AnálisisPS4

Immortal: Unchained – Análisis PS4

Lo que pudo ser

Vivimos una época de disparidades demasiado grandes, las cosas o son lo mejor del mundo o son horribles. Esto genera una polarización de la opinión que no hace bien en este caso a la industria del videojuego, ya que la gente se tira las manos a la cabeza cuando un juego es mediocre. Y este es el caso de Immortal: Unchained, un juego que prometía mucho pero que a la hora de la verdad se queda en nada, pero que al menos cumple mínimamente lo que debe hacer; por lo tanto es un juego se puede jugar perfectamente. En general no es un mal trabajo, pero tienen competidores demasiado potentes y por lo tanto simplemente se queda como un actor de fondo en una obra en la cual destacar requiere un esfuerzo muy grande.

Inmortal: Unchained empieza con una premisa bastante interesante, un cataclismo lo asola todo, los muertos se levantan y en medio de todo esto estás tú, un preso o presa que se libera de sus cadenas para abrirse paso y sobrevivir. Pero no te será fácil, cada error será penalizado con una gran cantidad de daño, por lo que pese a tener tanto armas de fuego como cuerpo a cuerpo serán estas primeras las que te separen de una muerte segura, ya que si te acercas demasiado, hasta el monstruo más débil puede machacarte.

La presentación del juego es muy interesante.

Al empezar podremos crear nuestro personaje con diferentes características físicas y una serie de clases predefinidas que nos darán ciertas ventajas a la hora de usar algunas armas en concreto, y diferencias en cómo inician nuestras características básicas, tales como fuerza, destreza, etc. En principio no tenemos ninguna referencia clara de qué clase es mejor para nuestro estilo de juego, solo una vaga descripción. Lo mejor es aprender jugando, y muriendo una y otra vez.

Según avanzamos por un escenario, bastante monótono, vamos aprendiendo un par de cosas sobre el juego a modo de tutorial y encontrando enemigos de forma gradual, de manera que el juego al principio es bastante benévolo, pero según avancemos iremos descubriendo que eso se acaba pronto. También descubriremos los monolitos, donde nos equipamos con diferentes armas y mejoramos nuestro personaje, además de otras funciones; también son los puntos desde los cuales emergemos cada vez que muramos. Y al final de todo este paso relativamente sencillo nos encontraremos con nuestro primer jefe que nos dejará las cosas muy claras.

Esta clase de juegos tienen una intención muy clara de usar la dificultad como carta de presentación y en base a ella crear todas sus mecánicas, pero esto tiene un riesgo, y es hacer que un juego sea artificialmente difícil y dé la sensación de ser injusto. Hace que el juego sea percibido de una manera muy negativa, a diferencia de títulos similares, que llevando la dificultad por bandera de alguna manera te muestran que la primera vez moriste por sorpresa, pero la segunda fue culpa tuya, por lo tanto hay algo que puedes hacer. En Immortal: Unchained tenemos continuamente una sensación de impotencia y de tosquedad que nos hacen pensar que el juego está mal, incluso en momentos que puede que no sea así.

Al final todo se reduce a disparar.

La intención es buena, y es que crear un paradigma nuevo de mecánicas en base a otras ya existentes no es fácil, y menos cuando intentamos crear un juego con unas físicas pesadas, muy a lo Dark Souls, pero centrado en las armas de fuego. De alguna manera el juego pretende que creemos una dinámica entre disparar, rodar y escondernos, para crear un intercambio de disparos ágil en conjunto con el combate cuerpo a cuerpo. Pero esto no se realiza de una manera adecuada, ya que al final la tosquedad que he comentado y el poco abanico de movimientos crea dos sensaciones. La primera es que nos encontramos ante un shooter en tercera persona muy limitado y la segunda que estamos ante un juego de acción de una generación anterior.

Ya el primer Jefe nos lo pondrá difícil.

Aunque no todo es malo, tiene ciertos puntos interesantes sobre todo en las mecánicas de algunos jefes, que nos los pondrán verdaderamente difícil, creando unas mecánicas interesantes y unos combates verdaderamente tensos. Pero no llega a ser definitorio ni impresionante de verdad y desde luego no justifica el resto del juego.

El juego desde el principio nos deja claro que este universo es oscuro, lleno de gente que tiene que ser increíblemente fuerte y dura. El aspecto musculoso de nuestro avatar resalta sobre la paleta llamativa de colores que tenemos a nuestra disposición y los diseños de las armas. En este punto el juego me parece muy coherente y bastante resultón, pese que a la hora de representar a los enemigos acaba cayendo en la monotonía y la repetición, dando la sensación de que los enemigos siempre son los mismos.

Los entornos tienen la intención de crear un espacio claustrofóbico y con cierto toque Punk-Espacial. Pero acaban siendo muchas zonas grises con unas texturas que parecen sacadas de una generación anterior. Y aunque es cierto que generan cierta desorientación justificada por lo que quiere provocar el juego, al final da la sensación de ser un acabado poco trabajado.

La creación de personaje tiene sus puntos de originalidad.

Musicalmente el juego es normal, la música acompaña pero poco más, no es nada destacable pero tampoco es desagradable. Simplemente es una parte del juego que podría darle muchos puntos, que no lo hace al ser simplemente correcta.

Es difícil diferenciar el ser demasiado exigente, no tener ni idea de qué pedirle a un juego o ser injusto con él. En este sentido yo creo que los juegos merecen ser comprendidos y analizados, teniendo en cuenta toda una serie de factores como quién lo ha hecho, en qué condiciones, qué pretende transmitir el juego, a qué precio se nos ofrece, etc. Y dentro de esto no creo que sea positivo caer en el destripe por gusto, en mi caso las horas con Immortal: Unchained no han estado mal, lo veo un juego muy normalito, por así decirlo, pero que pierde mucho por agravio comparativo. Es decir, juego per se no es malo y es disfrutable, pero no esta a la altura de lo que él mismo pretende, aun así, insisto, sigue siendo un juego correcto que puede darnos unas buenas horas de entretenimiento.

Immortal: Unchained

Puntuación Final - 6.5

6.5

Interesante

Juego modesto y entretenido que pese a no destacar supone un reto interesante.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Francisco Jose Moreno

Gran Fan del Zelda, Final Fantasy, Metal Gear y largo numero de Etc. Lo mío son los juegos que me divierten simplemente o los que me llegan a la patata. No creo que nadie pueda sentar cátedra en opinar sobre videojuegos.

Actualidad

Cerrar
X