AnálisisSwitch

Reigns: Kings & Queens – Análisis Switch

¡Viva el rey! ¡Viva la reina!

En una temporada en la que estaba de moda las decisiones morales, Nerial decidió probar suerte en el mercado móvil y de PC con Reigns, un título de simulación, rol y estrategia en el que solo debíamos elegir dos respuestas deslizando el dedo a un lado u otro para mantener los cuatro poderes: Religión, Pueblo, Milicia y Economía. En un primer vistazo suena fácil, pero el resultado puede tonarse catastrófico.

El título, que ya cosechó una buena cantidad de fans, prueba ahora con su original forma en Nintendo Switch, de la mano de Devolver Digital, trayéndonos tanto la primera entrega como la segunda, Reigns: Her Majesty, en una recopilación llamada Reigns: Kings & Queens para que los poseedores de la consola híbrida de Nintendo sientan el peso de la corona.

El reinado nunca ha sido tarea fácil: aldeanos quejándose de impuestos, la iglesia buscando más poder, la milicia saqueando el ganado y el dinero escaseando. Ser rey o reina conlleva algo más que grandes banquetes, lujosas fiestas y un sinfín de nobles besándonos las botas.

Todo se complica, por supuesto, cuando sobre tu corona reina una maldición que cada monarca portará hasta el fin de sus días, y ni con esas habrá descanso. Estamos condenados a reencarnarnos una y otra vez en nuestro sucesor y sucesora, da igual cómo muramos, el reino seguirá bajo nuestro mando con otra apariencia y nombre, y de nuestra habilidad o ineptitud dependerá para seguir adelante.

Reigns: Kings & Queens nos trae ambas entregas de la serie, las cuales podremos elegir en el menú de inicio para comenzar la aventura.

Tras ser conscientes de la maldición que nos acecha, solo podemos hacer una cosa, y es reinar como mejor podamos antes de que la vejez o el pueblo nos mate… Y lo normal suele ser la segunda opción.

Estamos ante un juego de decisiones, simples, pero en las que estamos constantemente decidiendo el destino de nuestro reino y su población. Tenemos que ser estrategas en una corte llena de inútiles, locos y avariciosos en las que dar poco o demasiado poder puede ser mortal. Por eso siempre debemos tener en cuenta los cuatro poderes que guiarán nuestros decisiones: Religión, Población, Milicia y Economía.

Deslizando hacia la izquierda o elegiremos nuestra decisión, mostrándose de forma vaga a qué poderes afectará, pero nunca si sus repercusiones serán positivas o negativas.

Toda decisión afectará a los cuatro poderes, indicándose con un punto de menor o mayor tamaño la repercusión que tendrá en cada uno, sin saber indicar si subirá o descenderá el medidor, por lo que hay que imaginar un poco las consecuencias por el contexto.

Por ejemplo, si hay una gran cosecha de trigo, podemos bajar y ganarnos el favor de la gente, o por el contrario, subirlo y bajar el medidor, aunque aumentaremos el poder económico.

Durante el juego se nos darán algunos retos que harán avanzar la historia, como la de contratar a un médico, casarnos o tener un heredero, todos estos objetivos vendrán marcados en la parte inferior izquierda y nos darán más opciones en nuestras próximas coronaciones. Por ejemplo, contratar a un médico nos permitirá luchar contra la gota, lo que alargará nuestra vida gracias a alguna amputación puntual… Pero también nos traerá problemas con la iglesia.

Esto nos obliga a que no siempre tomemos las decisiones que deseamos, si no las que mejor viene para nuestro reinado. Lo importante es prevalecer, lo que hará que a veces tengamos que tomar decisiones no del todo correctas. Además, no será tan fácil siempre como decidir sin más, pues en ocasiones el mismísimo diablo hará aparición y nos penalizará con cartas de maldición. Por ejemplo, la más común es que al próximo que le digamos “sí” morirá, y aunque inútiles, son nuestros cortesanos y hay que quererles… supongo.

Reings: Kings & Queens trae ambas entregas de la saga, donde se mantiene un claro enfoque que, en caso de Her Majesty, la segunda entrega donde encarnamos a la monarca de un reinado más modernizado que en su anterior entrega, se perfecciona la fórmula.

Si bien el título Kings puede ser algo más repetitivo y simple, a pesar de que más allá de sus variantes y algún combate ocasional que recuerda mucho a Monkey Island, no hay mayor complicación en sus mecánicas.

En ocasiones deberemos adentrarnos en mazmorras y combatir. Su sistema es una gran referencia a Monkey Island, tratándose más de una discusión que de un duelo a espada.

Es en Queens o Her Majesty donde la saga consigue mejorar la fórmula, poniéndonos esta vez en el papel de la reina recién coronada, que tiene que lidiar con un marido inútil incapaz de dirigir el reino solo. No solo es que resulte más interesante estar en la segunda fila, lo cual nos da mayores posibilidades, si no que Nerial añade nuevas opciones a la fórmula, como la posibilidad de usar objetos en momentos concretos.

Como si de una aventura gráfica se tratase, durante nuestras conversaciones conseguiremos diversos objetos que debemos usar en momentos puntuales, puesto que si los usamos de forma errónea pueden pasar cosas como… que muramos. Sí, la máxima de este juego es que nuestro reinado dure lo mínimo posible.

Aquí yace la reina Paula la Mercantilista, una estratega nata… Tanto, que su marido la encerró en una torre para protegerla. El problema es que murió.

Además, este segundo título juega mejor sus cartas y nos introduce mejor en sus mecánicas, explicándonos cómo funciona la sociedad moderna y qué espera cada uno de los cuatro poderes de nosotros. Hay menos sensación de que las situaciones sean aleatorias, y además, una mayor sensación de continuación que no conseguía el primer título.

Otro añadido son los combates, que en esta ocasión serán con pistola y, además, se distanciará del duelo verbal de Kings, requiriendo ahora que respondamos rápidamente o hagamos pequeños rompecabezas, lo que lo hace más fresco y entretenido.

También hay que añadir, aunque muy de pasada, la opción multijugador que se limitará simplemente a que nos pongamos de acuerdo sobre nuestras decisiones. En caso de que ninguno esté de acuerdo, el más rápido será el que la tome… Aunque ambos harán frente a las consecuencias.

Aún así, ambos comparten ese sentimiento de repetición que es algo que, por desgracia, acompaña a la fórmula. Pero Reigns: Kings & Queens es un título que disfrutar en momentos calmados, donde uno no quiere esforzarse demasiado y simplemente quiere echar una risas con su humor absurdo.

En cuanto a su estilo artístico, Reings: Kings & Queens es simplista hasta su máximo exponente. Se nos presenta casi como un juego de cartas con ilustraciones al más puro estilo Low Poly, resultando simpaticonas con voces que, simplemente, se dedican a hacer ruidillos sin ningún significado.

En la música, al menos en su primera entrega, nos encontramos con un apartado sin demasiada gracia, acompañado por un cántico medieval casi constante que no ofrece nada más allá del simple acompañamiento. Es en la segunda entrega, en Her Majesty, donde se da un impulso al apartado sonoro y ofrece un temario más variado, incluso pegadizo.

Jim Guthrie y JJ Ipsen se decantan por una banda sonora, como es lógico, con un estilo muy medieval donde destacan los sonidos agudos al más puro estilo de música de cámara que acompaña fantásticamente al título, ofreciéndonos auténticas maravillas como Emotional Labor, una de las piezas más destacables y pegadizas de la obra.

Nerial realizó un alarde de ingenio que ahora reúne en Reigns: Kings & Queens a un precio irrisorio de 7,99 €, trayéndonos una aventura divertida, con mucha absurdez y con un sistema tan simple que casa perfectamente con la particularidad que nos brinda Nintendo Switch de llevarla a todas partes, o simplemente, disfrutar relajadamente en el sofá.

Aunque, a priori, puede resultar un título que peca de cierta repetición, la posibilidad de jugar a ambos títulos por un precio tan reducido y con una jugabilidad tan simple y adictiva es un motivo más que de sobra para probar un título notable. Una vez uno se pone la corona, es muy difícil soltarla.

Reigns: Kings & Queens

Puntuación Final - 8

8

Recomendado

Dos aventuras en una por un precio irrisorio. Divertido, absurdo y tremendamente adictivo, aunque puede llegar a tornarse un poco repetitivo.

User Rating: 5 ( 1 votes)
Etiquetas

Enrique Gil

Amante de las buenas historias, de aquellas que te despiertan sentimientos que solo un buen videojuego consigue. Un eterno fan de juegos como Dark Souls, la saga The Witcher y de los juegos de TEAM ICO, en especial, Shadow Of The Colossus.

Actualidad

Cerrar
X