafío, que supone un dulce encuentro con uno de los grandes personajes de la industria. Mega Man 11 es un juego que no defrauda, y que espero que sirva para que Capcom no vuelva a olvidarse de la saga durante tanto tiempo.

Mega Man 11

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Una buen lavado de cara a la saga que mantiene el espíritu y la diversión de siempre, aportando un giro jugable con nuevas mecánicas bien implementadas.

User Rating: 3.85 ( 2 votes)
Etiquetas

GranKhan

Apasionado del mundo de los vídeojuegos, y en general de todo lo que lo rodea. Jugador desde que pude sostener un mando. Co-presentador del NaviPodcast. Director de la Comunidad y el canal de YouTube "DominiosDeGranKhan".

Actualidad

Botón volver arriba
Cerrar
X