AnálisisPC

Depth of Extinction – Análisis PC

A la deriva

Recuerdo mi primer día de clase en Fundamentos de los Videojuegos. El profesor nos comentaba las alternativas que existían en cuanto a géneros para no caer en lo clásico a la hora de desarrollar el proyecto de la asignatura. Una de estas posibilidades me llamó la atención: los híbridos. Estos videojuegos no se definen por un género en concreto, sino que mezclan las mecánicas de dos o más títulos para brindar una nueva obra. El título que analizo hoy, Depth of Extinction, es un híbrido entre XCOM y Faster Than Light.

Junto a esta referencia académica, también recordé que en su momento nuestro equipo decidió desarrollar un híbrido para el trabajo final de la asignatura. Solo tuvimos tres meses para desarrollar el producto. Así comprendimos que realizar un trabajo de esta índole resulta arduo, costoso y requiere mucho ingenio para dar sentido a todas las mecánicas utilizadas. Sin más dilación, comenzamos el análisis. ¿Habrá conseguido HOF Studios realizar con éxito esta idea?

En un planeta Tierra consumido por una terrible inundación y sumido en un caos absoluto, las tropas de la República reciben el mensaje de un androide amistoso que les solicita salvar al mundo del crecimiento de la Inteligencia Artificial maligna que está formándose para dominar lo que queda de humanidad. Tras esta breve presentación y un prólogo a modo de tutorial, nuestro objetivo en Depth of Extinction será encontrar las tres llaves que nos permitirán detener el desastre que se avecina. Nuestro papel en el título será comandar las unidades y recursos de la República para gestar esta hazaña.

Un ambiente decadente y violento.

La trama principal del juego, a pesar de ser típica de los géneros futuristas y post apocalípticos, se sigue con interés. Sin embargo, la fuerza del juego reside en su ambientación. El mapa está dividido en varias zonas, todas con sus habitantes, facciones y bandas de forajidos que aportan riqueza y viveza al mundo por el que nos desplazamos.

Junto a su acertado pixel art y paleta de colores mortecina de azules, Depth of Extinction logra crear un ambiente decadente en el que la Tierra ha sido engullida por el mar. Gracias a estos recursos, el juego consigue una inmersión del jugador increíble en sus primeras horas. ¿Por qué digo solo las primeras horas? Lo comentaré en las siguientes secciones.

El mapa es interesante, ¿verdad?

Completar la trama principal del tirón en Depth of Extinciton es una tarea osada. El juego propone un sistema de misiones y objetivos a cumplir para obtener recompensas, como desbloquear nuevas unidades o inyecciones de capital para mejorar nuestro equipo y así avanzar de manera cómoda por la historia. Sin embargo, no lo hace de forma convencional. Una vez seleccionado nuestro objetivo comienzan las mecánicas del primer título del que bebe: Faster Than Light.

En primer lugar, deberemos escoger un submarino y su tripulación. Todo debe ajustarse a un presupuesto que hagamos con nuestras arcas, el cual se puede ajustar en la misma pantalla de selección. Cuanto mayor capital invirtamos en los submarinos, mayor combustible y capacidad de tripulación tendrán. En cuanto a los integrantes del equipo, normalmente escogeremos personal de nuestra facción, ya que no cuestan dinero. Si se da la situación en la que disponemos de escasos soldados, estará la posibilidad de contratar mercenarios para que nos acompañen durante esta misión. Estos mercenarios tienen la peculiaridad de mejorar junto a tus tropas y, si sobreviven, será más caro contratarlos para los próximos objetivos, un detalle me ha llamado la atención y considero acertado.

Todo el capital que nos sobre de estas inversiones irá destinado a gastos durante el viaje hacia el objetivo.

Preparando el viaje a conciencia.

Una vez preparado todo, nuestro submarino partirá rumbo a su destino. Como es de esperar al utilizar las mecánicas de Faster than Light, se nos abrirá un mapa de nodos generado de manera procedural por el que deberemos desplazar el vehículo.

Cada movimiento cuesta una unidad de combustible, por lo que deberemos planificar bien esta gestión. En el caso de que nos quedemos sin combustible, el submarino se hundirá y fracasaremos en la misión.

Una vez lleguemos a un nodo sucederá un evento. Lo normal es que nos dé la opción de elegir qué hacer, a no ser que se trate de unos piratas que nos están abordando. La genialidad de Faster Than Light es que estos sucesos crean un mundo y una historia profunda, rica e interesante. En Depth of Extinction, por desgracia, no es así. A lo largo de las horas dedicadas al título he notado una excesiva repetición de eventos y situaciones. De hecho, me he llegado a encontrar repetidas tres o cuatro situaciones en un mismo viaje.

Exploración de FTL pura y dura.

Desde mi punto de vista, la belleza de estos géneros es la historia que conforma el jugador a través del viaje que realiza. Con todos estos detalles, Depth of Extinction no ofrece una variedad de posibilidades suficiente para lograr que cada empresa sea única. La consecuencia es evidente: a las cinco o seis horas de juego, me comencé a aburrir y sentí que no tenía motivos para realizar más objetivos dado lo repetitivo de cada situación y evento. Además, es triste ver que no se ha explotado tanto como se habría podido la genial ambientación lograda, que daba para mucho más.

Muchas de las situaciones propuestas por el título acabarán desencadenando un combate. Aquí entra la segunda influencia del videojuego: XCOM. Nos desplazaremos por un mapa de casillas con nuestras unidades y levantaremos la niebla de guerra que hay en el mapa. Cuando encontremos a un enemigo, comenzará la batalla. En ella tendremos la posibilidad de cubrir a nuestras unidades para evitar que sean dañadas; a la hora de disparar dispondremos de unos porcentajes de acierto que nos orientarán para tomar decisiones en cuanto a tácticas ofensivas. Como podréis observar, Depth of Extinction no propone nada nuevo en las mecánicas relacionadas con el combate táctico.

La Inteligencia Artificial no varía mucho en cuanto a la dificultad de la misión, de lo que hablaré más adelante. De todas formas, cabe destacar que en los primeros combates se observa que es agresiva hasta límites insospechados. Por ello, queda claro que Depth of Extinciton premia más la paciencia y el buen hacer táctico que las osadías con nuestro mejor soldado. Sin embargo, una vez cogido el truco a la Inteligencia Artificial, acabarás abusando de las guardias y concentrándote en pasillos para que la carnicería se desarrolle dentro de un cuello de botella del que los contrincantes no lograrán salir. Es la decisión más razonable junto al motivo de que si un soldado de tu escuadrón muere durante la trifulca, le perderás para siempre, al igual que el equipo asignado. La tan temida y amada muerte permanente.

¡Dispara insensato!

Cabe destacar que en este caso también duele mucho, ya que nuestros soldados mejorarán con la experiencia y desarrollarán habilidades de combate según la clase que decidamos asignarle. El juego ofrece un abanico de posibilidades interesante.

Por desgracia, el combate tampoco se libra de fallos. En este caso se trata de la usabilidad del interfaz. No llega a la gravedad que afecta a otros títulos, pero resultan incómodas algunas decisiones de diseño como el cambio de unidad o indicar si prefieres moverte a disparar a un enemigo.

Todo esto se suma a que, a pesar de luchar en escenarios generados de forma procedural, la variedad de objetivos resulta escasa: salva al rehén, explora el recinto y roba todo lo que encuentres y acaba con todos los enemigos.

Una vez comentados los aspectos principales, cabría resaltar un apartado del videojuego que considero clave en el comentario que mencioné acerca de su inmersión: la dificultad. Depth of Extinction trata de ser un juego exigente y castigador de las malas decisiones y osadías. Por desgracia, tampoco consigue este objetivo. La dificultad de los combates reside en que cada vez hay más enemigos y hacen más daño. ¿Qué provoca esta decisión de diseño? Que muchas veces los combates se nos hagan cuesta arriba por, simplemente, no dar abasto con los rivales que nos llegan. Es cierto que en la mayoría de veces es culpa nuestra por no gestionar bien nuestros recursos. Sin embargo, la escasez de botiquines y el pequeño margen de error dado a las malas decisiones, junto a la imposibilidad de revertirlas de forma limitada como hace Into The Breach, provoca el mayor desastre que uno se puede imaginar.

Y sí, si tus soldados mueren durante el viaje la misión fracasa y, como en Faster Than Light, pierdes todo lo que hayas invertido en la empresa. Sin embargo, en este caso cuando digo todo es tanto el dinero, como los tripulantes y el equipo que hayas destinado.

La intención es buena, pero observo que el jugador no aprende más allá del fracaso en la contienda y el juego roza la delgada línea entre el reto y la penalización. La dificultad debe tener un sentido más allá de lo que es, y en Depth of Extinction cuesta encontrarlo.

Detrás de este tipo había otros cuatro…

Por último, voy a comentar el apartado sonoro del juego. La música, aunque sea de préstamo, es muy buena y se ajusta a la ambientación que crea el título. Además, sirve muy bien como batuta para marcar el ritmo de la acción. En resumen, se ha escogido con criterio y funciona genial. Sin embargo, los efectos de sonido son todo lo contrario. Están elaborados, pero muchos son muy repetitivos. En especial las voces de los soldados. Todos tienen la misma voz y frases, lo cual te saca mucho de la acción. Considero que se debería haber trabajado mucho más ese apartado, porque el título pierde calidad.

Tras estas opiniones es posible que os hayáis quedado con la sensación de que Depth of Extinction es un juego malo que no merece la pena. Nada más lejos de la realidad.

Este título lleva a cabo un ejercicio interesante para homenajear a dos juegos relevantes en la industria: XCOM y Faster Than Light. Desde luego que tiene buenas ideas y potencial para realizar un buen producto. Por desgracia, las decisiones de diseño, dificultad mal medida, repetitividad excesiva de los objetivos, historias y misiones y escaso pulido en apartados técnicos sonoros le alejan de lo que aspira a ser.

De todas formas, es un título entretenido y con una ambientación fascinante. Valoro el trabajo de los desarrolladores para juntar estos dos géneros, quizá faltó más ambición en el empeño.

Recomiendo que, si os interesa este tipo de propuestas, no lo perdáis de vista, ya que se puede extraer muchas lecciones interesantes sobre diseño y combinación de mecánicas en su experiencia.

Depth of Extinction

Puntuación Final - 6.5

6.5

Interesante

Depth of Extinction rinde homenaje a Faster Than Light y XCOM. Sin embargo, su carácter repetitivo, dificultad desmedida y falta de propuestas originales le alejan de lograr establecerse como el título que aspira a ser.

User Rating: 4.7 ( 1 votes)
Etiquetas

Antonio Ríos

Ingeniero Multimedia en proceso. Amante del cine palomitero de nacimiento y fotógrafo a medias. También me interesa todo lo relacionado con la música y bandas sonoras. Con que un videojuego tenga una historia interesante y sea divertido de jugar, a mi ya me tiene ganado.

Actualidad

Cerrar
X