AnálisisSwitch

Xenoblade Chronicles 2: Torna ~ The Golden Country – Análisis Switch

Monolith Soft vuelve a transportarnos a Alrest con esta expansión para Xenoblade Chronicles 2

Si echamos un vistazo al año de lanzamiento de Nintendo Switch, lo normal es que cualquier jugador se acuerde de los títulos The Legend of Zelda: Breath of the Wild o Super Mario Odyssey como grandes abanderados, pero nunca está de más recordar que aparte, tuvimos uno de los mejores JRPG de los últimos años con Xenoblade Chronicles 2.

Un título que ofrece uno de los mejores sistemas de combate a la par de divertido que he visto en un juego de este género, pero la maestría de Monolith Soft va mucho más allá y ya se ha visto que es un estudio capaz de crear historias que aunque mantengan el esquema típico ya visto en otros juegos, saben dotarlas de la suficiente épica y carisma para que acabes enganchado a sus personajes.

Ahora nos llega Xenoblade Chronicles 2: Torna – The Golden Country, el cual iba a ser un DLC que se iba a situar entre el capítulo 7 de la historia original, pero al final se ha acabado lanzado como una expansión con suficiente contenido como para tener su propia edición física.

Antes de comenzar más en profundidad con el análisis, quiero responder una pregunta que me han hecho algunas personas:

¿Es posible jugar Xenoblade Chronicles 2: Torna – The Golden Country  sin haber jugado el título principal?

Mi respuesta es que poder, se puede. ¿Pero es lo recomendable? Rotundamente NO. si estás interesado en esta expansión y no has jugado Xenoblade Chronicles 2, empieza primero por este, de no hacerlo así, arruinarás parte de la historia y la experiencia. Hazme caso y luego no tendrás que arrepentirte.

La historia nos sitúa 500 años en el pasado; nos mostrará la historia de una joven Lora y su blade Jin. Otra de las importantes incorporaciones a nuestro equipo y la cual fue una de las incógnitas del título original, es quien fue el primer piloto de Mythra, ahora podremos salir de dudas y nos muestran al joven príncipe Addam que tendrá como misión salvar a su país de la destrucción provocada por el Égida, Mahlos.

El guión, aunque lo intuyes por los acontecimientos ocurridos en el título principal, tiene el suficiente empaque para engancharte desde el primer minuto y querer avanzar para seguir descubriendo y conociendo un poco más a nuestros protagonistas. El tono general de la historia es más tétrico, debemos recordar que es un mundo en guerra y que todos los personajes tendrán sus propias motivaciones. Esto no quiere decir que no tenga cabida el típico humor japones que Monolith Soft impregna a sus obras, ya que estará presente en la conversaciones entre nuestros protagonistas cuando descansemos en una hoguera o con las mini historias que hay en las misiones secundarias.

En las hogueras podremos descansar, subir de nivel, crear objetos y mantener conversaciones con los protagonistas.

Si hay algo que siempre me deja alucinado en los títulos de Monolith Soft son las largas secuencias de vídeo que usan para contarnos la historia; en esta expansión son pocas las que encontraremos pero suficientes para dejarnos con la boca abierta por su espectacularidad y las altas cotas de epicidad que alcanzan en los combates, sin duda saben como emocionarnos, sobre todo con ese majestuoso tramo final que es capaz de dejarte sin aliento.

Era de esperar que esta expansión no pudiera mantener la magnitud alcanzada por Xenoblade Chronicles 2. La duración para completar la historia completa ronda aproximadamente las 20 horas, si eres un jugador completista puedes alargar la experiencia hasta las 30 horas. Ambas duraciones suman una cantidad de horas más que aceptable para una expansión.

En cuanto a la jugabilidad, se mantiene casi todo lo anterior pero con algunas simplificaciones y algún que otro añadido interesante. Una de las premisas seguirá siendo la exploración del basto mapa lleno de amenazas, puntos de loteo de materiales y muchas misiones secundarias repartidas por el escenario.

El sistema de combate sigue siendo casi igual a lo visto ya, nuestro personaje sigue realizando ataques automáticos con los que va recargando el enfriamiento de nuestras habilidades, las cuales a su vez sirven para recargar otra habilidad especial, estos especiales usados de forma eficaz desatarán devastadores combos. Se han simplificado los combos elementales; ahora imbuiremos a los enemigos de todos los elementos usados en la cadena, lo que facilita mucho el trabajo de realizar un ataque en cadena.

Lograr un gran combo con ataque en cadena ahora es más sencillo.

Otra novedad es que ahora podremos alternar el control entre pilotos y blades, este es un punto que me ha gustado bastante ya que hace el combate más ameno y con más posibilidades, se siente ágil esta nueva mecánica y acelera el ritmo de las batallas.

En cuanto a los blades, cada uno de nuestros tres pilotos (Lora, Addam y Hugo), tiene dos blades asignados y no será posible obtener otros, ni intercambiar estos entre los pilotos. En parte, esto tiene sentido por la historia que nos cuentan y los lazos afectivos que aflorarán entre piloto y blade. No tendría mucho sentido ver a Jin ser controlado por otro piloto que no sea Lora y lo mismo puedo decir con Mythra Addam.

Después de tanta batalla, querremos descansar un poco, aparte de las posadas como pasaba en Xenoblade Chronicles 2, ahora también podremos hacerlo en hogueras como si de un Dark Souls se tratara.  Aquí podremos subir el nivel de experiencia de nuestros personajes; es normal subir hasta varios niveles si hemos estado un buen rato pateando el escenario y haciendo misiones, la progresión en este título está más acelerada y es muy fácil levear nuestros personajes sin tener que emplear una gran cantidad de horas.
Además de descansar, podremos crear multitud de objetos, que van desde amuletos a distintos platos de comida. Cada personaje está especializado en una rama determinada, muchos de estos objetos serán necesarios para cumplir las misiones secundarias por lo que siempre que veáis un punto de extracción en el escenario os recomiendo acercaros para conseguir materiales.

Otra opción que aparecerá al descansar son las conversaciones que mantendrán nuestros protagonistas, muchas de ellas intrascendentes pero que servirán aún más para perfilar sus personalidades y también para cogerles un poco más de cariño.

Una de las novedades es la inclusión de un sistema de prestigio. Para aumentar el prestigio y subirlo de nivel, debemos completar misiones secundarias. El mayor problema de esto es que si quieres acceder a la misión final del juego estarás obligado a conseguir nivel 4 de prestigio.

Hasta cierto punto, puedo entender que llevamos a los héroes que lucharon en la batalla de los Egidas y estos debían tener cierto prestigio entre los habitantes de Torna, pero también es comprensible que para el jugador que suele centrarse más en la historia principal esto puede acabar siendo un coñazo, ya que estará obligado a hacer estas repetitivas misiones. Es lo único negativo a reseñar del título, me parece una forma artificial de alargar la duración y empaña un poco el resultado final.

Completar misiones secundarias nos ayudará a aumentar nuestro prestigio.

En el aspecto técnico se nota que han renovado el motor gráfico respecto al título original, ahora todo luce más detallado y definido, desde mejores texturas e iluminación. En líneas generales, es un título aún más bonito. Aunque sigue teniendo problemas en el rendimiento con el modo portátil, parece que Monolith Soft no acaba de cogerle el modus operandi a esta modalidad. También sufre algunas ralentizaciones cuando se juntan muchos enemigos en pantalla, esto ocurre sobre todo en los últimos compases del juego y puede llegar a resultar algo molesto.

Sonoramente el título es una delicia, cuenta con una gran banda sonora como ya sucedió en el anterior título, la melodía de los combates es tan pegadiza que después de terminar de jugar seguirás tarareándola. El título cuenta con doblaje en inglés y japonés, además de subtítulos en castellano.

Xenoblade Chronicles 2: Torna – The Golden Country se postula como una expansión muy recomendable para todo jugador que haya disfrutado de Xenoblade Chronicles 2. Es capaz de mejorar en algunos aspectos el título original con un combate más fluido y una progresión de niveles más llevadera. La historia que nos cuenta es emocionante, los personajes son carismáticos y la banda sonora espectacular, el único ‘pero’ que se le puede poner es un mal llevado sistema de prestigio, pero en lineas generales los amantes del JRPG estamos de enhorabuena por la calidad que atesora esta expansión.

Xenoblade Chronicles 2: Torna – The Golden Country se puede adquirir de forma digital a través del pase de expansión por 29,99€ en la eShop y en edición física independiente por 34,99€.

Xenoblade Chronicles 2: Torna - The Golden Country

Puntuación Final - 8.5

8.5

Recomendado

Una expansión más que recomendable para el fan de Xenoblade Chronicles 2. Cuenta además con nuevas propuestas jugables y mejoras técnicas.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas

Cristian Fernández

Software developer & Web developer. A todos los tontos les da por algo y a mí me dio por los videojuegos.

Actualidad

Cerrar
X